Paradise Lost y un show que los dejó muy bien parados frente a su público

Uniclub  -  4/9/2018

En una oscura noche de septiembre, los ingleses Paradise Lost, uno de los principales exponentes del Doom Death o Gothic Metal volvía a presentarse en Buenos Aires después de 4 años. El lugar elegido para el concierto fue Uniclub.

Las puertas del lugar se abrieron a las 19 y al ratito Frater se subió a las tablas para abrir la noche. Luego los siguió NUM. Ambas bandas demostraron su alto nivel con muy buenas presentaciones y un muy buen sonido.
Mientras las bandas locales tocaban la gente iba ingresando lentamente al recinto hasta que alrededor de las 21:30 el lugar estaba casi lleno.
A eso de las 21:45 se apagaron las luces y Paradise Lost salió a escena con “From The Gallows”, canción de su último trabajo discográfico. El primer tema sonó medio confuso, pero ya para el siguiente tema el sonido se acomodó y alcanzo un buen nivel que se mantuvo durante toda la presentación, salvo por algunos problemas con los retorno del vocalista y baterista pero que no entorpecieron la ejecución y desarrollo del show. El segundo tema y primer clásico de la noche fue “Gothic” que junto con el primero determinaron que la lista iba a ser bien Doom. Pesada, lenta y sólida.
Le siguieron otros dos hits de su etapa más amigable. La melosa y emotiva “One Second”, de su disco homónimo y la ganchera “Erased” que fue cantada y saltada por el recinto entero.
Después de unos comentarios de Nick Holmes, su carismático y divertido frontman, sonó el único tema de su clásico disco “Draconian Times”, “Enchantement”. Prosiguió “Requiem” de su disco “In Requiem” con el cual volvieron a volcarse de lleno al Gothic/Doom en el 2007 después de experimentar con sonidos más pop y electrónicos desde fines de los 90s hasta mediados del nuevo milenio.
La lista continúo con temas bien Death Doom. “Medusa” que da nombre a su último disco, “An Eternity Of Lies” del disco anterior, “The Plague Whitin”, donde volvieron a hacer Death Doom, “Faith Divide Us – Death Unite Us”, del homónimo y “Blood And Chaos” el hit de la placa que venían a presentar.
Ya a estas alturas podíamos darnos cuenta de que el nuevo baterista Waltteri Väyrynen estaba a la altura de la banda. Siempre a tiempo y pegándole a los parches con la fuerza y precisión que la banda necesita. Junto con el bajista Stephen Edmondson y el guitarrista rítmico  Aaron Aedy, formaban una base muy solida y pesada que permitía que el guitarrista principal Gregor Mackintosh se luzca con esos solos y riffs tan creativos, emotivos y gancheros que creó a lo largo de toda su carrera. Sin duda el corazón de la banda.
A Nick Holmes se lo vio más cómodo con la voz gutural que en visitas anteriores y demostró porque muchos lo consideran “la voz” del Doom. Pudo pasar de unos guturales desgarradores a cantos más suaves y melódicos sin casi ningún problema. Además demostró ser un gran frontman  y comediante haciendo chistes a su público y hasta se rio junto con Gregor de una falla que tuvo la pequeña pantalla de Uniclub, mostrando así un lindo contraste entre la oscuridad de su música y lo que ellos son como personas.
Ya para cerrar la primer parte del show sonaron 3 de las mejores canciones del grupo. “As I Die”, el hit de “Shades Of God”, cantado y coreado por Uniclub entero. La lenta, pesada y magistral “Beneath Broken Earth” que Nick la presento como “una canción que habla de estar muerto. ¿De que va a hablar si no?”(comentario que hizo reír al recinto entero) y por último el tema que abre su cuarto disco “Icon”, “Embers Fire”, donde Gregor se mandó un solo increíble. Uno de los momentos preferidos de este cronista.
Pasado un párate de 5 minutos aproximadamente, la banda volvió al escenario con “No Hope in Sight” primer corte del disco anterior con el que anunciaron que volvían a incluir voces guturales en su música después de muchísimos años.
 Le siguió “The Longest Winter” de su último disco. Una canción oscura y lenta que hipnotizó a todo el lugar. Y para cerrar, el hit de en su momento polémico disco “One Second”, “Say Just Words”, bailada y agitada por todo el público.
Terminado el tema, la banda saludó y prometió volver. La gente en general se iba con buenos comentarios y muy contenta. Se puede decir que Paradise Lost la oscura noche de martes  4 de septiembre dio un show muy bueno, superior a sus 2 anteriores espectáculos en el país, y demostró sobre las tablas que están pasando por un momento increíble.

Texto y foto: Ignacio Azzarita