top of page

Entrevista exclusiva con Doro Pesch

“Jamás me sentí discriminada por ser mujer, siempre me trataron con respeto”



Doro Pesch cumplió el año pasado 40 años de carrera artística, desde sus inicios con SnakeBite y Warlock se ha caracterizado por su entrega total y absoluta hacia la música dura. Siempre simpática, siempre con una gran sonrisa, se copa para contar historias y charlar casi como si estuviese en una barra de un bar cualquiera y no en una entrevista. Entérate de todo lo que nos dijo en exclusiva para Efecto Metal.


¡Hola!, ¿cómo estás?, es un placer poder conversar contigo, de antemano muchísimas gracias por tu tiempo.

Hola, todo bien, gracias a vos, comenzamos cuando gustes, estoy lista.


Perfecto, aquí vamos. “Conqueress-Strong and Proud” es el título de tu más reciente álbum y el mismo pareciera ser una especie de declaración de identidad, de principios, ya sabes, de lucha y orgullo. ¿podrías decirnos como se relacionan estos conceptos y lo que ha sido tu experiencia de vida con las canciones de este disco?

En primer lugar, déjame decirte que el titulo originalmente era “Forever Strong and Proud”, era algo que estaba ya establecido por así decirlo y pasó un montón de tiempo mientras estuvimos con la producción, la grabación, etc. Cuando ya estaba casi listo, llamé a mi amigo Jeffrey, le expliqué que tenía un nuevo álbum y le pregunté si le gustaría hacer la portada. Me dijo que le encantaría y que precisamente tenía un diseño que había realizado con una de mis fotos favoritas.


¿En serio, o sea la portada estaba lista sin tu siquiera saberlo?

Si, (risas), me dijo que ya la tenía y me mostró esto que ya conoces - (aquí Doro nos muestra en cámara la portada de la edición en vinilo y el picture disc)- y la verdad me encantó, me pareció increíble que hiciese algo así sin habérselo pedido, es decir yo no tenía ni idea de que eso existía.


Está muy buena, la verdad me gustó mucho, los colores, el diseño en general…

Si, Jeffrey es un gran artista, un excelente pintor, en fin, inmediatamente le dije que la quería para mi disco y fue entonces cuando comenzamos a pensar que quizá valdría la pena agregar alguna otra palabra que complementase la frase “Forever Strong and Proud” algo que pudiese ser una especie de conector, que resumiese todo pero que a la vez pudiera estar perfectamente integrado ya que tal como estaba era como si… no sé, como si de algún modo algo faltase, como si no fuese suficiente para expresarlo todo ¿comprendes?, entonces necesitábamos una palabra que convirtiese a esa frase en algo aún mejor, que fuese inspiradora, que hiciese a la gente sentirse bien, que tuviese fuerza, que fuese muy al estilo del metal, pero a la vez clásica. Recuerdo que en algún momento estuvimos intercambiando algunas ideas alrededor de la palabra “Conquistador”- (la dice en español)- y pensé “uh, es genial” pero no estaba muy segura de que la gente entendería el significado así que lo llevamos a “Conqueror” pero inmediatamente dije agreguémosle el toque femenino que corresponde, pongamos esa palabra en femenino y quedó “Conqueress” y si, ahí estaba, era lo que necesitaba, encajó a la perfección con el concepto que quería y bueno fíjate, hemos estado poco a poco conquistando el mundo con (por así decirlo) nuestra forma de hacer metal, con este “pequeño metal” pues.


Indiscutiblemente, de hecho, ha sido un viaje que podríamos catalogar de épico desde tus comienzos hasta hoy.

