Melian hizo vibrar a todos en un festejo particular

The Roxy La Viola Bar – 12/1/2018

Con motivo de la celebración de los cinco años de vida de uno de sus grandes trabajos discográficos, “Semper Fidelis”, el quinteto de metalcore originario de Buenos Aires decidió comenzar este 2018 con todo el repertorio y propuso de antemano una gran noche para el pasado 12 de enero en The Roxy La Viola Bar, del barrio porteño de Palermo.

Todo comenzó pasadas las 19hs., cuando las bandas invitadas a ser soporte comenzaron a aparecer una a una en escena. ¿Soporte? Me corrijo, porque no les queda para nada bien ese mote para describir lo sucedido en aquel momento, dado que la respuesta de los fanáticos (quienes desde temprano se hicieron presentes), le dieron tanto a Uniones como a Reflejos, un apoyo incondicional como si cada una de ellas hubiese sido cabeza de cartel en el recinto de la Av. Niceto Vega.

Con toda la previa ya ejecutada y apenas minutos después de las 21hs., el rap de Soulja Boy se hizo escuchar como es de costumbre y con el sonido de la canción “Crank That”, todo indicaba que el motor se había puesto en marcha y que el cumpleaños que era motivo de la fecha comenzaba a festejarse. “Alaska”, “Océano En Llamas” y “Montañas” fueron recorriendo los primeros pasos del show y así, la banda liderada por el cantante Alejadro Picardi, comenzó con todo y una tras otra y en el orden que en el disco figuran, los temas fueron saliendo. Demás está decir que, con el lleno total del lugar, lo que se vivía debajo del escenario era prácticamente un infierno. El cantante, junto con Leonel Díaz (guitarra y voces); Andrés Druetta (batería); Ignacio De Tommaso (bajo) y Hernán Rodriguez (guitarra y voces), se complementaban de manera impecable (algo simple de percibir), para dar un espectáculo de primera categoría al que siempre vale la pena asistir.

“III”, “Errores” y “Avanzar, Avanzar, Avanzar”, se fueron sucediendo mientras la banda no solo cumplía con su performance, sino que también, en cada lapso entre canción y canción, aprovechaba la oportunidad para arrojar caramelos al público. Así. Ni púas, ni palillos. El motivo del evento era festejar un cumpleaños y que mejor manera de hacerlo sino repartiendo la famosa golosina característica de ese tipo de festejos. “Atlas”, Yo, La Muerte”, “Héroes” y “La Iniciativa Fénix” le dieron el cierre a un disco que le permitió al quinteto dar el gran salto de calidad en sus años de trayectoria. Siempre es bueno homenajear las grandes creaciones y así fue como surgió esta iniciativa.

Pero no todo terminaba ahí. Como diría el gran Freddie Mercury “el show debe continuar” y, en la calurosa noche que invadía Buenos Aires, lo hizo con “Valar Morghulis” (un clásico de la última producción discográfica) y “Mis Últimas Palabras”, dando paso luego a “Siete Segundos Antes de Partir”. Interactuando constantemente con la gente, todos los músicos de la banda disfrutaron cada instante como si fuesen un fanático más. “Siete Años Después de Partir” empezó a mostrar sus grandes riffs en vivo para dejarle después un lugar en el setlist a “Como Detener a Un Hombre Bomba”. La actuación de todos los miembros fue sobresaliente y no se quedaron con nada guardado. Hasta el cover de Los Abuelos de la Nada, “Mil Horas”, se unió al grupo de canciones elegidas.

“Praga”, “Entre Espectros y Fantasmas” y “Mamba Negra” iban marcando el final de la fiesta, la cual concluyó con “La Imagen del Silencio”.

Melian se encuentra en estos momentos realizando la creación de su nuevo disco, el cual, según adelantaron, ya tienen un gran puñado de composiciones terminadas. De acuerdo a lo manifestado por parte de los integrantes del quinteto, este próximo álbum tendrá mucho de “Semper Fidelis”. Esperamos que tenga mucho de “Epitafios”, también. Este último trabajo editado en el año 2014 y poseedor una parte lírica fenomenal, dejó un sello que marcó este gran presente que hoy les toca vivir.

Si bien el 2017 fue más que favorable (con participación en el line up oficial del Maximus Festival del año pasado como frutilla del postre), arrancar el nuevo año con un Roxy que desbordaba por donde se lo mire no es poca cosa.

Por Lucas Barrionuevo Foto: Juanjo Diamond