top of page

Charlamos con Martin Furia de Destruction

“El legado de Destrucción se sigue construyendo día a día porque hacemos la música que nos gusta”


Martin Furia es un músico, productor y sonidista argentino quien se encuentra hoy por hoy en una de las bandas más emblemáticas de la escena del Thrash Metal a nivel mundial, un tipo carismático, de risa fácil y muy dado a la charla. Hace unos días nos concedió unos minutos de su tiempo para hablar de los 40 años de Destruction, así como su percepción sobre la banda y su historia personal…


Buen día Martin ¿Cómo estás?, de entrada, mil gracias por tu tiempo y disposición Todo bien, ¿vos?, me disculpo por la demora, pero la nota anterior se alargó un poco (risas).


No hay problema, vamos a comenzar hablando sobre “Diabolical” (el más reciente trabajo de Destruction). Teniendo en cuenta toda la historia y el legado de 40 años de carrera artística de la banda, ¿qué tan difícil es preparar un nuevo disco y que sea algo digno, algo realmente a la altura de lo que representa Destruction hoy por hoy? Y, obviamente no es fácil, (risas), tenés que respetar lo que es la banda y su historia, pero al mismo tiempo no querés repetirte y bueno, es… es una línea muy delgada, ya sabés que el fan siempre espera lo mejor y tenés por un lado a los que quieren que todo sea lo mismo y también a aquellos que no, entonces lo que debes hacer es no enfocarte en eso sino en lo que a uno le gusta tocar (risas). Ahora hablando específicamente de un nuevo trabajo de la banda pues por ahora lo que sé es que cada uno tiene sus ideas para desarrollar, aunque no lo estamos hablando propiamente porque “Diabolical” tiene aún mucha tela por cortar y además tenemos varias cosas, muchas giras, la gira Latinoamericana, Europa, en fin, pero ya el año que viene, supongo que durante el primer trimestre comenzaremos a mandarnos algunas cosas a ver que tal, ya sabés “mirá tengo esto, tengo aquello, a ver qué te parece”, yo tengo mis cosas ahí si bien todavía no mostré nada porque no es el momento. Destruction es una banda que tiene sus tiempos digamos y este es el momento de tocar, de continuar la presentación de “Diabolical” y también de los 40 años de la banda (que es el marco en el cual estamos regresando a la Argentina) lo cual implica un montón de trabajo, otro repertorio etc. Además de eso, el año que viene tenemos lo del “Big 4”, en fin, la verdad es que ahora no estamos en modo composición al menos como grupo, aunque sí sé que a nivel individual cada uno está trabajando sus demos, grabando sus cosas para eventualmente comenzar a darle forma a algo nuevo.


Ahora que lo mencionas, no solo son 40 años de historia, sino que además son considerados parte del “Big 4” del Thrash Metal Alemán junto a Sodom, Kreator y Tankard, ¿cuál es tu opinión no solo sobre el legado que han dejado tras de sí sino del ser considerados parte de ese “Big 4”? Bueno, la verdad es que todo esto del legado es algo que se construye con el tiempo y esto aplica no solo para las bandas del Big 4 de Alemania o Estados Unidos etc., tanto Destruction como todas estas bandas legendarias en algún momento fueron simplemente pibes que tocaban, no tengo ninguna duda de que el hecho de llegar a ser una banda tan grande es el fruto de querer seguir haciéndolo, de una idea, de una concepción, de un plan (si querés verlo así), el decir “me voy a dedicar a esto”, conlleva una disciplina, un estilo de vida, en fin, todo eso es algo que se va construyendo con el tiempo. El legado tanto de Destruction como de todas estas bandas es precisamente el ser ellos mismos, creo que nadie se pone a pensar en dejar un legado, sino en cosas como “uf que bueno que está este riff, lo voy a grabar, voy a hacer una canción con esto”, “uf que buenas están estas canciones, voy a hacer un álbum” y después ver que a la gente esas canciones le vuelen la cabeza tanto como a vos en ese primer momento es algo único, algo de lo que (creo yo) no debes olvidarte, o sea, la canción que vos hoy estás presentando, esa canción que seguís tocando 40 años después tuvo una primera vez, o sea que se yo “Bestial Invasion” tuvo su primera vez (risas), ese riff tuvo una primera vez al igual que “Mad Butcher” y seguramente tanto Marc Schmier como los demás dijeron “fuah, esto es una locura total” (risas) y ahí hicieron algo nuevo, era 1983, el mundo era muy diferente (risas), así que nada, sacaron un disco, luego otro, luego otros y cuando venís a ver has pasado 40 años así (risas), sacando discos, haciendo canciones, siendo músico, en fin. La verdad es que no sé si en algún momento a lo largo de la carrera eres realmente consciente de eso del “legado” pero sí sé que hoy en día ellos miran hacia atrás y dicen “pero la puta madre, como pasó el tiempo, ¡40 años!, mirá todo lo que hemos hecho” y si, no hay duda de que eso implica una gran responsabilidad, son 40 años, te hacés cada vez más grande, pero tenés que seguir estando en el máximo nivel, así que bueno, ya no tenés 20 años, (risas), los ves y todos son muy “sanitos”, van al gimnasio en fin, no son los mismos de hace 40 años indudablemente asumen las cosas de un modo diferente al de los inicios, son muchísimas responsabilidades no solo en los shows en vivo sino en los discos porque si no el legado se queda allí, en el pasado y nada más…