Si, la verdad es así, porque en los 80´s ninguno de nosotros pensó jamás que tendríamos la oportunidad de tocar fuera de Alemania, éramos bandas chicas, hacíamos lo que podíamos, por ejemplo, con SnakeBite estábamos de aquí para allá, sumando experiencia y viviendo cada momento al máximo, en fin, fue una verdadera batalla con el día a día, siempre seguir adelante sin importar nada y en cierta forma así ha sido desde mi primera banda hasta hoy. Te quiero mostrar algo que pusimos en la edición especial en vinilo del disco - (Doro nos muestra nuevamente el vinilo, pero esta vez abriéndolo mostrándonos la cara interna doble donde pueden verse un montón de fotografías de distintas épocas)- Mira, aquí está mi primera banda, SnakeBite…


¡Wow, incluiste fotos de SnakeBite!, bueno en realidad por lo que se ve armaste un recorrido histórico de toda tu carrera a través de las imágenes, como una especie de “autopista visual”, es fantástico.

Si, esa fue la idea, ¿Te gusta?, mira, - (señala otra imagen)- acá estoy con Lemmy. 


Está muy bueno, de verdad que sí, déjame decirte además que personalmente considero que cada una de las canciones del disco son excelentes, pero tengo que preguntarte sobre el dúo que hiciste con el “Metal God” Rob Halford tanto en “Living After Midnight” (Judas Priest) como en el que considero que ha sido una sorpresa en todos los sentidos “Total Eclipse of the Heart” de Bonny Tayler. Ambos temas son una especie de piedra angular de este álbum, no hay forma de que pasen desapercibidos. ¿Cómo se dio esta colaboración con Rob y por qué elegiste precisamente esos temas?

¡Qué bueno que me lo preguntas!, realmente me encanta hablar de ello, creo que todo comenzó el año pasado cuando estábamos tocando en Francia en el Hell Fest, ya sabes es un gran festival con una audiencia multitudinaria e increíble; estábamos conversando con Rob en el backstage y me preguntó que estaba haciendo, le mostré de inmediato las cosas que tenia del nuevo disco y luego de un momento ambos nos miramos sonriendo, ya sabes en medio del cansancio y de todo lo que rodea a un evento así. En ese momento le dije: “¿estás pensando lo mismo que yo?” (risas), Rob me contestó: “bueno, hemos sido amigos durante tanto tiempo que ya es hora de que hagamos algo juntos, ¿no te parece?”. Te juro que no lo podía creer, me preguntó que canción quería que grabásemos juntos. ¡Oh, Dios mío! (risas). De inmediato pensé que prácticamente crecí con el disco “British Steel” de Judas Priest, el cual adoro con toda mi alma, de hecho, ya había grabado “Breaking the Law” con Udo Dirkschneider, pero si hay una canción que para mí define ese disco y que es de mis favoritas de todos los tiempos es “Living After Midnight”. Se lo dije y su respuesta fue: “Ok, hagámoslo”.


¿”Living After Midnight” fue tu idea?, honestamente pensaba que había sido sugerencia del propio Rob Halford.

Así es, cuando me dijo que si me sentí tan feliz, era casi como ir a la luna, como estar flotando sobre la luna, (risas), es más, recuerdo que en ese momento Rob se puso muy serio y me dijo que había una canción que siempre había querido grabar conmigo, me quedé helada ya sabes le dije algo como “¿de verdad?, ¿conmigo?”, y me dice: “Sí, quiero que hagamos mi canción favorita, “Total Eclipse of the Heart”.


Bueno, esto sí que es completamente inesperado, como te dije, pensaba que Rob Halford había elegido “Living…” y que tu habías elegido “Total Eclipse…”

(risas) Si, ¿viste?, fue todo lo contrario de lo que creías (risas), para mí fue algo único, algo grandioso, porque además no es la típica canción que puedes simplemente pararte ahí y cantar, lleva una estructura compleja, hay que saber darle el toque, creo que nunca había hecho algo como compartir el 50% de un tema, ya sabes en interacción y demás cosas. Esto le añadía complejidad, pero el resultado me encantó; fue el último tema que grabamos y mezclamos, estoy muy feliz con el resultado porque además créeme que fue un verdadero trabajo de equipo, Nick (bajista), estuvo trabajando en la música y en la producción, mi trabajo consistió en organizar todo con Rob, buscar la mejor interpretación; Mike también estuvo haciendo lo suyo, en fin, todo el mundo puso su granito de arena. ¿A ti te gustó?


