Conversación con Pil Trafa y Sergio Gramática:

“A pesar de los años Los Violadores siguen creando polémica”



Entrevista exclusiva, que fue creada para el semanario The Woche de Alemania en 2018 y, que por primera vez, se edita en América Latina, a través de Efecto Metal No soy de los que les doy un toque personal a las entrevistas que realizo, pero en el caso de “Los Violadores”, fueron los culpables de que descubriera el maravilloso mundo del punk y sus intérpretes. La primera vez que escuché su éxito “Uno, dos, ultraviolento”, fue gracias a mi hermano José Felix Mata en los 80’s, quien es un punk empedernido y el creador de una de las primeras bandas de este estilo en Venezuela: Acción Directa. Los años pasaron y, durante mi estadía en Europa trabajando para diferentes medios, me tocó ver en concierto y entrevistar a los también punkrockers Die Toten Hosen en Alemania y, para mi sorpresa, interpretaron en vivo el tema “Uno, dos, ultraviolento”, como un homenaje a la banda precursora del punk en América Latina. Después Campino, voz líder de la citada agrupación germana, me comentó que tenían amistad con los integrantes de Los Violadores y que hasta habían compartido escenario en varias oportunidades. Durante mis años de trabajo en una tienda de discos en Buenos Aires, y alejado de los medios de comunicación por un tiempo, tuve el honor de conocer a dos de los integrantes de la banda punk argentina: al baterista Sergio Gramática y a su vocalista, Enrique Chalar, conocido por su nombre artístico Pil Trafa. Comenzaron siendo clientes del lugar y terminamos teniendo una “amistad musical”, en la cual conversábamos sobre bandas y composiciones por largo rato. Recuerdo que lo último que hablamos fue sobre “The Who” y de cómo Pil estaba en búsqueda del álbum “The Kids are Alright” de esta banda británica. Un día les propuse hacerles una entrevista en la cual contaran su historia y accedieron gustosamente. La misma fue publicada en el año 2018 en el semanario The Woche, un suplemento sobre las actividades culturales y recreativas que se realizarían en los próximos días en Alemania. Recuerdo que le mostré las capturas de la entrevista, traducida al alemán, a Pil y se emocionó mucho al ver sus palabras en otro idioma. Su fallecimiento el pasado 13 de agosto del presente año, debido a un problema cardíaco, realmente me tomó por sorpresa, y como él siempre me pidió leer la entrevista en español, he aquí la nota completa y sin ediciones, de esta conversación, que parecía más una charla entre amigos, que una entrevista para un medio. Este es mi homenaje Post Mortem a uno de los grandes músicos de Argentina y al “padre del punk” en América Latina: Pil Trafa.


Cuando se crean Los Violadores, para aquel entonces, existían estilos musicales como el Rock Sinfónico, el New Wave y hasta la música Disco. ¿Por qué optaron por el Punk? ¿Qué tenía esta movida de especial que se volcaron a la misma? Sergio: Venimos de una clase social trabajadora y mis primeras influencias musicales fueron The Sex Pistols y The Ramones, que ellos hacían cosas más simples, en comparación con el Rock Sinfónico, que había que ser “un pequeño Mozart”, para poder interpretarlo, mientras que el Punk nos resultó como “un traje a la medida”, ya que era más callejero. Así que gracias a esa facilidad, comenzamos a hacer las primeras letras y los primeros temas. Aunado a que acá en Argentina no había nada parecido, salvo Pappo, que hacía un rock pesado diferente a lo que se escuchaba en la época. Pil Trafa: En mi caso fue similar. Yo escuchaba Dr. Feelgood y bandas de Rock and Roll de los años 70´s, y cuando aparecieron los nombres de The Clash y The Sex Pistols, me dediqué a descubrirlos y cuando los escuché por primera vez, me dije: yo quiero hacer este tipo de Rock también. Como no estudié música y solo sabía tocar la guitarra acústica, me resultó fácil irme por el Punk. Sergio: También nos llamaban mucho la atención los nombres de la bandas: The Ramones, The Sex Pistols y no sabíamos qué tipo de música hacían. Acá en Argentina, el primer disco de Punk que se editó fue el de The Clash. Pil Trafa: ¡Y afortunadamente, la censura no se dio cuenta de las letras! Porque el gobierno de aquel entonces controlaba absolutamente todo ¡Hasta la música! Sergio: Es que era la época de la Dictura Militar ¡Y pasó de largo el disco! Así que aprovechamos este “descuido” ¡Y lo compramos! (risas)

Cuando ustedes arrancaron en el Punk ¿cómo era ese movimiento en Argentina? Pil Trafa: Estábamos en una dictadura horrible, que no sabía cómo quedarse con el poder y terminaron inventando “La Guerra de Malvinas”, que costó miles de vidas, sobre todo de jóvenes. Así que vos te podés imaginar en qué estado estábamos, aunado a la censura y al miedo que se vivía en esa Argentina. Sergio: Para colmo, los músicos no hallaban que hacer, debido a la presión gubernamental, porque hasta tenían temor de experimentar para no ser censurados. Pil Trafa: Incluso la música no reflejaba la situación que se vivía esa época, no necesariamente tenía que reflejarlo, pero también era un instrumento de mensajes, de optimismo, de desahogo y no se podía por miedo. Muchas de las bandas de ese tiempo se dedicaron a lo sinfónico y eso no reflejaba, musicalmente, la situación que se vivía en Argentina. No tenían voces.



