Gran charla con el Tano Romano por el Obras que se viene con La H No Murió

“En esa época éramos jóvenes y lo único que queríamos era salir a tocar”


“Se viene a fin de año, más precisamente el 14 de diciembre en Obras, el gran festejo de los 25 años de “Víctimas Del Vaciamiento”, ese último gran disco de estudio de Hermética, allá por 1994. Nos decidimos entonces a contactar al Tano Romano, guitarrista del grupo, y actual violero de Malón, para que nos contara como se viene la fecha y también lo que se vivió en esa época durante la composición y grabación del disco. Testimonios reveladores en una extensa charla que la dividiremos en 2 partes. A continuación la primera entrega de esta entrevista exclusiva. Hola, Tano, ¿cómo estás? ¿Cómo se preparan para el gran show de fin de año en Obras y qué diferencias tendrá con el show de diciembre pasado? Estamos ensayando mucho, creemos que será una fiesta como lo fueron los 25 años de “Ácido Argentino”, no solo porque seguramente irán los más grandes sino porque hay muchos jóvenes que nos están descubriendo recién ahora, y eso está buenísimo. Para nosotros es un placer volver a tocar esas canciones de La H y hacerlas sonar con un sonido actual, ya que estamos muchos mejor equipados que en esa época y tenemos un equipo de técnico de primera. Ése sonido actual del que hablás, derivado también del equipamiento y equipo técnico de la banda, es el que te hubiese gustado que esas canciones hubiesen tenido en esa época? En esa época tampoco pensábamos mucho en estas cosas, éramos jóvenes y lo único que queríamos era salir a tocar, en la mayor cantidad de lugares posibles, queríamos compartir con la gente esto que sentíamos. En esa no había mucha experiencia de grabar y sonar bien en vivo tocando Heavy Metal. En aquella época escuchabas un disco de una banda internacional y el sonido era distinto, tenía mejor calidad de audio, lo mismo cuando venía una banda de afuera y el sonido y la iluminación eran increíbles y acá todavía no teníamos esa experiencia. Hoy nosotros estamos muy bien equipados como músico, en los lugares están los mismo mejores equipos de sonido del mundo y te repito, tenemos gente muy calificada para sonar al mismo nivel que las bandas internacionales, y que las canciones de La H suenen como están sonando es un verdadero placer y alegría para nosotros.


De todas formas me parece que fue muy notable la mejora en la calidad del sonido que lograron en ”Víctimas Del Vaciamiento” comparado con los discos anteriores y con los discos incluso de otras bandas argentinas de la época ¿No se sorprendieron ustedes mismos al ver la calidad de sonido que lograron en ése disco? Ya habíamos aprendido un par de cosas para esa época. Pero también tuvo que ver como estábamos sonando como banda. La incorporación del Pato (Strunz) en “Ácido Argentino” le dio poder a la banda, pudimos tocar de otra manera. Pato era nuevo y no nos conocíamos en la banda, pero ese doble bombo de él, les dio un toque especial a las canciones. Incluso las canciones del primer disco tocadas con ese doble bombo de Pato sonaban de otra manera. Y cuando nos pusimos a componer “Víctimas Del Vaciamiento” ya pudimos jugarnos a hacer otras cosas y creo que eso se nota a primera oída, la evolución musical de la banda. Creo que lo que más tiene que ver con el legado de “Víctimas Del Vaciamiento” es con lo que hicimos después con nuestra historia en la música, como que fue la raíz de lo que después terminó siendo Malón. Estás de acuerdo con la calificación popular, la que dice que “Víctimas Del Vaciamiento” es un disco menos rápido que los anteriores, pero que es un disco más pesado. ¿Compartís esta definición? No sé, las canciones van saliendo, a veces de un estilo, a veces de otro, te ponés a tocar y a componer y a veces te salen temas rápidos, otras veces más pesados. Pasa que también tiene que ver la gente que toca con vos, a veces te da la chance de buscar otros ritmos, crear otros climas. De todas formas, creo hay temas bastante rápidos también en el disco, solo que nos animamos a meter otras cosas en cada canción. ¿Por qué le pusieron al disco el nombre de una canción que está en el disco previo? Esas fueron ideas de Ricardo (Iorio), que tienen que ver con las letras que él escribía. Nos dijo: “Les parece éste nombre para el disco” y por las temáticas de las canciones y lo que se estaba viviendo en ése momento en el país, nos pareció muy bueno el título. Viste que el análisis periodístico marca, con justa razón, que en los ‘90 el metal pasó uno de sus peores momentos, después de la aparición del Grunge, como que el Metal internacionalmente pasó a un segundo o tercer plano, salvo excepciones como Pantera o Sepultura. Todo lo contrario de lo que pasó con ustedes en Argentina, dónde se volvieron casi un fenómeno de masas, con una influencia enorme en las bandas nuevas de la época. ¿Cómo vivieron ustedes desde dentro ése fenómeno, lo percibieron? Pasa que también, en Argentina te hablo, el Heavy Metal lo toca y escucha el laburante, el tipo que sufre todas las penurias de la sociedad. Y creo que las letras que escribió Ricardo fueron únicas para reflejar eso. Nos juntábamos a ensayar y nos decía: “Hice esta letra”, nos la leía y te llegaba, te emocionaba. Y creo que a la gente le pasó lo mismo con las letras de Ricardo, es increíble lo que escribió y como dejó documentado y denunciado lo que se vivía en esa época en cada una de las canciones.


