top of page

Martín López, de Soen, dialogó con nosotros antes de llegar al país

“Las plataformas digitales nos pagan muy poco, pero menos le pagan a los maestros que enseñan a nuestros hijos en las escuelas”



Estuvimos charlando con Martín López, baterista y líder de Soen, quien nos estuvo comentando sobre el nuevo disco de la banda, la inspiración para componer y su percepción de la industria musical de hoy en día. Todo esto y mucho más a continuación:


¡Hola Martín ¿Cómo estás?

¡Hola!, bien, (risas), bueno más o menos, me di hace un rato la vacuna de la fiebre amarilla y me noqueó (risas).


¡Uh!, bueno comencemos así no te quito más tiempo. “Memorial”, ha sido muy bien recibido por la crítica y los fans, un álbum con un ambiente musical que es a la vez denso y directo, es como si fuese un poco más en la onda del metal clásico sin dejar de ser progresivos. ¿Cómo te sientes a nivel musical con el resultado y con la respuesta que ha tenido el mismo en la industria discográfica y en la gente?

La verdad, muy contentos. Si bien aún no hemos tenido la oportunidad de hacer giras extensas, esto es un capítulo que recién empieza, la verdad es que estamos felices al ver las opiniones de la gente, todo ha sido muy positivo. De hecho, estamos locos por ir a Sudamérica y ver cómo funcionan los temas en vivo. De verdad, no hay reproches, estamos muy felices con el resultado.


El diseño de la portada de “Memorial” es a la vez impactante y oscuro, quizá un reflejo de estos últimos tiempos que vivimos. ¿Podrías comentarnos un poco al respecto?

Si, claro, la verdad viene por ahí, o sea está relacionado con todo lo que estamos viviendo, aunque es difícil poder describir a través de una imagen algo o intentar hablar de todo lo que para uno implica, pero bueno, se trata un poco de eso que mencionaste, de un mundo cada día más desastroso, donde la comunicación entre la gente es cada vez menor y donde el poder mantener ese corazón, ese calor humano, es absolutamente vital para sobrevivir. Por ahí van los tiros (risas).


Una de las sorpresas de este disco fue la inclusión de una balada definitivamente “pinkfloydiana” llamada “Hollowed”, la cual cuenta con un dúo vocal majestuoso de la mano de Joel Ekelof y la cantante italiana Elisa Toffoli. ¿Cómo surgió esa idea, Elisa aportó algo más allá de su voz o solo se amoldó a la propuesta de ustedes?

Cuando escribí la canción lo hice pensando en un dueto solo que no sabía para quien específicamente. La idea llegó porque tenemos el mismo agente (risas), nos ha mostrado sus canciones, videos de las giras, etc. y nos hemos dado cuenta de que es una vocalista absolutamente fantástica, así que bueno, cuando la estuvimos grabando surgió esto de mandársela a Elisa (Toffoli), la grabó y de verdad salió fantástico a la primera toma. 



Has trabajado además de Soen con 2 bandas extraordinarias como Amon Amarth y Opeth, ¿Dirías que la manera de afrontar la responsabilidad de la batería y arreglos ha sido muy diferente en cada una de ellas o que por el contario hay un mismo hilo conductor de base? 

Si, es muy diferente, siempre he sido un tipo que además de tocar la batería mete mucho la mano en la composición, en como las canciones tendrían que ser, pero en el caso tanto de Amon Amarth como Opeth, ingresé cuando ya estaban formadas, con discos hechos, y bueno ya tenían su genio ahí ¿no? (risas) ya sabes, Olavi (Mikkonen) y Mikael (Åkerfeldt). Además, en esa época yo era muy joven así que me dediqué de lleno a mi trabajo en la batería y a aprender todo lo que pudiera. Por supuesto siempre aportando mis ideas también lógicamente. Sin embargo, en Soen la responsabilidad directa de la composición y toda la parte creativa cayó sobre mi (igual era la idea desde el principio), así que me puse la gorra de capitán (risas), aunque también está Joel (Ekelof), que si bien no es el tipo que más se sienta a escribir canciones es en verdad alguien de gran importancia, tiene un oído muy particular para lograr que las melodías no sean solo melodías bonitas sino que te lleguen al corazón y te lo partan en mil pedazos con pequeños arreglitos, lo cual hace que todo el trabajo sea mucho más fácil.