Claro, es decir que no se trata de simplemente quedarse en lo bueno que fue el material de hace 40 años sino de seguir construyendo ese legado con nuevo material tan bueno como el antiguo y continuar tan vigentes como entonces. Exactamente, es un legado que se va y se sigue construyendo, la verdad creo que es una las razones por las que la banda no se maneja con límites de tiempo usuales, sino que todos estamos enfocados en tocar y dar lo mejor de nosotros mismos en cada momento. Por suerte tenemos un montón de gente en casi cada rincón del mundo que quieren vernos y escucharnos así que si, el legado es una construcción constante, es pasado, es futuro, pero también es prepararte, ir y tocar, eso también es un legado y un legado inmediato, un legado en tiempo presente. Todas estas bandas que hemos mencionado tienen el deber de estar ahí arriba dando lo mejor a cada momento y seguir siendo relevantes. Afortunadamente la gente acompaña ¿no?, por lo que termina siendo una especie de “toma y dame” un intercambio energético entre la banda y el público que se va renovando constantemente.


Ya que hablaste de las bandas de Thrash metal estadounidenses, se suele afirmar que la diferencia entre el Thrash metal americano y el Thrash metal alemán es que este último nunca se “vendió” o se “comercializó”. ¿Qué piensas de esto? ¿Es así? Creo que lo que pasó fue que el Thrash alemán quedó más underground, es decir no hubo un Metallica en Alemania, ¿entendés?, no hubo un “álbum negro” del Thrash metal alemán que vendiera más de 60 millones de copias. Lo de venderse o no venderse, pues, se perfectamente a donde va, no me voy a hacer el… bueh, quiero decir que se perfectamente a qué te referís (risas), pero a ver, si, en cuanto a que el Thrash Metal alemán siempre fue un poco más sucio, más crudo y asqueroso pues sí, es una realidad y estoy completamente de acuerdo con ello, pero por otro lado los últimos discos de (por ejemplo) Kreator son mucho más melódicos, no estoy diciendo que se hayan vendido ni en pedo, ya que me encantan (risas) pero también los últimos discos de Destruction, Sodom o Tankard, tienen un sonido mucho más limpio y prolijo (a nivel sonido estoy hablando ¿eh?, ojo). A nivel compositivo indiscutiblemente todos nos pusimos un poquito más melódicos, pero a ver, tienes por ejemplo a Sodom que volvió a un sonido y una composición completamente “Old School” mientras que Destruction ha estado siempre como en el medio de todo, o sea en su época eran como los más “macarra” ahora son una mezcla de “macarra” con melodía (risas)…


Claro, de hecho, hay ciertas diferencias en la forma de cantar de muchos vocalistas de la escena como Mike Petrozza por ejemplo… Claaaro, es así, sin dudas, de hecho me parece que Kreator son hoy por hoy la banda más grande del thrash metal alemán y es porque tienen un sonido más melódico pero los ves en vivo literalmente te parten la jeta, son super heavies, o sea, es como… vi a Metallica hace poco en el Hellfest y te mataban loco, o sea todo bien con que si son unos vendidos, que se yo, siguen siendo las mejores bandas, a ver por más que no sé, Metallica yo hace muchos discos que no les doy ni pelota pero los tipos en vivo te tocan “Fight Fire with Fire” y te vuelan la cabeza ¿entendés?. ¿Qué se yo?, todo eso al final es muy personal, a mi esas cosas no me importan, a mí me gusta la música que me gusta y si se vendieron se vendieron ya fue.



