Estuvimos viendo el show de Don Airey en Alemania presentando el nuevo CD

Kulturbahnhof Jena (Alemania) – 22/3/2018

Pocas veces culmina un show y uno se va con la sensación de haber visto algo excelente, único e irrepetible. Esta es una de ellas. No es ningún secreto que Don Airey es uno de los tecladistas más talentosos y prolíficos de la historia del rock. Su estilo combina destreza técnica, fantasía y emoción. En él su pasión por la música clásica y el jazz se mezclan con el hard rock más duro.

Podríamos haber comenzado esta reseña citando todas las bandas en las que ha participado - en lo que en realidad sería un resumen de la historia del hard rock (Black Sabbath, Rainbow, Whitesnake, Gary Moore y actualmente Deep Purple). Sin embargo, su largo currículo no significaría nada si a la hora del show, en el escenario, no rugen los motores. ¡Y esta banda ruge y cómo!
El gran acierto de Don en esta gira -además de la excelente elección del repertorio- son los músicos que lo acompañan: Carl Sentance (Nazareth) en las vocales, Dave Marks (Hans Zimmer, Carl Palmer, Sting) en el bajo, Jon Finnigan (Gang Of Four) en la batería y el fantástico Simon McBride (Sweet Savage) en la guitarra. Cada uno es excelente en lo suyo, pero tocando juntos se inspiran y complementan de una manera tal que lleva la música al más alto nivel. Además, se nota que se divierten tocando juntos. Esta energía es contagiosa y el público disfruta con ellos los momentos de complicidad.
Los puntos más altos del show son “Victim Of Pain” y “All Out Of Line” los dos temas nuevos del álbum que vienen a presentar, “One Of A Kind”. Estas canciones son muestra viva del enorme talento creativo de Don Airey que no se detiene, incluso ya pisando los 70. Este nuevo esfuerzo recuerda a los mejores momentos de Rainbow en el álbum “Down To Earth”, el cual para Airey es uno de los mejores discos en los que ha participado.
A tono con el nuevo álbum, el setlist incorpora varias canciones de Rainbow. Algunas son infaltables como “All Night Long” o “I Surrender” pero también hay espacio para temas menos recordados como “Lost In Holywood”, el genial “Spotlight Kid” o “Difficult To Cure”, rebautizada para la ocasión como “Difficult To Play” (difícil de tocar) y en el cual particularmente Simon McBride hace brillar todo su talento. El clásico “Since You Been Gone”, coreado por todos los presentes, cierra la noche y deja con ganas de más, mucha más música. Esperamos vuelvan pronto a la carretera.

Foto y Texto: Nicolás Coitiño (Corresponsal exclusivo en Alemania)