¿Eres consciente de que para muchos músicos latinoamericanos eres un ejemplo de que “el sueño es posible”? Eres uruguayo, te fuiste a Europa y hoy por hoy estas de lleno en la música ¿Qué tendrías para decirle a toda esa gente que recién comienza o que tiene años luchando por un espacio en el metal latino y sueña con la fama y el éxito?

Bueno (risas), para empezar, te diría que hay que hablar de éxito, porque la fama en esta clase de música no existe (por suerte), pero si, créeme que entiendo lo que planteas ya que para mí mismo fue así, o sea cuando era joven y vivía en Uruguay y explotaron bandas como Sepultura o Ratos de Porao, pensaba “wow si se puede, no es imposible, si se puede”. Ahora bien, te soy honesto, no hay una fórmula para esto, hay que escribir, hay que tocar, hay que entrenar, hay que escribir buenas canciones y después, cuando se llega a cierto nivel hay que tomarse las cosas lo más profesionalmente posible y bueno me parece que si la música realmente tiene el suficiente nivel, las oportunidades se van a dar.


Fijate que ahora que lo mencionas, siempre está la discusión sobre si la música es un negocio o si solo es pasión o si es una combinación de ambas cosas. En entrevistas con diversos músicos la mayoría piensa que es la combinación de ambas cosas, es decir tanto de la pasión como del negocio ¿Qué opinas al respecto?

Depende de lo que elijas, la verdad es que al final la balanza la podés inclinar hacia el lado que más te convenga según la ocasión ¿no? Para nosotros es una pasión y también es nuestro trabajo. Honestamente hemos tenido la oportunidad de que esto sea un poquito menos de pasión y un poco más de plata, pero nunca nos pareció interesante. Es una cuestión de mmm...no integridad porque es una palabra muy grande sino de estar feliz con lo que uno tiene, cuando haces este tipo de música la haces porque te hace feliz hacerla así que se trata de hacer tus canciones, hacerlas lo mejor posible y bueno después cuando te enteras que hay gente escucha tu música y siente lo mismo que tú, ya sea en Berlín o en Buenos Aires, y te lo hacen saber, pues bueno eso te pone más feliz aún. Sin embargo, no me parece que cambie en algo el poder ganar más o menos plata o el poder tocar en conciertos más o menos grandes, al menos con lo que hemos podido trabajar hasta ahora y el éxito que hemos obtenido con Soen podemos vivir nuestra vida, podemos trabajar, tener nuestras vacaciones, darle de comer a los chicos (risas) y bueno eso. 


Ahora que mencionas esto de los conciertos más o menos grandes, existen diversos artistas (Roger Waters, por ejemplo), que a lo largo de sus carreras han declarado que no les gustan los shows en grandes estadios sino que prefieren escenarios más pequeños como bares o teatros porque allí el contacto es más directo y se siente realmente la energía de la gente. En el caso de Soen, y en el tuyo particularmente, ¿en qué tipo de escenario prefieres tocar, cual es el ideal?

Es difícil de decir, aunque debo reconocer que siempre me gustó el escenario chico, el poder tener y sentir a la gente cerca, pero también entiendo que un escenario grande te da la oportunidad de tener (la mayoría de las veces), un mejor sonido, la posibilidad de hacer un montaje y un show un poco más acorde a lo que vos querés expresar, en fin, tienes mejores luces, más espacio para moverte, en fin. Ahora bien, creo que hoy en día se trata más bien de en qué país estás tocando y que clase de escenario tenemos, pero si de verdad tengo que decir que me gusta, pues para mí lo ideal es hacer dos shows en cada país, uno grande eléctrico y otro más pequeño en acústico.



