Marduk a full en Buenos Aires

Museo Rock – 27/8/2018

Este jueves, la legendaria banda sueca de Black Metal, Marduk, volvió a presentarse en la Argentina luego de 8 años. La excusa de su gira Latinoamericana fue la presentación de su álbum “Viktoria”.
Un dato curioso es que en Colombia, México y Guatemala varios grupos religiosos unieron fuerzas para pedir al gobierno que la banda sea prohibida y no se realicen los eventos pactados hace meses, debido que consideran a sus letras inmorales, satánicas y blasfemas. En este último país lo lograron y comunicaron la cancelación de dicho show el día de su regreso a Buenos Aires.

 

En las redes sociales oficiales de la banda, se pudo ver como varios fieles al cristianismo pidieron que el recital en nuestras tierras no se haga y hasta rezaron por ese propósito. Por suerte la cosa no paso a mayores.

La noche tuvo 3 bandas soporte. Shock que mostró una propuesta que combinaba Death Metal con Groove y guiños al Rap. Desgraciadamente el sonido no los acompaño.
Luego siguió la banda cuya propuesta iba más acorde al estilo del grupo principal, Nuclear Sathan. Dieron un show con un mejor sonido y puesta en escena que la banda anterior. Se llevaron la atención de la mayoría de los espectadores e inclusive ya contaban con un puñado de fanáticos que cantaron sus canciones.
La tercer y última banda telonera fue Morferus que de a poco se van haciendo un lugar en la escena extrema nacional. Su propuesta se basa en un Death Metal “old school” con letras que hablan sobre asesinos seriales. Ofrecieron un muy buen show con buen sonido y mucha garra.
A las 21:50, diez minutos antes de lo previsto, se apagaron las luces y Marduk salió a escena. Lo que ocurrió a partir de ese horario fue una descarga brutal de Black Metal que duro 1 hora exacta. Sonó claro y fuerte durante toda la presentación.
Todos los miembros de la banda desarrollaron sus tareas casi a la perfección. Fredrick (baterista) pudo llevar a tiempo un concierto lleno de composiciones muy rápidas sin ningún problema. Devo (bajista) cumplió su tarea creando una buena base junto al baterista para que el único miembro original de la banda, Morgan (guitarrista) se luzca con sus solos y sus riffs infernales.
Párrafo aparte para Mortuus (vocalista) que paso todo el show gritando y cantando versos muy rápidos sin ninguna dificultad. Como frontman arengó a la gente lo justo y necesario. A veces entre las canciones y otras durante ellas. Fue el único miembro del grupo que se comunicó directamente con el público.
La lista de temas comenzó con dos mazazos de su disco más conocido, “Panzer Division Marduk”. El primero fue el tema que da nombre a dicho disco y el segundo fue “Baptism By Fire”, de las más celebradas de la noche.
Finalizada la segunda canción comenzó a sonar una pista corta que era el ruido de una ventisca. Dicha pista se repetiría entre canción y canción.
La presentación continuó con “Werwolf”, el primer corte de su último trabajo y siguió con la violenta “Of Hells Fire” perteneciente al disco “Nightwing”, coreada por el lugar entero.
Continuaron “The Levelling Dust” de la placa “Rom 5:12” y “Cloven Hoof” del aclamado “World Funeral”. Finalizada esta última, la banda se retiró del escenario y comenzó a sonar la pista de la canción instrumental “Deathmarch” que dio paso a uno de los clásicos más grandes de la banda “Throne Of Rats”, de su disco “Plague Angel”, que desató uno de los pogos más fuertes de la noche.
Luego de eso, vino la canción preferida de la noche de quien escribe, la genial “Burn My Coffin” de su segundo y recordado disco “Those Of The Unlight”. Una canción muy heavy que contiene unos riffs excelentes. Pasa de la brutalidad y la velocidad, a una parte melódica a medio tiempo, y finaliza con un riff muy oscuro y más lento. Un momento increíble.
Siguieron “Equestrian Bloodlust” del disco que se presentaba en esta gira, la ganchera y bailable “The Blond Beast”, de su disco anterior “Frontschwein”, y de su placa del 2009, “Wormwood”, la gran “Into Utter Madness”.
 Luego el cantante Mortuus anunció que tocarían el último tema de la noche y ese fue “Wolves” perteneciente a “Those Of The Unlight”. Una de las canciones más emblemáticas de la banda. Infaltable en su setlist.
El grupo saludó y dejó el escenario mientras sonaba una música de fondo y las luces se movían dando a entender que el recital iba a continuar, cosa que no sucedió.
Marduk dio un show sólido y potente en “Mvseo Rock”, local elegido ubicado en el barrio de Liniers, pero dejo con ganas de más. En mi opinión si hubieran tocado 2 o 3 canciones adicionales hubiera sido un concierto que entraría en lo mejor del año sin duda.


 

Por Ignacio Azzarita
Foto: Andrés Violante