Hablamos con Myriam Onchimiuk, acerca de su trabajo en el libro de Claudio Marciello
“Estoy muy contenta y entusiasmada con la edición de este libro”

Myriam Onchimiuk fue la persona elegida por Claudio Marciello para escribir su biografía. Hace un tiempo que Myriam es prensa oficial del Tano y su banda CTM, y en este caso fue la que logró plasmar en el libro, todas las vivencias de este gran guitarrista. Siempre supo moverse en temas relacionados con el periodismo y  enfocados en la música, escribió en diferentes revistas, hizo una página web de V8 y tuvo varios programas de radio.

Luchadora incansable de la escena Heavy, ahora tiene su primer libro en la calle: “Claudio Marciello – música, guitarra y magia”.
Charlamos con ella para saber todos los pormenores de esta gran obra.


¿Habías hecho otros trabajos anteriores o este fue el debut?
No hice ningún libro anteriormente, para nada. Así que fue un desafío para mí. Está armado como una Autobiografía, lo que dice es testimonial. El libro apunta el ser humano, su vida junto a la música y la familia, repasa sus 45 años de trayectoria. El “Italiano” todo el tiempo está generando música y ha tocado con gran cantidad de músicos. Fue valioso el aporte de su esposa, que trajo información y anécdotas de viejas épocas, que el mismo Claudio ahora recordaba vagamente. El libro cuenta con el apoyo del INAMU, Instituto Nacional de la Música, que le da un rango de interés cultural y federal.

Contanos cómo se dio que vos fueras la que escribiera este libro junto al Tano Marciello…
Él tenía varias propuestas de personas que querían escribir un libro sobre su vida y una vez me lo comentó, de ahí surgió la conversación.  A su vez, yo siempre tuve ideas claras, con respecto a lo que a mí me gustaría leer en un libro, y se las conté a ver que le parecían. También, a partir de eso, le pedí que me tenga en cuenta. En ese momento no me dijo nada, pero luego de un mes, al volver de un viaje por Italia, se comunicó conmigo y me preguntó cuándo empezábamos con el libro. Así fue.

¿Cómo fueron las sesiones de entrevistas con el Tano que derivaron en la autobiografía?
Desde un principio nos juntamos para armar un libro, no es que luego se derivó en eso. Es un trabajo muy específico y en cada encuentro fueron pasando momentos de su vida, en algunos nos detuvimos más tiempo, porque lo que contaba involucraba la música de discos, giras, anécdotas y datos que debían guardar correlatividad. Como su memoria para esos recuerdos lejanos, no era tan precisa, a veces debí chequear los datos en internet, buscar los discos y cruzar información. Estuvimos alrededor de un año en total, porque aclaremos que escribir un libro no solo es cuestión de sentarse a grabar. Luego hay que “adaptar” el lenguaje cotidiano con el que se habla, para el texto de un libro, que es distinto. Adaptarlo, sin que pierda naturalidad.

¿Te dejó conforme el resultado final?
El resultado final es satisfactorio, pude plasmar la idea de hacer una autobiografía, en la que habla el protagonista, en un lenguaje natural, yendo al hueso. También es cierto que pude usar mi criterio para el armado de los capítulos y algunos detalles, a veces nos peleábamos un poco, fue divertido. La portada del libro la armé sobre una idea del “Italiano”, con una foto que le saqué para la ocasión. Todo se hizo en forma artesanal  y casera, tomando mates y a veces también disfrutando alguna comida que hacía su esposa, que cocina muy bien. Estoy muy agradecida a la familia Marciello.

¿Notas que la gente recibió con agrado el material?
Si, la primer persona que me dijo que era un buen libro fue la misma jefa de editores de la imprenta, el día que fuimos a buscar los libros terminados. Eso para mí fue muy satisfactorio. Hasta el momento se fueron acercando varios seguidores que me felicitan, la  devolución es constructiva. Ya me han pedido autógrafos y los mando a que se los firme el “Italiano”, porque es su libro. Eso es lo que siento.
En lo personal, hace más de 20 años que vengo colaborando en proyectos, muchas veces pagando de mi bolsillo el espacio para difusión de la música. Me siento agradecida, por esta oportunidad. Ahora hay que seguir trabajando.


¿Habrá más libros tuyos en el futuro?
Si claro que si… Es muy lindo dejar  algo que transcienda, más allá del tiempo, los libros quedan. Lo que haga será relacionado a la música, porque es mi gran pasión. Ya tengo algunas ideas, y podré aplicarlas enseñanzas que me dejó esta experiencia de “Música, guitarra y magia”…

¿Cuáles son tus gustos musicales dentro del heavy y el metal pesado?
Para mí la música es universal. Cuando era jovencita mi primer disco fue “Killers” de Iron Maiden, me lo aprendí de memoria y aunque ahora no me siente a escuchar esa música, es algo que no se olvida. Luego vino Deep Purple, la banda de mis sueños. Y finalmente V8, a quienes tuve oportunidad de ver en los años 80s, guardo en mi memoria toda esa época con mucho afecto. Ahora mi horizonte musical no tiene fronteras, escucho rock, blues, jazz, tango, folklore, música clásica, heavy metal y amo los mantras de la India, por igual.

Por Ricardo Puiggrós