Claro, pero esas letras también estuvieron acompañadas por la música adecuada, a eso también me refiero. Ya que uno en esa época iba a un festival under y, por decirte algo, de las 5 bandas que tocaban, 4 tocaban canciones de La H. Y todos los músicos tenían influencias musicales de ustedes también. Yo creo que se debe también un poco a la simpleza de las canciones. Yo te hablo de la parte que me tocó en la banda. Las canciones las componíamos Ricardo y yo, algunas veces él las traía compuestas en una guitarra ya con la letra, que fue lo que siempre le importó a él, la parte del mensaje. Así que llegaba, nos cantaba la canción y yo le ponía la distorsión (risas), que es lo que me pasa hoy en día. Voy escuchando la radio y escucho un tema que no es Heavy Metal o del palo, y qué si la canción esté buena, yo me la imagino con una distorsión (risas), y bueno, con Ricardo me pasaba eso. Él con una guitarra criolla me pasaba la melodía y yo con la eléctrica le buscaba la vuelta distorsionada, a ver que riff le podía quedar bien para que el tema no perdiera su esencia pero que sonara Heavy Metal. Y después estaban las composiciones mías, que eran musicales, en donde yo armaba toda la canción y le decía: “Ricardo, acá está esta canción, ponele la letra”, y él redondeaba con eso el tema. Siempre nos destacamos por la simpleza de nuestras composiciones, por eso también creo que llegamos a tanta gente. Al ser una banda en donde ninguna de nosotros se destacaba por ser un virtuoso de su instrumento, todos fuimos autodidactas, todos aprendimos escuchando a Black Sabbath, Iron Maiden, etc, quizás encontramos en esa simpleza el virtuosismo, y llegamos a tanta gente mucha más que si tuviésemos en la banda un guitarrista que toca 258 notas por segundo. La simpleza hizo que muchos músicos que empezaban a tocar les fuese más fácil tocarlas, tal cual nos pasó a nosotros cuando éramos pibes. En esa época era muy común que los que hacíamos nuestras primeras armas con una guitarra tocásemos “Humo Sobre El Agua” (Smoke On The Water)” de Deep Purple, era algo que se entendía y fácil de tocar, lo mismo que pasaba con las canciones de La H en los ‘90. Entonces vos te armabas una banda, con tus amigos y lo primero que aprendías a tocar eran canciones de La H, ya que eran simples, como “Tú Eres Su Seguridad”, que es una canción en la que tenés que aprenderte tres acordes y ya podés tocar el tema. Creo que eso hizo que muchas bandas tengan esa facilidad para tocar temas nuestros. Porque si vos querías tocar un tema de Fear Factory, y… ahí se complica un poco más porque tenías que tener mucho más tiempo para practicar y tocarlo. Muchas veces se ha definido tu estilo de machaque como casi folclórico, casi chacarero. ¿Fueron los guitarristas de esa música influencia para vos, así como lo fueron Black Sabbath o Deep Purple? La verdad que yo no escuchaba mucho folclore. Empecé a escuchar música por un vecino que escuchaba a The Beatles. Él me enseñó a tocar la guitarra y de hecho a él fue a quién le compré la primera guitarra que tuve, era una criolla me acuerdo. Pero él escuchaba The Beatles, Creedence y eso me llegaba. Toqué folclore pero nunca lo escuchaba en esa época. No hace mucho decía en otra entrevista que cuando empezábamos con Willy Caballero, con Cerbero, lo primero y más fácil que hacíamos era componer canciones. Cómo a lo mejor me costaba tanto “sacar” canciones de otros músicos o bandas, cuando quería sacar un cover no lo sacaba a la perfección, algunos los sacan tal cual, pero no era mi caso. Cuando más o menos me sonaba parecido, recién ahí lo tocaba. Pero se me complicaba, porque yo llegaba hasta donde podía, se me complicaba llegar un pasito más allá. Y eso me llevó a componer mis propias canciones, ya que me resultó más fácil componer que tocar un cover. Por Coco Cabrera PD: Está es la primera parte de la extensa nota al Tano Romano. La segunda parte la subiremos próximamente.