Entrevistamos en exclusiva a Rudy Sarzo para saber de su actualidad

“Estoy muy orgullo del músico latino de metal”



Rudy Sarzo, a pesar de que el mundo está atravesando un período de pandemia muy particular, ha estado muy activo en las redes y grabando cosas. Recientemente, ha participado en un tema lanzado por la banda de metal progresivo ecuatoriana Anima Inside. En la canción en cuestión (“Prophets Word”), han colaborado también varios músicos renombrados de distintas bandas de toda Latinoamérica. Se destacan: Fernando Scarcella (Rata Blanca), Marcelo Barbosa (Angra), Toño Ruiz (guitarrista de México), Coqui Tramontana (Masacre de Perú) y Fabio Laguna (Hangar, Angra). Además, tiene muchos proyectos propios y se lo nota entusiasmado con las cosas que vendrán en este año. Para comenzar, Rudy, me gustaría que nos comentes sobre como estás viviendo el tema de la pandemia Imaginate, ha sido una situación traumática para todo el mundo. Gracias a Dios nadie de mi familia se vio afectado, pero tengo amigos que sí. En estos momentos aquí están distribuyendo las vacunas y si Dios quiere pronto controlaremos la pandemia. Yo no estoy en gira desde marzo (2020), pero sigo activo grabando en mi estudio en casa. ¿Cómo se contactó con vos Anima Inside para comenzar a trabajar con ellos y como estuvo esa experiencia? Tenemos algunos amigos en común, la manager de Anima Inside, Diana Rodríguez, me contactó, me dijo que los chicos querían que yo tocara en la canción “Prophets Word”, entonces me mandaron un demo y me encantó. Cuando nos pusimos bien de acuerdo ellos me mandaron las pistas y grabé en el estudio de casa. Muchos músicos de renombre participaron de esa grabación. ¿Te gustó el resultado, cómo quedó “Prophets Word”? Para mí, teniendo en cuenta que grabamos todos en distintos países, quedó perfecto, fantástico. Y lo que más me gusta es que tiene un ritmo metalero, pero específicamente latino metalero.



¿Te sorprendió Anima Inside como banda? Yo estoy familiarizado con la calidad de los músicos de Latinoamérica, así que para mí no fue una sorpresa. Los músicos latinoamericanos y hablando de metal, son fantásticos. Yo fui criado en Estados Unidos, me refiero a los criollos, a los que viven en Latinoamérica. Yo estoy muy orgulloso del músico latino de metal, están al mismo nivel que los músicos internacionales, cómo debe ser.

¿Piensan seguir trabajando juntos a futuro? Me encantaría seguir colaborando con ellos, claro que sí.


En "Prophets Word" grabaron muchos músicos latinos. ¿Pensás que este es el futuro del rock? Si tuviera una bola de cristal para ver el futuro del rock…(risas). Mira, con pandemia o sin pandemia, para mi fue un honor participar en esta grabación, una vez que todo esto termine, si Dios quiere, a lo mejor colaboramos de nuevo.


¿Creés que los jóvenes están interesados en el rock actualmente, hoy en día que está muy poco en los medios masivos? Mira, para mi todo empieza cuando somos chicos y nos gusta un grupo, por cualquier razón. No necesariamente tiene que gustarle a tus padres, profesores o amigos, hasta que hacés amistad con alguien que siente lo mismo que vos, ¿entiendes? El rock para mí es algo íntimo, te diría que la mayoría de los grupos que me gustaron y me gustan nunca fueron muy populares.


Hablemos un poco de tu historia ¿Cuál grabación disfrutaste más, "Slip Of The Tongue" con Whitesnake o "Metal Health" de Quiet Riot? Cuando fui a participar del disco de Quiet Riot “Metal Health”, iba solo para participar de una canción, “Thunderbird”. Es una canción escrita en honor a Randy Rhoads, que ya había fallecido. Esa para mí es la canción mas importante del disco porque es la que me trajo de regreso a un estudio, así que por eso esa canción tiene un sentido muy especial, ¿sabes? Esta muy pegada en mi corazón. Por eso lo de Quiet Riot fue muy especial.


Hablame un poco del proyecto “Education Through Music LA”, en el cual estás participando. La traducción es Educación a través de la Música Los Angeles, que busca el regreso de las viejas clases de música que se daba en las escuelas. Antes cuando terminábamos de estudiar nos íbamos a un aula y un profesor nos pasaba instrumentos para que practiquemos. Bueno eso ya no se usa más y nosotros queremos traerlo de regreso. Este es un programa que se desarrolla en distintas ciudades de los Estados Unidos, como bien lo indica el nombre, yo estoy en el de Los Angeles. Es un programa que se asocia con profesores invitados que traen sus instrumentos y les dan clase a los niños carenciados, niños que no tiene un buen pasar económico. En la actualidad se hace vía Internet, cuando pase la pandemia y si Dios quiere, volverán a ser como antes, clases presenciales. Una parte divertida de estos eventos/clases es que se hacen subastas de objetos donados, cuya recaudación es íntegramente donada para los niños que más lo necesitan. Incluso yo subasto clases de bajo, es muy divertido y lo más importante, es que es por una buena causa.


Contame un poco de tu programa de radio, donde van grandes personalidades de la escena. Yo tengo un programa radial que se emite por la emisora Monsters of Rock, llamado “Six Degrees of Sarzo”, donde paso música y entrevistas a los artistas de rock que invito. Ahora estoy haciendo un compilado con los mejores segmentos de los programas ya subidos a Spotify, si entran ahora mismo lo pueden escuchar desde el sitio en Spotify de Monsters of Rock, es On Demand, para escucharlo cuando y las veces que quieran.


Bueno, Rudy, muchas gracias por tu tiempo, es un honor para nosotros hablar con vos. La última pregunta tiene que ver con “Ask to Rudy” (Preguntale a Rudy). ¿De qué se trata y cómo puede participar la gente? Es una app llamada GODPS Music Live, que tiene un periodo de prueba gratis por 3 meses, en donde la gente la puede descargar, tanto a IOS como en Android y tener acceso a esos episodios, donde respondo preguntas de la gente y también doy clases de bajo. Hay varios maestros, como Vinnie Appice dando clases de batería, o Michael Angelo Batio que da clases de guitarras. Todo es gratis por 3 meses y después solo vale U$S0,99 centavos por mes. Por Coco Cabrera Fotos: Andrés Violante