Si, la verdad es que ha quedado muy, muy bien. Disculpa que te interrumpa, pero creo que estoy teniendo algunos detalles con el audio…

Siii, perdón (risas), instalé una de estas “cosas profesionales” para que saliese perfecto, pero ya veo que realmente apesta, dame un momento (risas), no me la llevo del todo bien con la tecnología más reciente (risas).


No te preocupes, yo tampoco soy un experto, aun cuando se supone que tendría que manejarlo, pero…

Son muchas cosas para aprender, es casi como tener que trabajar las 24 horas del día solo aprendiendo (risas). Bueno, creo que ya lo solucioné, ¿mejor ahora?


Si, perfecto, prosigamos; acabas de lanzar el single “True Metal Maniacs”, lo cual ha tomado a muchos por sorpresa ya que es un tema que no aparece en el disco original, pero por otro lado se nota claramente que es una canción muy especial para ti, de hecho, creo recordar que dijiste que era una especie de himno dedicado a tus seguidores. ¡Cuéntame un poco más al respecto!

Bueno, en primer lugar, el álbum se compone de 20 temas en su edición digital, pero la discográfica decidió que el CD solo tendría 15 canciones. Honestamente no tengo ni idea del por qué. Cuando se los pregunté me dijeron que podíamos lanzar el resto de los temas en digital como una especie de versión extendida del disco y que así todos podrían escuchar los temas, así que bueh… En cuanto a “True Metal Maniacs”, quería hacer algo donde pudiera decirle a toda esa gente que me ha apoyado, a todos los fanáticos, “gracias”, gracias por estar allí, por haberme hecho vivir un año fantástico como este. Pudimos estar en el Monsters of Rock Festival en Brasil, luego hacer el show de 40ª aniversario en Wacken e inclusive poder tocar en Düsseldorf, mi ciudad de origen, así que ha sido un año increíble. No tengo palabras, me siento muy feliz de pertenecer a esta comunidad del metal, en verdad es algo único, así que traté, a través de este tema de decir eso, decir “gracias” a todos los fans ya que para mi son muy especiales, el metal en general lo es.De hecho, creo que los “metalheads” son la mejor gente del mundo; he dedicado mi vida a esta música y recuerdo como a mis 24 años me sentía inmensamente feliz por haberme decidido a hacerlo, por haberlo logrado, no te imaginas lo especial que fue y sigue siendo para mí, esto es en definitiva una forma de vida, es algo que se siente, se vive y creo que todos los que pertenecen a esta inmensa comunidad tienen un gran corazón, ¿sabes?, son gente correcta, que sabe dónde está, es como que podemos confiar tranquilamente los unos con los otros, sentir lo mismo, aun cuando para el resto seamos una especie de entes que van al margen de la ley, ¿viste?


Si, la verdad es que tienes razón, es como un sentimiento y ciertamente hemos sido mal vistos y señalados en diversas épocas…

Si, siempre ha sido así, sobre todo en los 80´s, recuerdo que cuando comencé en este mundo el metal no era aceptado y tanto los “metalheads” como las bandas eran muy mal vistos por el resto de la gente, todo era visto con escepticismo, era como no ser aceptados del todo como parte de la sociedad. Hoy en día se ha vuelto algo más normal, prácticamente todo el mundo te dice que le gusta el metal, todos conocen a bandas como Kiss o Metallica…


Es cierto, la visión de hoy es bastante diferente, al menos en líneas generales, lo cual me lleva al siguiente punto, has tenido una carrera de 40 años y te has convertido en un ícono del metal y en un símbolo para las mujeres en el mundo, lograste trascender y ganarte un lugar en un ambiente mayormente dominado por los hombres, si bien hoy en día es un poco diferente, se que en tus comienzos las cosas eran más… difíciles digamos, ¿podrías hablarme un poco de esa época de los retos que tuviste que enfrentar, de esos momentos en los que tuviste que ponerte firme y decir: “Hey, respétame, estoy aquí para hacer música, para hacer metal” y de cómo fuiste percibiendo el cambio a través de los años?