Bueno creo que con Destruction queda muy claro esto de que son una mezcla explosiva entre los clásicos y el nuevo material. El show que dieron el año pasado en el Teatro Flores fue realmente alucinante y precisamente se sentía eso, que seguían siendo una suerte de “hermanos macana”, una aplanadora absoluta… Si, es que a ver, tocamos lo que nos gusta, no es que vos decís “bueno yo me voy a quedar metido en..”, no, lo que oís es lo que nos gusta tocar, o sea a Schmier le gusta tocar así, o sea, a Tom (Sodom), de hecho renovó toda la banda porque quería volver a tocar así o sea, no son realmente cosas taaan pensadas, quizás en la escena americana (U.S.A) el asunto tiene más que ver con el Business, o sea probablemente todo es más enfocado en la obtención de cierta meta, pero la verdad es que cuando ya las bandas son más o menos profesionales ya no hay tanta cosa librada al azar. Lo que sí creo es que todas las bandas que estamos mencionando tocan exactamente lo que quieren tocar y ahí me parece que está la clave de mantenerse relevantes y de seguir construyendo un legado, en el caso de nosotros… bueno “nosotros” en mi caso me toca estar acá en Destruction que es una banda en la que bueno, no puede decirse que yo haya construido mucho de ese legado ¿no?, (risas); tengo apenas un disco y un par de años de esos 40 pero sé muy bien que lo que queremos es tocar la música que nos gusta y por eso seguramente también fui invitado a formar parte del grupo porque sabía que lo que me gustaba tocar era este tipo de música de manera que ehm, me parece que pasa un poco por ahí (risas) y la diferencia es, (al menos para mí) es que el Thrash metal alemán suena a heavy metal inglés tocado el doble de rápido (risas).


Recientemente Destruction formó parte del cartel del crucero “70.000 Tons of Metal”, ¿Cómo encaja en un crucero una banda de Thrash como Destruction y cuáles serían las principales diferencias con un show en tierra firme? Déjame decirte que está buenísimo eso del crucero, tocamos un montón, acá está muy extendido este concepto del buque de metal, han salido muchos que obviamente han copiado la idea del 70000 Tons of Metal… pero está muy bueno la verdad, hay algunos en los que nos ha pasado de estar tocando con un mar medio así…- (Martín se mueve de un lado al otro mientras se ríe imitando el vaivén del mar)- bastante embravecido digamos (risas), hubo que fue el del Copenhell, que lo hicimos en Octubre del año pasado y se movía loco ¿eh? (risas) se movía y mantenerte en equilibrio mientras tocabas era difícil, nosotros nos mirábamos y era como “fuah, boludo esto es muy loco”, es una cosa que, a ver, en tierra firme sería como tocar en medio de un terremoto (risas). La verdad es que está buenísimo, además déjame decirte que había un montón de bandas mucho más extremas que Destruction ojo, por el thrash metal estaban también Kreator y Nuclear de Chile, en fin, es tal cual un festival, pero en un buque así que hay de todo y está buenísimo, hay un montón de escenarios y tuvimos la suerte de tocar en los dos más grandes, o sea es genial, había uno enorme en el piso más alto donde están las piletas, entonces imagínate, estás ahí, el sol, el mar, las piletas, una locura, la onda es muy diferente a un show en tierra firme, o sea la gente está como muy muy contenta de estar ahí, todo el mundo tiene ganas de ver a todas las bandas y de pasarla bien, créeme que está muy bueno, la verdad como experiencia es algo excelente. Ahora en comparación con tierra firme a ver, este, es un festival, como cualquier otro pero en un buque así que es diferente, es otra onda, aparte lo que tiene de bueno es que te cruzas con los fans, o sea vas caminando y por allí y eres uno más, literalmente estamos todos en el mismo barco, es decir vas al bar y es el único bar así que ahí están los fans, capaz hay varios bares pero a lo que me refiero es que no tienes algo tipo “huy acá está el VIP de músicos o el bar del músicos o el restaurante para los músicos, no, es todo para todos y la gente es súper buena onda, muy respetuosa y la pasa super bien, yo la pasé de primera, no solo hice un montón de amigos nuevos sino que me crucé con gente que hace un montón que no veía, así que la verdad fue una EXCELENTE EXPERIENCIA.