¿En serio?, que interesante, y más aún con una música como la de Soen 

Si, la verdad es que eso me permite poder llevar, poder expresarlo todo, además la forma de conectar emocionalmente con la audiencia es completamente diferente, es como que me da “todo lo que vine a buscar” (risas). Es algo que hemos podido hacer algunas veces, hace un par años, por ejemplo, estuvimos en el Wacken Open Air, hicimos nuestro show normal y luego hicimos uno para todas aquellas personas que no habían conseguido entradas para el festival, es decir afuera del recinto. Montamos un concierto en un formato más acústico para todos los que se habían quedado afuera y fue algo mágico.


Ahora que mencionas el tema del sonido, he visto que en algunas entrevistas has dicho que irónicamente los países con mayor intensidad de público son los que peor sonido te dan, ¿a qué crees que se deba esto?

Me parece que es algo netamente económico, a ver, llevar a Soen a tocar a Buenos Aires cuesta un montón de plata, vuelos, sueldos, en fin, no es barato, así que si vamos y la asistencia no es de una determinada cantidad de personas pues es muy complicado poder tener el escenario y el sonido que normalmente tienes porque alquilar todos esos equipos es muy costoso. Por eso a medida que la banda crece puedes hacer mejores shows, lo cual me parece muy importante. Una de las cosas que nosotros hacemos en Soen es ofrecer el mismo tipo de show en todos lados, sea acá en Estocolmo, en Berlín o en México City, sobre todo si venimos a Sudamérica tratamos de hacerlo lo mejor posible. Sé de bandas que para economizar hacen un show un poquito más, eh “pobretón”, en Sudamérica, pero nosotros nos jugamos todas las cartas siempre. Por supuesto mientras más gente venga al show todo se va ir dando de mejor modo.


Ya que mencionas esto de escuchar a gente hablar con tu acento, ¿podrías comentarnos brevemente lo que sentiste, lo que significó para ti, la primera vez que pudiste tocar en Uruguay con Soen?

Eso fue mágico, volver al club, ¡uf!, el show organizado por gente amiga casi que, de la infancia, volver a ver a mi vecino de enfrente, a mis amigos de la escuela, a la hinchada de Peñarol que conozco, a mi hermana, a mi padre, la verdad algo muy especial.


Casi que pudiéramos decir que te sentiste en familia, aunque también es cierto que en esos escenarios los nervios se multiplican ¿no?

Si, totalmente, una fiesta. Es algo que vamos a hacer de vuelta, es como te dije, es especial, también poder llevar a mi banda, a mis amigos con los que paso tanto tiempo de gira, llevarlos a Montevideo, poder mostrarles el barrio donde crecí, las playas, en fin, algo hermoso y único. En cuanto a los nervios, pues si, al principio sí, pero después me puse a pensar “bah, ¿Por qué me voy a poner así?, supongamos que toco mal, ¿Quién me va a abuchear?, ¿el vecino?” (risas)


Volviendo a “Memorial”, una vez que lo escuchas resulta difícil decantarse por un tema en específico como el mejor del álbum, ya que es un disco cargado de verdaderas joyas como “Hollowed”, “Unbreakable”, “Lascivious Violence”, en fin, todos y cada uno con una profunda conexión con la emocionalidad y momentos especificos,pero para ti como creador como “padre de la criatura” ¿Cuáles son tus temas favoritos y los que más te gusta ejecutar en vivo?

¡Uh!, eeeeh a ver, “Memorial” me parece, cada vez que llega ese tema que hay algo especial, hay otra energía, el aire se pone denso, no sé, siempre pasa algo, cambia la atmosfera. En definitiva, creo que es el tema más fuerte que tenemos, aunque “Unbreakable” también (risas), porque bueno… ahm… no, no, ya está (risas), quedémonos con uno, (risas) “Memorial”, elijo “Memorial” (risas).



La última vez que tuvimos a Soen en Buenos Aires, creo que fue en el 2022. Cuéntame cómo es la percepción que tienen sobre el público argentino y que anécdota nos pueden contar sobre su experiencia aquí.

