Lo de Helloween en Chile fue espectacular y gratificante

Movistar Arena (Santiago, Chile) – 31/10/2018

Si bien Helloween va a venir al país, más precisamente al Luna Park (8/11/2018), decidimos que los teníamos que cubrir en Chile ya que era un show muy importante y porque justo tocaban en la noche de Halloween, algo de por sí muy especial. Aparte venían en la gira con Arch Enemy y Kreator, y realmente esto le daba a la grilla un aspecto de total relevancia.
El asunto es que decidimos embarcarnos junto con Romina, una de las fotógrafas estrella de la revista, para realizar una de nuestros sueños, y la cobertura internacional que siempre se trata de hacer en Efecto Metal.

 

Llegamos a Chile con toda la expectativa. Dejamos algunas pertenencias en el hotel y apenas tuvimos tiempo de comer algo muy rápido, ya que el Movistar Arena nos esperaba. El año pasado, otros integrantes de la revista habían cubierto el Santiago Gets Louder en este mismo lugar así que nos habían pasado toda la data de cómo llegar fácilmente. Así lo hicimos y entramos a un estadio con mucha gente que desde muy temprano se fue acercando al lugar para compartir una jornada memorable. Era la “Helloween Night” en una noche donde se festejaba en todos lados por aquí la Halloween Night. Y la gente sintió que debía estar presente para apoyar este  “Pumpkins United Tour”, que por segunda vez arribaba a Chile (hace casi un año había pasado por primera vez).
Mientras el público iba llenando el recinto, Arch Enemy saltó al escenario. Es indudable que a partir de su último disco “Will To Power”, más el afianzamiento como banda tras el cambio de cantante, llegaban en un momento excelente. Muy buenas críticas de su álbum y mejores performances en vivo, daban una expectativa muy alta por verlos en escena. Ya desde el arranque se notó que se venía un show de aquellos, con Alissa White-Gluz manejando la escena como las mejores.
El set fue muy potente y energético destacándose la labor de Michael Amott (guitarra) quien se llevó la mayoría de las miradas en cuanto a su técnica con el instrumento y su fiereza escénica. El otro punto destacado fue, por supuesto, la bella Alissa con todo su rango vocal (es sorprendente lo que canta) y como se mueve y conecta en escena con la gente. Se destacaron dentro de un set contundente: “The World Is Yours”, “War Eternal” y “Nemesis”. Fin de un huracán disfrazado de músicos de metal. ¡Todavía buscamos nuestras conciencias arrasadas!
Si bien, tuve que ir a tomar algo, mientras se venía la próxima banda, solo pensé que no tendría respiro porque lo que seguía era terrible.
Luego de una intro, y como machacando nuestras cabezas, los germanos de Kreator, comenzaron su show a full. “Phantom Antichrist” dio el puntapié ideal para comenzar a estremecernos. El Movistar Arena, casi a tope a esa hora, no hacía más que rendirse a los pies de esta maquinaria infernal. Balancearon muy bien los temas clásicos con los de sus más nuevos discos, y por un momento las mentes de los que estaban a mí alrededor, creo, se nublaron. “Enemy Of God”, “Satan Is Real”, “Gods Of Violence” y “Violent Revolution”, fueron algunos de los temas que trepidaron en nuestros oídos. Gran show de la banda de un poco más de una hora. Final y a sentarse un poco. Ya el mayor mosh de la noche había pasado.
Quedaba el plato fuerte del día, lo que casi todos habían venido a degustar, y se notaba gran expectativa en el ambiente. Ver a Kai Hansen junto a Michael Kiske más todos los actuales que militan en Helloween era un honor y un privilegio para todo este público (y para nosotras, obvio).
Cuando terminó de sonar “Let Me Entertain You” de Robbie Williams, un gran telón que cubría todo el escenario cayó de golpe y allí estaba Helloween para festejar Halloween con todos nosotros. ¡Literalmente una locura!
Si bien el setlist fue casi igual que en la anterior visita a tierras chilenas (y a toda Sudamérica) esta noche hubo algunas cosas para destacar, además de un show alucinante.
Hubo unos cambios de temas y claramente el que se destacó fue “Pumpkins United”, el nuevo single que han sacado en conjunto  y que realmente sonó muy bien y gustó. También “March Of Time” fue otra perla que se filtró dentro de nuestros oídos. Del año pasado, ya sabíamos lo que podían rendir estos músicos que han decidido unirse para generar total felicidad en sus fans.
Fue hermoso escuchar nuevamente a Kiske y poder apreciar sus duetos con Andi Deris. Todos esperaban “Keeper Of The Seven Keys”, y la hicieron mágicamente. También hubo tiempo para solos de batería (con el recuerdo a Ingo) y de guitarra.
Después de los agotadores shows de Arch Enemy y Kreator, la gente gastó sus últimas energías en los bises y con “I Want Out” la celebración llegó a su punto máximo.
Quedó demostrado que la elección de las bandas estuvo genial y que estos alemanes, pioneros del power metal, tienen mucho más para decir. El concierto quedó registrado para una futura edición de DVD (ojalá se concrete) y la puerta quedó abierta para una futura visita ya con más material nuevo de estudio.
Legamos al hotel con la poca energía que nos quedaba, comimos algo y descansamos lo que pudimos. La tremenda noche vivida no nos dejó conciliar bien el sueño. Es que fue algo muy grande y la elección de venir a cubrir semejante evento nunca fue más apropiada.
Como consejo, les decimos a todos que se apuren a comprar su entrada, si es que todavía no la tienen, porque este jueves en el Luna Park, seguramente se vivirá algo semejante.


 

Por Vanesa Díaz
Foto: Romina Gillón
Agradecimientos: a Paula Flores (prensa) y a la productora Fanlab por tratarnos tan cordialmente
Mirá más fotos del festival en Galería de Fotos