¡Uf!, si, la verdad es que cuando comencé con mi primera banda yo tendría alrededor de unos 15 años, y la verdad es que… a ver… mirá, cuando tenía 15 años estuve muy, muy enferma, pensé que moriría, en serio, pasé todo un año en un hospital sin saber si saldría viva de allí, pero sobreviví y a las 2 semanas de salir del hospital tuve mi primera agrupación que fue SnakeBite y en verdad te digo, si alguna vez has tenido ese sentimiento de estar cerca de la muerte, si has estado en esa situación y luego todos te abandonan pues..., eso fue lo que me pasó a mí, yo solía tener un montón de amigos en ese entonces y una vez que me enfermé me abandonaron, tuve muy pocas visitas, los amigos en realidad fueron muy muy pocos, de hecho no tengo contacto con ninguno hoy en día.Por supuesto entiendo que éramos adolescentes y a esa edad todos quieren ir de fiesta, todos tienen otras cosas para hacer, quieren tener la primera pareja, en fin, créeme que lo entiendo, pero como comprenderás me convertí en una persona solitaria, muy solitaria por el resto de mi vida, pero con una sed de vivir enorme, entonces, cuando estaba en el hospital comencé a rezar y pensaba: “Querido Dios, si llego a salir viva de aquí te prometo que dedicaré mi vida a hacer que la gente sea feliz, te lo prometo”. Así que bueno, obviamente sobreviví y apenas salí pasó lo de SnakeBite. ¡A tan solo dos semanas de haber dejado el hospital! Y fue como sentirme en el lugar correcto, fue una sensación tan intensa que es indescriptible, ni siquiera sé cómo fue que sucedió, no te lo puedo explicar, quizá estaba escrito que fuese así, quizá fue Dios que dijo algo como: “Ok ya estás bien, aquí tienes” o lo que sea, es más si te soy honesta fue casi por accidente que se dio lo de mi primer banda, luego vino una segunda (Beast & Attack), luego Warlock, en fin, fue una época realmente increíble. 


Entiendo, una vez que saliste del hospital todo comenzó a pasar muy rápidamente…

Algo así, con Warlock nos formamos en 1982 y el primer disco salió creo que en el ‘83 u ‘84, o sea justo cuando el metal estaba teniendo esa especie de auge a nivel mundial, aunque en Alemania era todavía algo muy incipiente, con una escena realmente pequeña. En otros países de Europa como Bélgica, Holanda o Inglaterra las cosas eran diferentes y mucho más grandes, en Alemania era todo muy, muy incipiente aun, eso sí, éramos todos muy fieles muy “diehard”, pero en definitiva era todo muy pequeño todavía. Esa fue la razón por la cual firmamos el contrato con Mausoleum para el que fue nuestro primer disco, “Burning the Witches”. En ese momento me sentía con tantas ganas de vivir que no me importaba nada y si la gente decía algo malo no le hacía caso porque estaba haciendo lo que quería hacer, les demostraría a todos que estaba viva en todo sentido y que podía hacer que la gente fuera feliz. Te digo más, recuerdo que me sentía tan contenta con mi banda que prácticamente mi contacto con “el mundo exterior”, por así decirlo, era casi nulo (risas). Realmente estaba muy metida en lo que hacía y era absolutamente feliz. Posteriormente vino esa primera gira con un par de bandas y la que fue, digamos, la más grande junto a Judas Priest. Entonces, volviendo a tu pregunta (risas), te diré que todos, absolutamente todos, siempre fueron amables, receptivos y absolutamente maravillosos conmigo, siempre dispuestos a hacerme el aguante. Jamás me sentí relegada por ser mujer, o discriminada, nunca, y puede girar junto a los mejores, por ejemplo, Dio. No sabes lo amable que fue, siempre todos con los que me crucé fueron así, respetuosos, amables, me veían como una artista más, tal como ellos lo eran.