¿Cómo es la dinámica compositiva en Destruction? ¿Qué papel desempeñas y cómo colaboras con los otros miembros de la banda? ¿Creés que tu herencia musical argentina ha influido en tu enfoque de las composiciones para la banda? Mmm, a ver, cuando yo entré el disco ya estaba prácticamente terminado, o sea ya estaba compuesto (prácticamente), lo que hice (al igual que en “Born to Perish” por estar en el equipo de la banda), fue mmm ¿Cómo decirlo?, a ver, Schmier sabía que yo era productor de discos entonces me mandaba los temas, me preguntaba “¿Qué te parece?” y yo por ahí le decía “mirá esta parte está muy larga·”, o “esta parte hay que alargarla” o ”esto tiene un comienzo genial pero no así la mitad”, ese tipo de cosas ¿viste?, que era algo que ya había hecho incluso antes de entrar en la banda, es decir Schmier me mandaba las canciones (Mike Sifringer no participó de la composición, sino que este disco lo hicieron entre Randy Black, Schmier y Damir SKic), entonces como te decía, yo entré cuando ya el disco estaba casi listo pero si había ido diciendo estas cosas que te comentaba de las partes etc., pero honestamente no era el guitarrista ni siquiera estaba en los planes serlo (capaz que en los de ellos sí). Audicioné en mayo y el disco estaba ya listo en abril, pero lo que sí había eran los espacios para los solos del próximo guitarrista, así que fui toqué mis partes, pero no compuse ningún riff, solo algunas armonías, mis solos y algunas partes relacionadas con la producción, ya sabés, arreglos. Ahora bien, como argentino, obvio que hay algo allí, yo tengo solos muy melódicos que vienen directamente de mis influencias, por ejemplo, me gusta mucho el tango y sé positivamente que he tomado influencias de allí (risas). Para lo nuevo no sé si habrá tanto de eso que te digo ya que no he hecho los solos, aunque si los riffs, pero lo que si te digo es que tiene una escuela más sudamericana por así decirlo, digamos que no quiero traer algo muy técnico y depurado, más quiero mmm ir en algo más “mala onda” (risas) eso es lo que quiero traer a Destruction. Si bien tengo otros proyectos donde sí puedo desarrollar otras cosas, lo que me gustaría aportar a Destruction es un lado más “hijo de puta” (risas).


Bueno puede parecer ilógico preguntarle a un argentino por el público argentino, pero ¿cuál es la percepción de la banda sobre los argentinos? ¿Existe alguna anécdota en particular que les haya ocurrido estando vos en la banda o que te hayan contado? ¡Yo soy público argentino! (risas), bueno a ver para comenzar el público argentino se canta todo (risas), es algo que la banda sabe y disfruta, son muchos shows, han ido un montón de veces y lo saben, yo mismo he ido como sonidista de la banda así que ya es como algo institucionalizado y te dicen “bueno, ahora a cantar eh, vamos a cantar” (risas). Es algo único, te cantan los riffs por ejemplo, esto es algo muy especial del público argentino y que encima comenzó a expandirse por el mundo. Hace poco vi un video de Megadeth en un show y el público cantaba el “Aguante Megadeth” que es algo 100% “made in Argentina”, creo que fue en Japón de hecho, es genial, son cosas que están buenísimas, el argentino te canta todo, te lo canta todo (risas)… y bueh, nada, la verdad es que la gente está muy loca (risas), en Latinoamérica en general la gente está muy loca, es un público genial, muy especial, con mucha energía, con mucha garra, a mí personalmente me encanta tocar en Latinoamérica de hecho me recuerda muchísimo a las épocas en las que tocaba con Jesus Martyr por allá; es un público que, si le gusta lo que estás haciendo te lo va a demostrar y si no también (risas). Es un público muy sincero y a la vez muy fuerte con todas las emociones. En cuanto a anécdotas locas pues que se yo, hay miles (risas), o sea la gente está, (risas), a ver que se yo, te pasan cosas como que terminás de tocar, vas al baño y te encontrás con que alguien estaba escondido en la bañadera “ehhh ¿me firmás…” (risas), los fans son muy devotos, muy locos y con tal de demostrarte su cariño hacen cualquier cosa, pero este… ehm… son siempre anécdotas muy graciosas (risas).



