top of page

Charlamos con Chuck Billy de Testament antes de su arribo al país

“Argentina tiene el pogo más salvaje e intenso del mundo”



Chuck Billy es un cantante muy particular y una persona con una onda total. Una gran idea fue contactarlo y realizar una entrevista muy apasionante. Mas bien se fue convirtiendo en una charla muy amena y amigable. Se tocaron muchos temas y se redondeó algo muy sustancioso. Testament como centro de una charla que englobó cosas personales, y hasta íntimas. A continuación un Chuck Billy auténtico. Saludos Chuck, ¿cómo estás? Muy bien, contento de poder saludarles, ¿Cómo están ustedes?


Muy bien, gracias por preguntar, un placer compartir con vos estos minutos de conversación, comencemos por el principio, originalmente, el nombre de la banda era “Legacy”, con Steve Souza en la voz, ¿Cómo se produce tu entrada en la banda?, ¿recuerdas cómo te sentiste ese primer día de ensayo? Así mismo, ¿recuerdas en que momento sentiste que las cosas iban a trascender, a ir más allá, es decir, ese momento en el que supiste que tendrían éxito? Como bien dijiste, Legacy existía antes de mí y tenían a Steve Souza, con él hicieron un demo y de repente decidió irse con Exodus. En aquel momento yo era estudiante y era muy joven, pero los conocía, yo ya había trabajado con algunas bandas, entre esas Guilt, pero con un estilo más melódico, más heavy metal digamos (risas). La verdad es que yo no tenía ni idea de lo que era el thrash metal, (risas), estaba completamente en otra onda (risas). Steve era un buen amigo mío y me recomendó con los chicos y ellos terminaron confiando en mí, entendieron que yo podía darles ese algo, ya sabes, ese toque especial, aunque para serte honesto al principio fue difícil, cuando llegue ya tenían todos los temas compuestos etc., así que tuve que aprendérmelos. ¿Por qué dices que fue complicado aprender los temas que tenían en aquel momento? Bueno, como ya lo mencioné, yo no tenía ni idea de lo que era el thrash metal, mi estilo de canto era más similar al del Rob Halford (Judas Priest), Bruce Dickinson (Iron Maiden) etc., es decir 100% melódico que era lo que sonaba en la época, lo que escuchaba, así que Eric (Peterson), tuvo que sentarse conmigo e irme diciendo como cantar, que era más mmm ya sabes, “gritado y por frases” -acá Chuck hace una pequeña demostración cantando algunas frases- y para mí era como ¿ah? (risas). Al final, Eric (Peterson) estuvo algo así como un año conmigo enseñándomela manera correcta de cantar en “modo thrash metal” (risas), la verdad es que tuvo mucha paciencia porque (por ejemplo) cuando venía el estribillo yo lo hacía de forma melódica y él (Eric Peterson), me decía “no, así no, debes hacerlo de forma agresiva” y yo decía “pero es el estribillo, hay que seguir la melodía, donde está la melodía si lo hago así” (risas). Sin embargo, debo decirte que aun cuando yo provenía de un escuela clásica de canto, todo lo que sentí desde el primer momento fue muy particular, único, sentí que realmente había encontrado mi lugar, lo que quería hacer y una vez que entendí de que iba todo el cuento del thrash y la forma de cantar fue como encontrar mi propia identidad, fue como “esto es lo que soy” –En todo momento Chuck acompaña la historia con expresiones con distintas expresiones faciales y nos hace una especie de demostración vocal comparativa entre lo que le explicaban y lo que él pensaba, se lo ve de muy bien humor y se nota que el recuerdo es agradable para él- A lo largo de estos 40 años han pasado muchos músicos diferentes por Testament, sin embargo; Eric y tú siempre han estado ahí desde el comienzo. ¿A qué se debe que, a pesar de las vicisitudes de la industria, los ups & down ustedes nunca hayan dejado la banda?, ¿Lealtad? ¿Fe en lo que hacen? ¿Cuál crees que sea la razón de esa dupla indivisible? Creo que es un poco de todo, hay amistad, hermandad, una dinámica de trabajo sólida, en fin, diría que más del 90% de la música de Testament la creamos entre Eric (Peterson) y yo; Eric siempre escribe estupendos riffs y yo mayormente me he encargado de las letras (aunque también de algo de música), creo que siempre (sobre todo en nuestra juventud) hubo ese sentimiento de que mientras estuviésemos él y yo creando no importaba mucho quién estuviese y quien no (risas), asi que ciertamente ha habido un montón de gente yendo y viniendo, pero por fortuna en los últimos años hemos estado muchísimo más estables, crecimos y ya no podemos estar cambiando constantemente de gente, no es tan fácil (risas). En resumen, creo simplemente que Eric y yo nos hemos complementado muy bien desde el comienzo, hemos encontrado nuestra forma de trabajar y es una forma que funciona y funciona bien.