No sabés cuanto me alegra escucharte decir eso, hoy en día, es muy común escuchar historias sobre la discriminación, que siempre estuvieron allí, pero que no se habían visibilizado nunca, lo cual es muy lamentable…

Si, así es, pero la verdad que en mi caso no pasó nunca. Lejos de eso, me hice una buena cantidad de amigos, muy buenos amigos, tal fue el caso tanto de Lemmy como del propio Dio que se convirtieron en las mejores amistades. Después vino ese gran tour del ‘86 con Judas Priest. ¡Wow!, ¿sabes?, fue pasar de ser una banda pequeña a ganarnos el derecho de girar con Judas y todo esto por hacer las cosas bien en el festival Monsters of Rock de Donnington (Inglaterra).


¡Increíble!, ese festival marcó un antes y un después en la historia de los eventos musicales…

Siiii ¿viste? Era algo grandioso, recuerdo haber estado sumamente nerviosa y al caminar por el backstage me encontré con Lemmy quien me dijo: “¡Hey, Doro! Que tengas un buen show”, de inmediato se dio cuenta de que estaba muy nerviosa, “¿estás nerviosa?” me dice y yo le contesto: “Estoy hecha un manojo de nervios”. No me olvido como se acercó, me abrazó, me dio un beso en la frente (de hecho, esa es la foto que te mostré en el disco hace un rato) y me dijo: “Hey, tranquila, voy a estar acá haciéndote el aguante y cuidando que todo esté bien, todo va a salir muy bien, lo harás bien, solo sal y acábalos”. Así que salí con esa energía, me sentí increíble e hicimos un show extraordinario, fue entonces cuando todos dijeron algo como “Hey, ¿por qué no le damos una oportunidad a esta banda?”. Después de esto nos fuimos de gira primero con Judas Priest, luego con Blackie Lawless y W.A.S.P. (quien también fue muy amable y nos hizo el aguante a full) y posteriormente con Dio. La verdad es que pude aprender de los mejores, todos muy amables muy caballeros, luego giramos con Saxon, Motorhead, Megadeth y pare de contar, pero siempre la experiencia fue absolutamente fantástica. Por cierto, ahora que hablamos de esto, déjame decirte que uno de mis primeros conciertos fue junto a Metallica y esa es una de las razones por la cual incluí en este disco el cover de “The Four Horsemen”.


Bueno te me estás adelantando ahora (risas), justo iba a preguntarte por un lado cuales fueron tus razones para hacer ese cover y por el otro si se lo habías enviado a Metallica y te habían dado alguna devolución al respecto.

(Risas), excelente, bueno, la verdad no se los he mostrado aún, no he tenido la oportunidad de enviárselos, pero espero que les guste. En cuanto a las razones, pues básicamente porque somos amigos, vivimos muchas cosas juntos, tocamos un montón de veces en pequeños clubs a principios de los 80s, de hecho, creo que estuvimos en uno de los primeros shows de Metallica en Europa en 1984 en los países bajos (Holanda). Bueno, compartimos tantas veces como banda soporte (en Alemania en el ‘85 ambos abrimos en un festival para Venom, imagínate). Yo me volví una gran fanática del álbum “Kill´em All” así que terminé haciéndolo por mera diversión (risas), una vez que quedó terminado nos pareció que sonaba muy bien y todos me dijeron que valía la pena ponerlo en el disco o quizá en una edición limitada y bueno ahí está (risas). Les dije que sí, que tenía que estar en el disco, es un tema que me trae buenos recuerdos, de hecho, me recuerda a Cliff Burton, siempre lo tengo muy presente, era una excelente persona, un bajista extraordinario, de gran talento, muy simpático, muy relajado, muy calmo en su forma de ser. En realidad, parecía más una especie de hippie que otra cosa así que como verás para mí fue (repito), muy divertido poder hacer “The Four Horsemen” y recordar toda esa época del “Kill´em All”.


