Ian en vivo nos sorprendió: La estampida de la redención

Museo Rock - 21/7/2018

La primera vez que me topé con la voz de Mario Ian fue en el programa radial “Lagunas” (1984),  siendo un adolescente, a través del tema “Asesino de Metal” de Hellion, aquel grupo con influencias de Judas Priest y AC/DC. Luego vinieron los años con el hard rock de Alakrán y ese look bien americano y colorido pero  también con un sonido europeo en su impronta.

Su paso como vocalista de Rata Blanca le dio un mayor empuje a su carrera, realizando giras por España, México, actuando en el festival Monsters of Rock local y hasta en Brasil con aquel disco tan compacto y con una fuerte influencia de Accept. Su etapa con Devenir dejó canciones en plan Soundgarden y Alice in Chains que se pueden disfrutar en presentaciones en el Canal CM en YouTube y merecen ser oídas.

Ya encarando el proyecto Ian editó “En Tiempos De Redención”, un discazo bien heavy metal a lo Halford, Judas Priest o Accept y ha venido tocando estas canciones por el circuito de shows en el conurbano  debido a un aniversario más de su edición.
Museo Rock sirvió de local anfitrión en Capital Federal para un show con muy buena concurrencia. Sus instalaciones tienen buen sonido, luces, linda barra y todo está muy cuidado. Esta a metros  de varias paradas de colectivos y de la estación de tren de Liniers (que quedará mejor con el soterramiento y mejor iluminada). Vale aclarar que si bien mucha gente opta más por ir a locales en Flores, Almagro o céntricos, es recomendable ir a Museo Rock, un local que tiene las paredes decoradas con cuadros de Spinetta o collage de Billy Bond, Pappo y otros íconos del rock, porque es un lugar muy digno para ver shows.
En la noche del sábado hubo dos bandas soportes: Locura Poder y Karkaman, con su hard rock bien rutero y un sonido personal, un bajista muy bueno y dos guitarristas compenetradas en lo suyo, más un cantante con buen caudal vocal e imagen.
Ian subió a escena decidido a romper todo con la siguiente formación: Mario Ian (voz), José Velocet (guitarra), quien tocaba en los thrashers Velocet en los 90s, Diego Juárez en guitarra, Germán García en bajo, con una muy buena imagen,  y Leo Dobao en batería (ex Magnos)
La banda sonó súper ajustada y tiene muy buen look, algo fundamental que se destaca en el vivo. Tocaron en su totalidad el disco a homenajear  pasando por “Héroes Sin Nombre”, más la balada  “En Tu Sombra” con Nati Ian en teclados y coros. Hubo momentos en los cuales Marito se calzó una acústica para deleitarnos con pasajes más calmos y también estuvieron los momentos más potentes con temazos como “Nación Anticristo” y “Latinoamérica”.
El pico más alto, para mi gusto, se alcanzó con “Eclipse Final”, un temazo de los mejores con un estribillo brillante y ganchero. Tampoco faltó la positiva “Naciste Para Ganador” (muchas de sus letras tienen esa cualidad espiritual, y a la vez social, bien constructiva).
Ian ha cosechado el esfuerzo y la perseverancia de años y sus discos han llegado, mediante ediciones locales o como intercambio de coleccionistas, a países donde ahora ha comenzando a girar: Nicaragua, Bolivia, El Salvador, Honduras, Perú y Uruguay. Esperamos que no falte mucho para incursionar en Japón y Europa donde seguro también hay gente ávida de escucharlos en vivo. Habrá que hacer contactos y prensa por esos lados porque la banda tiene con qué y es de las que tiene calidad como Sorcerer, Helker, Dhak, Renacer, Jeriko, Azeroth y todos los grupos en los cuales participó Diego Valdez (actual Dream Child) y otros proyectos truncos como Dream Master, KZ4 o Jezabel. Y digo esto en forma personal porque hay dos tipos de metal en Argentina, uno es el que practica Ian y los nombrados y otro es el denominado “metal argento” que carece de imagen, ideas y abundan los clichés, no tiene buenas canciones ni pudiendo ser exportables.
Mario Ian tiene a su favor el componer buenas canciones y darlas a conocer en su repertorio porque desde chico se nutrió del rock progresivo de Yes, Rush, Led Zeppelin o The Beatles y su formación es bien “cancionera”. Eso es clave para trascender en el exterior.
Sobre el final del  set list tocaron tres temas de su nuevo disco que será el tercero y sucesor de “Nuevo Orden” (2012), al que solo les falta mezclarlo, y que esperan editar en diciembre con una presentación en teatro Vorterix. “Huellas”, canción que coquetea con el hard rock y su etapa en Devenir pero más metálica, “Brotando En Las Flores”, tema que tiene un video clip filmando en el CENARESO de Luján de excelente producción, con muchas visitas en YouTube y súper recomendado para ver , y la apabullante “Estampida”,  con un solo a dos guitarras gemelas del marplatense Germán y el siempre simpático y arengador José Velocet, más una letra que reza: “Hablan de revolución pero no saben ni contar, son una estampida destructiva”, completan la trilogía de temas nuevos presentados.
El bis fue a puro heavy metal con “Bajo Control”, el hitazo que veíamos en el programa Headbangers de MTV Latino de Alfredo Lewin, perteneciente al disco de Rata Blanca “Entre El Cielo Y El Infierno”, y “Vagabundear” de Alakrán, coreado por todos los presentes.
La gente se fue llena de canciones que redondearon una noche extremadamente positiva.
En el futuro ojalá puedan editar un videoclip con imágenes como segundo single y puedan seguir tocando más en el interior, sumado a prensa en el exterior, porque creo que allí esta la clave para dar a conocer más a esta excelente agrupación. Además, los esperan en Corrientes, otra  gira por México y algunas ciudades de USA entre setiembre y octubre, lo cual les depara un futuro auspicioso.

Por Alejandro Peruffo
Agradecimientos: a Natalia Ian y al cordial personal de Museo Rock