¿Pero no sería bajo la presión de la censura o el miedo a ser detenidos por reflejar en sus canciones sus opiniones? ¡Porque sacaron a Gieco y a Mercedes Sosa! Sergio: Pero eso no era Rock, era más Trova, más música testimonial ¡Y por eso hasta los amenazaron de muerte! Había bandas de Rock del under, como “Lulú” y hasta la misma “Plus”, pero ninguna aguantó la presión policial, porque siempre terminaban presos.

Sus letras siempre fueron fuertes y de carácter social, ¿cómo lograron lidiar con esa presión gubernamental de la censura? Pil Trafa: Para tu sorpresa, la primera censura con la que nos topamos fue con las discográficas, que no querían contratarnos. Íbamos a estos lugares con nuestros demos y no querían ni recibirnos por el estilo de música que estábamos haciendo y por miedo a que el gobierno tomara represalias contra ellos por apoyarnos. Y en cuanto a la censura y opresión gubernamental, la vivimos en carne propia, porque nos arrestaron un par de veces. Nos llevaron a la comisaría, nos pegaron, nos maltrataron física y verbalmente solamente por ser “rockeros”. Todo eso ocurrió en 1982, cuando grabamos nuestro primer disco. El cual fue auspiciado por un “señor x” que creyó en nosotros y nos pagó la grabación, pero igualmente no le interesaba a ninguna discográfica. Pero cuando estaba por llegar la democracia y se llamó a elecciones, ahí sí se pudo editar.


¿Bajo qué justificativo los llevaban a la cárcel? ¿De qué los acusaban? Pil Trafra: De fomentar política, en vez de apolítica. La primera vez que me detuvieron, me cortaron el cabello, me llamaron “mariquita” por teñírmelo y hasta me pegaron varias veces. Me dio tanta rabia e indignación, que de allí nace el tema “Represión”.

Sergio: Consideraban nuestras letras ofensivas y “revoltosas”. Una de las canciones que más les dolía era el tema “Represión”, así como el nombre de la banda ¡Que no era un dato menor! (risas) Pil Trafa: ¡Y que sigue causando polémica a pesar de los años! Ya por otros motivos… Sergio: Tampoco nos contrataban las discográficas por el nombre, porque la música era tan virulenta, que no entendían bien las letras. Pero si le prestan la atención al primer disco, notaran que el nombre tiene la letra i bien grande, porque durante un show que hicimos junto a Riff en Mar de Plata, nos pusieron como “Los Voladores”, le sacaron la i bajo la orden del intendente de la ciudad. Pero luego, gracias a la democracia del ‘83, pudimos utilizar nuestro sin problema alguno: Los Violadores.


¿Fue la única vez que les cambiaron el nombre adrede? Pil Trafa: No fue la única. Nos lo hicieron en dos oportunidades. Incluso, nosotros colocábamos los afiches que decían “Los Violadores” y ellos los sustituían por los de ellos, que nos señalaban como “Los Voladores”, entonces nosotros llegábamos con un marcador de tinta negra y remarcábamos la i bien grande entre la V y la O (risas).


Algunos de los integrantes de Los Violadores son “músicos de oído”, ¿recibieron críticas de parte de otros colegas por no haber pasado por no ser académicos o por carecer de una educación musical? Pil Trafa: Muchos dijeron que éramos malísimos, que no sabíamos tocar nada, que yo no sabía cantar ¡Hasta Pappo nos criticó! Y está bien ¡Que cada uno opine lo que quiera! Pero con los años yo tomé clases de canto, no por complacer a nadie, sino por crecimiento personal y, lógicamente, mejoramos con los años. Siempre lo que hicimos, lo hicimos bien, porque no pretendíamos ser “Emerson, Lake & Palmer”, sino una banda Punk, con toda la rebeldía e informalidad que las caracteriza. Sergio: Lo que pasa es que el Punk como estilo, es un sonido “disonante” y agresivo, así como el primer disco de The Sex Pistols o The Clash que también fueron muy criticados por los músicos conservadores de la época y hoy son álbumes clásicos del Rock. En el momento de su aparición nadie lo entendía, porque no era Hard Rock, ni Heavy Metal, ni Pop. Era una mezcla rara ¡Ni nosotros lo comprendimos al principio! Porque era un estilo no definido y eso fue lo que nos atrajo.