Muchos músicos afirman que los años 90 conformaron una década oscura para el metal, con una caída estrepitosa en las ventas de discos, conciertos, etc., ante la irrupción y breve reinado del grunge; sin embargo, Testament se mantuvo firme, lanzaron aproximadamente 7 discos, en su mayoría discos de estudio. ¿Cómo recuerdas esos días? ¿Fueron en verdad días difíciles? ¿Nunca se plantearon la posibilidad de cambiar un poco su estilo para poder adaptarse y sobrevivir? Nunca nos planteamos cambiar, creo que ni siquiera llegó a pasar por nuestra mente, eso sí, en aquel momento, sobre todo a comienzos de la década había mucha gente de las disqueras alrededor nuestro diciéndonos que teníamos que darles algo para la radio, todo el tiempo nos llamaban “dennos algo radiable” y nosotros nos mirábamos y pensábamos “somos una banda de thrash metal, ¿Cómo vamos a hacer algo radiable?” (risas). Al final les dimos un par de buenas baladas (risas), por suerte en esa época el mercado estaba lleno de” power ballads” y a todos les gustaban (risas). La verdad creo que tuvimos la inmensa fortuna de haber trabajado siempre muy duro, de ir siempre por mas, no dejábamos pasar mucho tiempo sin sacar discos, era como sacar uno y sin darte chance a pensarlo ya teníamos otro y luego otro, de tal manera que teníamos una base muy sólida, un montón de buenas canciones y una buena legión de fans para el momento en el que… -Chuck baja un poco la vista y adquiere una expresión de complicidad mientras sonríe- el grunge llegó… arruinándolo todo (risas) ¿o no? (risas). Usualmente, las técnicas y formas de cantar el thrash metal (y el metal extremo en general), son consideradas como absolutamente agresivas y perjudiciales para las cuerdas vocales e inclusive para muchos implica un viaje de ida para dañarlas irreversiblemente, sin embargo, en tu caso, pareciera que ocurre exactamente lo contrario, suenas con mayor fuerza, mayor agresividad, sin ninguna muestra de merma o cansancio vocal. ¿Cuál es tu secreto? ¿Alguna técnica en particular una rutina física o de entrenamiento específica? ¿Cómo te manejas en las giras? ¿Calentas tu voz antes de subir al escenario? La verdad no es que no hay ningún secreto, es la suma de varias cosas, por ejemplo no fumo marihuana durante las giras ni bebo alcohol, trato de dormir y descansar las horas necesarias, me llevo mi bicicleta a las giras para hacer ejercicio, mucho cardio, trabajo muchísimo mi diafragma, busco la forma de cantar “contra el viento” y aun así escucharme, pero sin usar la fuerza de la garganta sino (repito) la fuerza del diafragma para impulsar el flujo de aire de forma adecuada; hago calentamiento vocal durante una hora todos los días, esté o no de gira. Creo además que el mantener una disciplina de entrenamiento y cuidado es vital para poder ofrecer un buen show y, si bien es cierto que el growl puede ser una forma de canto algo agresiva, si se hace de la forma correcta, si mantienes un entrenamiento constante, si practicas a diario te irás fortaleciendo, te harás más resistente y más fuerte, así que el único “secreto” es practicar. El próximo 26 de abril, y como parte del Vorterix Metal Fest, Testamente regresará a la Argentina luego de 6 años, donde además compartirán escenarios con Kreator. Por acá la expectativa por tenerlos de vuelta es altísima, ya sabes que la pasión es lo que nos caracteriza (risas), ¿Cuál es tu opinión sobre el público argentino? (risas) La verdad es que ustedes tienen ese “algo”, no sé cómo explicarlo, es una total locura, es algo increíble, tienen todos esos cánticos, ya sabes, creo que no hay otro público que haga eso de cantarle a la banda, recuerdo que la primera vez que los escuché la sensación era la de estar en una cancha de futbol, no hay otra forma de describirlo, cada vez que venimos nos sentimos como en medio de un partido de fútbol (risas), encima tienen el pogo más salvaje que haya visto en mi vida, (risas), es una total locura, no se cansan nunca, mira que hemos girado por todo el mundo, en Europa tienen el wall of death y todo eso, pero lo de Sudamérica, y particularmente Argentina, es una cosa de locos, realmente nos encanta. Encima nos pone más y más frenéticos sobre el escenario (risas), es un envión de adrenalina total, es como “yeeeeeeeeeeeeah” –Aquí Chuck Billy emite un rugido mientras levanta las manos y ríe-