Genial, ahora bien, ¿podrías contarme un poco sobre el cuidado de tu voz? ¿Cómo haces, que precauciones tomas, que tipo de técnica utilizas? ¿Tomaste clases de canto alguna vez? 

¡Qué bueno que me preguntas esto! Es realmente interesante y no puedo respondértela sin contarte una pequeña historia: cuando comencé a principios de los 80´s simplemente cantaba y ya, ¿comprendes?, mi voz estaba ahí, no hacía nada, tenía fuerza, volumen, etc. Algunos años después (creo que en el ‘85), cuando lanzamos nuestro segundo álbum con Warlock, “Hellbound”, la gente comenzó a preguntarme si había estudiado canto, si tomaba clases, si iba a algún tipo de instituto o universidad donde enseñaran canto, y yo les decía que no, que era una cantante natural. Eso me fastidió mucho, en verdad me molestaba que todos me preguntaran y que yo no fuese una persona formada en canto así que me dije a mi misma: “Bueno es momento de cambiar eso” y comencé a tomar clases con una chica de Estados Unidos, eran clases muy caras, me enseñó varios cosas, gasté un montón de dinero y ¿sabes qué?, luego de un tiempo, la gente comenzó a decirme: “Estás cantando un poco diferente, ¿hiciste algo?” y yo “ehm no, nada ¿por qué?”, y decían “mmm, no por nada, por saber nomas”, pero luego prácticamente todos me preguntaban lo mismo, “¿Qué pasa Doro? estás cantando de una forma muy distinta” y yo no entendía nada ¿viste? Dije: ¿Cuál es el problema? ¿no suena mejor ahora?” y de inmediato me dijeron: “La verdad es que sonabas mucho, pero muchísimo mejor antes” y fue como “Dios mío, ¿es en serio?” y todos dijeron “si, en serio, antes sonabas mucho mejor así que sea lo que sea, vuelve a lo que hacías antes”.De inmediato renuncie a las clases y nunca más he vuelto a tomar alguna, no digo que tomar clases de canto sea malo, pero a mi particularmente no me hizo bien. Tal vez para los cantantes clásicos, los de Ópera, la técnica es vital y deban entrenar, pero creo que para ser un cantante de rock o de metal, lo que importa es cantar con el corazón, con el alma, darlo todo, ¿entiendes?, no guardarte absolutamente nada, hacerlo a lo Bon Scott a lo Lemmy.


Bueno, muchas veces depende también del profesor, si este no entiende cuál es tu estilo y lo que buscas y pretende imponerte algo que no es natural pues sencillamente no va a funcionar, entonces no sirve. La voz es algo complicado, aunque no lo parezca…

Si, tienes razón, pero bueno en mi caso eso de las clases no funcionó y hoy en día no hago nada de nada, simplemente salgo al escenario y ya, ni siquiera hago calentamiento vocal.


¿Ni siquiera un calentamiento breve?

No, nada de nada, solo salgo y ya. Ronnie James Dio tampoco hacia calentamiento vocal, se lo pregunté una vez y me dijo que no (risas), así que si él no lo hacía yo tampoco lo haré (risas)


Hablemos ahora sobre la celebración de tus 40 años de vida artística, estuviste en el Wacken como cabeza de cartel, luego en tu pueblo natal Dusseldorf donde tuviste un sold out. ¿Cómo te sientes al respecto? Mirando ahora en perspectiva ¿cuál de esos shows fue tu favorito? ¿sabías además que mucha gente te considera un símbolo del Wacken y siempre espera verte como parte del cartel?