Su canción más conocida “Uno, dos, ultraviolento” es un himno Punk que hasta lo cantan en Alemania y los germanos no saben de qué trata la letra. Lo de “Ultraviolento” hace referencia a la película “La Naranja Mecánica” de Stanley Kubrick, ¿pero realmente cuál es el significado del tema? ¿sobre qué trata? Pil Trafa: La escribió Stuka y trata de una violación. Precisamente está inspirada en una agresión sexual que aparece en la película “La Naranja Mecánica”. También es una crítica al sistema de la época, por aquello que dice: “Nos quieren transformar, no lo lograrán”.


Ya que hablamos de censura, de un estilo musical diferente y de temas cargados de rebeldía y violencia, ¿cómo fue la receptividad del público para con ustedes? ¿Sobre todo en los inicios de la banda y con el primer disco? Pil Trafa: Fue una receptividad tenue. Decían cosas como: ¡Estos tipos son muy atrevidos! ¿Cómo se atreven?, pero había otro grupo que señalaba que, movíamos a la gente, que nuestros temas los sacudían, que éramos diferentes. La primera vez que se hizo un “pogo” fue con nosotros y eso produjo un “choque” a muchos. El primer disco no se vendió tanto, pero sirvió de entrada al Punk hecho en nuestro idioma y con sello argentino. Sergio: Hasta que llegó nuestro segundo disco, que incluye “Uno, dos, ultraviolento” y se vendió en toda Latinoamérica. Desde entonces comenzaron las giras continentales y a partir de allí la visión de la gente y las críticas cambiaron. Nos tomaron más en serio, nuestra música se masificó y las personas decían que habíamos crecido como banda. El hecho está que después compartimos escenarios con Virus, Sumo y Soda Stereo. Por cierto, las bandas argentinas que más hacían presentaciones en el extranjero para aquel entonces, hablo de 1985 a 1987, éramos nosotros y Soda Stereo.


¿El segundo disco fue tan difícil de lograr como el primero? Pil Trafa: ¡Noooo, para nada! Ya había un contrato discográfico y la historia había cambiado. En lo personal lo que me más me costó fue adaptarme a los cambios técnicos.


¿Qué opinión tienen del Punk actual? ¿Les gusta? ¿Les disgusta? ¿Creen ustedes que perdió su esencia? Pil Trafa: ¡La verdad es que no tengo ni idea que bandas en la actualidad hacen música Punk! Qué se yo… Sergio: La que conozco es a Green Day, que son ya grandes estrellas. Pero el estilo Punk no es fácil, porque es algo serio. Ahora las bandas Punk optan más por lo jocoso. Pil Trafa: Las cosas cambiaron. Yo por eso opto por escuchar lo que se está haciendo en otros países, como por ejemplo Alemania. Hace poco descubrí una banda llamada Pasco que es Punk y es antiglobalización ¡Se las recomiendo!



Todo músico, entre sus creaciones, tiene su disco o tema favorito ¿Cuál es el de ustedes? Pil Trafa: “Más allá del bien y el mal”, porque ya excede el Punk, es un tema medio filosófico, al igual que la letra. En cuanto a la música, es como un “Western Spaghetti”, es extraña. Es una composición compleja, siendo simple. Es hipnótico también (la tararea). Sergio: Para mi es el tema “Espera y verás” del segundo disco, “¿Y ahora qué pasa?”. Porque habla de que uno espera algo y con el tiempo se da. Como dice la letra: “la lucha hasta el final” y me encanta musicalmente.


Los Violadores estuvieron en silencio por un tiempo, debido a ciertos inconvenientes por la creación del proyecto musical “Pil y Los Violadores de la Ley”. Incluso algunos medios llegaron a asegurar que hubo demandas legales por los derechos de las canciones, que este hecho los había separado y, que hasta algunos de ustedes no se dirigían la palabra. ¿Qué hay de cierto en todos estos rumores? Sergio: Hay mucha especulación con respecto al tema. Fue una realidad la molestia de ciertos integrantes por el proyecto musical que Pil hizo aparte. Sin embargo, otros lo vimos como parte del proceso creativo de un artista. Pero no estamos separados, ahí si hay especulación, incluso hicimos un concierto en Luna Park que quedó documentado, tanto en audio como en video, y se viene una presentación próximamente en el Gran Rex, y estamos en ensayos y trabajando en ese proyecto en equipo. Hay cosas que ya quedaron atrás y cuentas que ya se aclararon. Pil Trafa: ¡Para mí ya fue! Etapa superada y concluida. Esto es como un matrimonio: las parejas pelean, pero a la final se arreglan y siguen queriéndose y siendo felices. En mi caso, pudo más la amistad y las ganas de trabajar juntos, que separarme por dinero y así acabar una relación laboral y amistosa de muchos años. ¡Así que habrá Violadores por muchos años más!

Por José Luis Mata Sánchez Fotos: Anney García y Leonardo Hoyos

Nota del Editor: José Luis Mata es un periodista venezolano que ha trabajado en medios de 8 países desde 1989 y ha entrevistado a artistas de la talla de Angus Young (AC/DC), Brian May (Queen), Roger Waters (Pink Floyd), Bono (U2) y otros músicos no menos importantes. En la actualidad reside en Buenos Aires, Argentina y es colaborador de Efecto Metal.