En relación con el próximo material de Destruction, si bien nos adelantaste que no habías escuchado aún lo que tenían los demás pero que tus ideas van en una onda más agresiva. ¿Podrías comentarnos un poco cual es la idea general, si han hablado de ello y que podemos esperar de la banda de cara a un nuevo álbum? Y, (risas), yo no escuchado lo que tienen los otros ¿eh?, al menos no aun (risas), pero sé que cada quien está en eso (risas), que se yo, estamos en esa etapa donde vas caminando por la calle, se te ocurre un riff y agarrás el teléfono lo tarareas y luego en casa empuñas tu instrumento (en el caso del Schmier el bajo, en el mío la guitarra), lo grabamos y lo dejamos, ese es el momento exacto en que nos encontramos. Te digo la verdad, no sé qué estarán haciendo, yo estoy muy curioso (risas). Lo que sí sé es que son cosas completamente nuevas, es decir no habrá temas reciclados porque todo lo que se hizo para “Diabolical” fue lo que se lanzó por lo que ahora se está comenzando de cero, o sea no habrá ningún tema reciclado ni nada por el estilo.


Nos gustaría saber, ¿cómo termina un argentino que trabajaba principalmente como sonidista de bandas como Nervosa, Avernal, Dragonauta, Toxik e inclusive Amber Gypsy Ska Orchestra a ser primero sonidista de Destruction y luego guitarrista de la banda? Y… ¿Qué se yo?... (risas), es algo que se va dando, yo siempre tuve muy en claro que quería hacer algo que estuviese conectado con la música, siempre toqué siempre tuve bandas estando acá, estando allá (Argentina), siempre me hice bandas, de repente se me comencé a tener mucho trabajo con lo del sonido y bueno a ver, acá los estilos musicales no están muy separados, o sea, nosotros con la Gypsy Ska… hemos tocado en un festival en Holanda al lado de Napalm Death por ejemplo y bueno así vas conociendo gente, te encontrás con uno, con otro, comencé a trabajar con una banda de Belgica (Brixen) a quienes les grabé un disco y les hice sonido en vivo, luego ellos comenzaron a girar con bandas tanto de estados unidos como de Europa, a ellos les gustaba el sonido de esta banda así que luego me llamaban para que les hiciese sonido a ellos y luego esas bandas tocaban con Destruction, a ellos también les gustaba el sonido y como tenían la vacante pues… me llamaban a mi (risas), luego de 6 años de trabajar con ellos, de ser amigos y llevarnos bien, se les va el guitarrista y dicen “bueno Martin es guitarrista, que venga Martin” (risas). Es muy resumido lo que dije, pero es eso, (risas).



Por como lo dices es como que fue fluyendo naturalmente… Si bueno (risas), es el resumen de 15 años lo que dije (risas), o sea te acabo de resumir 15 años en 30 segundos (risas), pero bueno, al final si, a ver es estar ahí, ser constante, tenés en medio del camino muchas dudas, muchas veces simplemente querés mandar todo a la mierda, otras veces las cosas no se dan o por ahí se recontra dan y más bien tenés como que mantenerte tranquilo porque está todo muy bien y saber que por ahí todo se puede acabar, estás en eso y te cae la pandemia… En fin, me parece que todo es estar centrado y no comerte demasiado la cabeza.


Como bien lo decías antes, Destruction llega a la Argentina en el marco de la celebración de sus 40 años de trayectoria el próximo 11 de octubre en el Arena Sur de Buenos Aires con Lethal, Warfare y Frantic, (un cartel de lujo sin lugar a dudas). ¿Cómo te sientes al volver en este contexto y con semejante cartel? Bueno, por supuesto que me encanta volver a tocar en Argentina, la vez pasada fue muy emotivo, muy especial, estuvieron mis viejos, mi hermano, mis amigos, ¡estaba todo el mundo allí!, fue una locura, ya sabés, tocó Serpentor y me reencontré con Jorge (Moreno, guitarrista) que somos amigos desde hace muchísimos años, fue realmente emotivo, así que tengo muchísimas ganas de volver. Siempre va a ser especial la conexión que vos tenés con tu tierra y tu gente. Encima ir con una banda que es tan querida es… bueh, nada, es muy difícil ponerlo en palabras, simplemente quiero que pase, quiero que llegue la hora boludo porque es mucha… ¿Cómo se dice?... o sea, tenés muchas ganas, está buenísimo, no hay nada mejor que tocar en tu país con un público, así como es tan, tan manija (risas), encima vos sos manija también (risas) así que nada, estoy muriendo de ganas por ir para allá.



Martín muchísimas gracias por tu tiempo, la verdad la hemos pasado bien, unas palabras finales y tu saludo para los lectores de Efecto Metal Revista. Muchas gracias a ustedes, espero verlos a todos el próximo 11 de octubre en el Arena Sur para celebrar los 40 años de Destruction, Thrash ´Till Death… Por Joad Manuel Jimenez

Bình luận


bottom of page