Eh, bueno, el público chileno y el público argentino son el mejor público del mundo, siempre hubo como esa batallita allí entre ellos (risas), como me dijo un amigo chileno: “tenés que decir que el público chileno es el mejor del mundo, los argentinos recién ganaron el mundial” (risas), y se lo voy a dar ¿eh? (risas). Siempre es genial venir acá y además para mi específicamente no es solo eso sino el rodearme de gente que habla con mi acento, ya sabés, es algo que me hace sentir en casa. Después tienes todo esto de la gente cantando los temas completos, no solo la letra sino en el medio, en fin, es toda una aventura, es algo único si lo comparamos con lo que sucede en Europa. Para nadie es un secreto que la industria de la música cambió, ¿Qué opinión te merece el estado de esta hoy en día con todas las plataformas digitales, el streaming y demás cosas de esta modernidad?Me parece que es un arma de doble filo, la verdad. Por un lado, es bueno porque es mucho más fácil escuchar bandas que no conoces y tener acceso a su música (que de otro modo sería muy difícil), por el otro, al haber tanto, es probable que la gente no se meta de lleno a escuchar con atención y simplemente vaya saltando de uno a otro, es… es como… mmm, un buen drama… a ver, me explico, si yo trato de ponerle a mis hijos menores la película de “El Padrino” muy probablemente a los 10 minutos estén metidos en YouTube viendo a alguien… no sé, abrir huevos de pascua por ejemplo (risas), porque lleva demasiado tiempo meterse en la trama de algo que es mucho más profundo y que vale la pena, pasa igual con la música.Así son los tiempos hoy y está bien, creo que no hay que tratar de huirle a eso, ni tampoco tratar de hacer algo para contentar a esa gente que quiere escuchar el estribillo después de 10 segundos, creo que si uno hace buena música siempre va a haber alguien que la quiera escuchar. Después está el tema de que, si nos pagan mucho o poco, por supuesto que nos pagan poco, pero menos les pagan a los maestros que están enseñando a nuestros hijos en la escuela, así que bueno.


Una de las cosas que es notable en “Memorial” es el cambio en el estilo de las composiciones en relación a trabajos anteriores, es un álbum un poco más directo, casi podríamos decir que más orientado al metal clásico, pero sin dejar de ser progresivo, ¿esto es algo hecho adrede o simplemente es parte de la evolución de la banda a nivel creativo y compositivo?

Fue algo completamente natural, no hay un plan, yo llego agarro alguna de esas guitarras que ves ahí atrás, prendo la computadora y comienzo a escribir canciones. Los únicos que me juzgan soy yo mismo y de vez en cuando mi hija cuando el volumen está muy alto (risas). No hay nada preestablecido, en verdad te digo que me apagaría totalmente las ganas de tocar el tener que sentarme a componer con un plan pre establecido de ir en una u otra dirección. En cuanto lo que dices sobre el metal clásico pues sí, estoy de acuerdo que va un poco más por ahí, pero también es algo normal en una persona que después de cierta edad vaya un poco hacia sus raíces así que bueno. Ahorita por ejemplo estoy medidísimo componiendo el próximo disco y te aseguro que será muy diferente a este, ya lo verás (risas).


Soen estará en Buenos Aires el próximo 12 de abril en el Teatro Flores, como parte del “Memorial Tour 2024”, ¿Qué expectativas tienen de esta nueva visita a la Argentina?

Y, si es exactamente como fue la última vez, me iré más que contento, que la gente vaya, escuche las canciones que le gustan, que se vayan felices del show, en fin. Después por supuesto, llegar a Buenos Aires y hacer todas esas pequeñas cosas que uno ha planificado hacer cuando está digamos, que casi en su casa, bueno, donde el vecino, pues (risas).


Martín muchísimas gracias por tu tiempo, te pido unas palabras finales para todos los lectores de Efecto Metal.

Gracias a ti y un gran saludo para todo el equipo de Efecto Metal Magazine. Nos veremos el próximo 12 de abril en el Teatro Flores de Buenos Aires.


Por Joad Manuel Jiménez

Comments


bottom of page