¡Wow, muchas gracias por esa apreciación!, ya que hablamos precisamente de cuan pasionales son los argentinos, ¿tienes alguna anécdota particular sobre algo que les haya pasado acá? ¿alguna historia con los fans, la comida, etc.? Bueno (ejem, risas), hay un montón de cosas que nos han pasado y algunas muy raras (risas), pero dado que mencionaste la comida te diré que apenas pisamos territorio argentino comenzamos a comer carne como locos (risas), en serio, (risas), es comer carne y más carne en todas sus formas (risas), cuando salimos del país no podemos volver a ver carne por un tiempo,(risas), nos ofrecen y es como “nooooo –(hace un gesto de cruz con los dedos)- por favor, pescado, queremos pescadoooo” (risas), no sé qué tendrá la carne argentina pero sin duda es la mejor y nos encanta. Si diéramos un vistazo a tus playlists de música para escuchar en casa o en tu auto, ¿Qué sería lo más extraño o inusual que encontraríamos? (tomando en cuenta que viene del vocalista de Testament por supuesto) ¿Te refieres a que música escucho normalmente?, bueno (risas), escucho a Joe Bonamassa (risas) ¿lo conoces? Por supuesto, es genial, pero realmente eso no tiene nada de raro, por la cara que pusiste cuando te pregunté pensé que dirías algo así como “Britney Spears” (risas) (risas), noooo (risas), esas cosas no, pero a ver, contrario a lo que la gente pueda creer no soy de escuchar thrash metal con regularidad, sino cosas mucho más tranquilas, más melódicas, más en la onda del blues, más eh.. relajantes (risas), me voy a jugar al golf y escucho a Bonamassa mientras juego, también me gustan algunas cosas de Goo Goo Dolls, han hecho muy buenas canciones con líneas melódicas geniales, otra banda que me gusta mucho es Silversun Pickups ¿los has escuchado? Hazlo, son muy buenos, te los recomiendo. “Titans of Creation” es un álbum extraordinario, una de las cosas que más me llamó la atención además de la música fue la gran diversidad de temas que tocas en las letras; sin embargo, en el caso de “The Healers”, las cosas toman sin duda alguna un cariz mucho más íntimo y personal. Tengo entendido que es una especie de homenaje para tus “sanadores”; pero me gustaría preguntarte si (además de eso), el poder hacer este tema y cantarlo en vivo representa para ti una especie de ritual de sanación, una forma no solo de estar agradecido sino de ser fuerte y seguir adelante. Si, en definitiva es un tema muy personal, algo completamente diferente a cuanto hayamos hecho antes a nivel lírico, es decir, no es la típica cosa del thrash, ¿no?, tiene muchos matices e imágenes particulares y si bien es como dices, algo muy chamanico, la verdad es que es una forma de homenajear a mis sanadores; visité a 3 sanadores cuando estuve con el cáncer, uno de ellos falleció hace poco, el segundo está internado en un hospital de veteranos con demencia, fui a visitarlo y no recordaba quién era yo y el tercero se mudó y no lo he visto desde entonces, así que esta fue una forma de dar las gracias, de homenajearlos por lo que hicieron. En verdad te agradezco por haberla percibido de ese modo, muchas gracias. Hoy en día muchos artistas (bandas, solistas, etc), están aprovechando la tecnología digital para hacer música, ya sabes, programan las baterías, los teclados, las guitarras, y demás instrumentos, graban y así lanzan temas, discos, en fin. ¿Te gusta esa forma de trabajo, estás de acuerdo en que la música sea construida de esa manera hoy por hoy? No, no solo no estoy de acuerdo, sino que no me gusta (lo dice con énfasis, casi gritando). Entiendo que la tecnología digital puede ser muy útil para ciertas cosas como por ejemplo corregir estas pequeñas salidas de tempo en la batería, corregir algún detalle mínimo en algún instrumento, y eso está muy bien, pero honestamente creo que el trabajar íntegramente de eso modo hace que se pierda la humanidad, el feeling, termina volviendo artificial algo que es intrínsecamente humano.


Sabemos que tienes en proyecto grabar un disco como solista por primera vez en tu carrera, ¿podrías adelantarnos un poco al respecto? ¡Por supuesto! Va a hacer algo muy diferente a Testament, será un trabajo muy melódico muy al estilo del blues, muy a la vieja escuela del rock, de hecho, tengo a un montón de guitarristas trabajando en mis canciones, creo que son como 14 o 15 (risas). Es algo que vengo haciendo con mucha calma, pero creo que dentro de poco estará listo y te aseguro que (en relación a tu pregunta anterior), será grabado a la vieja usanza, es decir sin nada de programación (risas) Chuck, muchísimas gracias por tu tiempo, ¿Qué mensaje tienes para todos los lectores de Efecto Metal y para la gente que los sigue en Latinoamérica? Gracias a ti, en primer lugar, que estén muy pendientes de nuestra página web https://www.testamentlegions.com/ visítennos y suscríbanse ya que estaremos sorteando algunos meet & greet además de otras sorpresas y noticias relacionadas con la gira. Asi que ya saben, Argentina, no se pierdan nuestro show, estamos encantados de poder visitarlos nuevamente y muy ansiosos por descargar y rockear juntos. Un gran saludo, además, para todo el equipo de Efecto Metal Magazine. Por Joad Jimenez

コメント


bottom of page