¡Uh! ¿Por dónde comienzo? (risas). La verdad no sabía que la gente me veía así y es maravilloso porque realmente amo al Wacken Open Air con todas mis fuerzas, me encanta ir a tocar allí y el hecho de que la gente quiera verme me hace sentir muy bien. Es gracioso, normalmente uno piensa: “No, no podemos estar todos los años, es demasiado, la gente se va a cansar” y hasta te los imaginas diciendo: “¡Oh no, Doro otra vez” (risas), pero bueno, lo cierto es que  Wacken es muy especial para mí, casi podría decirse que crecimos juntos porque mi primera vez en el festival fue en 1993, cuando era algo aún muy pequeño, con decirte que ni siquiera podíamos encontrar el pueblo (risas). Era un pueblo muy, pero muy pequeño, en medio de la nada así que ahí estábamos con el chofer del colectivo de la gira volviéndose loco porque llevábamos horas y horas rodando y no encontrábamos el lugar (risas). Como recordarás en esa época no había celulares, no había internet, no existían sistemas de navegación, no había nada (risas), así que ahí estábamos en medio del campo cuando veo a lo lejos a un granjero, rápidamente me acerco y le digo: “Hola, mire, tenemos que tocar en Wacken en un festival musical, por favor, ¿dónde queda Wacken?”. Me mira muy serio y me dice: “No hay ningún festival musical ahí”, y yo le decía: “Claro que sí, tenemos que llegar, créame hay un festival musical allá” (no me creía ¿viste?). Me miró muy asombrado y finalmente accedió a llevarnos hasta el lugar. Estábamos todavía como a 20 km más o menos y eso que teníamos un montón de horas viajando. Finalmente llegamos y nos encontramos con un gran escenario más una audiencia de aproximadamente 1.500 espectadores, que no parece gran cosa, pero créeme que eran verdaderos metalheads que se hacían sentir. Ni hablar de los promotores quienes tampoco eran precisamente lo que hoy diríamos “profesionales”, eran fanáticos, gente que amaba la música y que quería organizar algo. ¡Se podía sentir la pasión por el metal en el aire! En fin, tocamos, hicimos un gran show y luego nos volvieron a invitar en el ’98. Ahí dijimos: “si claro, el pequeño festival de Wacken, vamos nomás”. Al llegar, vimos que habian unas 30.000 personas y entonces nos dimos cuenta de que, en pocos años, y gracias al sistema del boca a boca, mucha gente sabia de la existencia del festival y se había sumado a la movida. Al día de hoy, creo haber estado allí más de 20 veces (risas), es decir, no siempre, pero casi (risas). En la actualidad, el Wacken Open Air suele tener una asistencia mínima promedio de 85 o 100 mil personas. Impresionante, ¿no?Este año, como bien decías, fue muy especial porque celebramos los 40 años de mi carrera artística y fue una verdadera locura, con un montón de invitados como Mickey Dee y Phil Campbell de Motorhead (bueno Mickey está ahora con Scorpions), hicimos “Love Me Forever” y también “Ace of Spades”, encima la gente de Wacken nos dio la sorpresa de colocar un dron gigante con la imagen de Lemmy.



¿En serio? ¿un dron con la imagen de Lemmy?

