Te presentamos a una escritora mexicana que está dando que hablar

    “Me gusta crear atmósferas y que hagan efecto en la gente”



    Violeta García Costilla es una escritora mexicana que además es docente y Licenciada en Artes Plásticas. Ha escrito varios libros (“Autorretrato en Paisaje de Tinieblas”, “Relatos Urbanos” y “Mitología de una Ciudad enferma”), ha colaborado con revistas, ha realizado varias exposiciones y recibido el premio Manuel José Othón de Literatura 2017. Genera muchas sensaciones con sus escritos y hace 3 meses ha sacado a la luz “Siniestro”, su flamante libro, el cual consta de 18 relatos cortos. Nos comunicamos con ella para interiorizarnos más en su trabajo y de paso charlar de todo lo que se viene en su intensa carrera. Vos has escrito 3 libros antes de "Siniestro". ¿Qué es lo novedoso o distinto en este último trabajo? Lo que caracteriza este libro son las atmósferas, el efecto que buscan lograr. En el pasado trabajé con ambientes más “urbanos”, podría decirse que más realistas, y se enfocaban en emociones derivadas de la pérdida, el fracaso, los duelos. En cambio, “Siniestro” hace una búsqueda estética más elaborada para confrontar a los lectores con la sensación del horror. Además, las fotografías le dan un atractivo extra. Tú tienes varios temas recurrentes en tus escritos (sexo, muerte, locura), ¿cómo los usaste en "Siniestro"? Aquí estos tópicos reaparecen como una obsesión, pero al servicio de una estética particular. Buscan revelar “aquello que no debería ser visto” (la definición de Schelling de lo siniestro) y el lado más monstruoso del humano. Contanos cómo te decidiste a trabajar con la fotógrafa Lore Martell y que aporta ella a tus trabajos… Se dio como una colaboración natural, puesto que somos amigas y colegas en las artes visuales. Ambas queríamos hacer un proyecto en conjunto, y creo que su obra aporta a las letras un complemento visual, una belleza que lleva a segunda mirada a lo leído.


    Contanos cómo estuvo la presentación de tu libro en la Biblioteca del Centro de las Artes y cómo te sentiste en ella. Para mí fue muy emocionante, porque fue la primera vez que se presentó el libro en la ciudad en la que yo vivo, y el evento estuvo repleto, además de que pudimos estar ahí tanto Lorena Martel y yo, como Pablo Nario, quien fue un gran impulsor de este proyecto. Creo que se trató de una presentación emotiva y la gente se mostró muy interesada, además de que logramos vender un buen número de ejemplares. ¿Cómo fue que comenzaste a escribir? ¿Qué fue lo que te acercó a las letras? Mi primer acercamiento ocurrió durante la infancia. Mis padres tenían muchos libros que dejaban a la mano, y debido a que mi hermano y yo pasábamos mucho tiempo solos, tuve ocasión de aficionarme a la lectura. Ya durante mi adolescencia conocí escritores como Mishima y Rimbaud, que me hicieron sentir que sus letras iban dirigidas específicamente a mí, a pesar del tiempo y la distancia que nos separaban. De alguna manera, me brindaron un gran apoyo y me hicieron sentir comprendida y acompañada, y yo deseé poder hacer lo mismo por otras personas. ¿Tenés previsto venir a la Argentina durante 2020? Sí, lo más probable es que esté por allá en el mes de Julio presentando un nuevo libro. ¿Qué planes tenés para el año que comienza? ¿Pensás editar algo más? Tengo dos novelas y dos libros de poesía que están casi listos, pero lo que es ya un hecho es la edición del libro de dramaturgia “Pabellón Psiquiátrico”, con el sello Clara Beter. Se trata de una suite de mini obras sobre las patologías mentales ilustrado por el artista visual Juan Carlos Mejía.


    Por Ricardo Puiggrós