Siii, no sabés lo que fue, era un dron enorme con la figura de la cabeza de Lemmy con su sombrero y su cigarro encendido como si estuviese fumando, fue genial. También estuvo Joey Belladonna de Anthrax, Hanzi Kürsch de Blind Guardian, Udo Dirkschneider y al final todos estuvimos juntos en el escenario cantando “All We Are”, en un ambiente realmente festivo y de celebración. Esto lo pudimos repetir en el pueblo donde crecí, en Düsseldorf, donde todo comenzó, cerca de la frontera con los países bajos (Holanda). Allí estuvieron muchas chicas entre los invitados, gente como Angela Gossow (ex Arch Enemy), Alissa White-Gluz actual vocalista de Arch Enemy (como canta esta chica por Dios, es fantástica), hicimos “Touch of Evil” del disco “Triumph and Agony” (Warlock), “All for Metal” y después, todos juntos hicimos “All We Are”. ¿Quién más estuvo?, espera mmm, Mille (Petrozza) de Kreator, con quien de hecho hicimos “Ace of Spades”, (en Düsseldorf), también una joven vocalista llamada Jennifer Haben de Beyond the Black (son una banda muy buena y muy joven de Alemania) con quien hicimos “Love me Forever” de álbum “Calling the Wild”.


(risas) Tal parece que no es fácil determinar cuál de esos shows fue más especial ¿no?, es complicado elegir un favorito…

(risas) Es muy complicado, ambos fueron muy especiales para mí por diversas razones, ambos fueron tremendos shows, el de Düsseldorf además fue un show “sold out”. ¿Qué más se puede pedir? Hubo tanta gente querida conmigo, a ver estuvo también Tarja Turunen que podríamos decir que es argentina (risas), con ella hicimos “Walking with the Angels”, en fin, la verdad es que ambos conciertos (Wacken y Düsseldorf) fueron muy diferentes, pero geniales a la vez, en verdad grandiosos, 2 horas y media de show, con mucha energía y mucho metal, no puedo elegir un favorito.


Excelente, bueno, han pasado 12 años desde la última vez que estuviste en Buenos Aires, ¿qué piensas del público argentino?, ¿tienes alguna anécdota en particular?, ¿algo que te haya parecido gracioso o muy loco? Y por supuesto la pregunta obligada, ¿podremos verte nuevamente en Argentina durante el 2024?

¡Uf!, si, la verdad es que espero tener la oportunidad de volver, espero que sí, estoy muy ansiosa por ello, estamos trabajando con nuestra agencia de booking quienes se están encargando de agendar todas las fechas, realmente espero poder estar en Argentina y Latinoamérica durante el 2024, en los Monsters of Rock o en cualquier festival; en los actuales momentos no tengo certeza de nada, pero ojalá que pueda darse, confió en que sí. En cuanto al público argentino, por favor, la verdad es que cuando estuvimos allá (2011), terminó siendo el mejor show que dimos en todo ese año, fue increíble y te digo más, siempre he querido grabar un álbum en vivo en Argentina porque la energía, la pasión de los fans al cantar, ¡wow!, lo cantan todo, es una locura, es lo mejor que hay, son extraordinariamente musicales, su sentido del ritmo, la fuerza y precisión del canto, ¡Dios! Es como si hubiesen estado trabajando y practicando dentro del estudio durante meses, una locura. Tengo un gran recuerdo de ese show y de cómo sonaba el público, en serio, era como si ese fuese el último show de la vida, era algo impresionante y créeme que de haberlo grabado habría sido el mejor disco en vivo que alguien pudiera grabar en ese momento, definitivamente fue algo maravilloso y muero por poder regresar y volver a sentir esa energía muy pronto.


Doro, muchísimas gracias por tu tiempo, por tu amabilidad, te pido por favor algunas palabras finales y tu saludo para todos los lectores de Efecto Metal en Argentina y Latinoamérica.

Gracias a vos, la verdad es que la pasé muy bien, me divertí mucho, de hecho creo que pude haber seguido charlando por horas (risas), mil gracias y un gran saludo para todos los lectores y seguidores de Efecto Metal revista, en Argentina, espero verlos muy pronto para disfrutar de toda la energía y pasión que tienen. Mil gracias por tanto cariño, Rock on, Stay Metal, soy Doro Pesch y los amo con todo mi corazón.


Por Joad Jimenez

Fotos: Andrés Violante y Jochen Rolfes

Comentarios


bottom of page