Angra sigue demostrando su potencial y su vigencia

Teatro Flores – 8/6/2018

Con una aceptable cantidad de fans, después de las correctas actuaciones de las bandas locales Presto Vivace y Magika, ya estamos en clima para una nueva presentación de Angra en este “OMNI World Tour 2018”. Con una formación bastante renovada, solo Rafael Bittencourt se mantiene como miembro original, van ocupando el escenario Bruno Valverde en batería, Marcelo Barbosa en guitarra, Felipe Andreoli en bajo y por último el genial Fabio Lione.

Tras una breve intro, comienzan con “Nothing To Say” para sacudir cabezas, luego el riff de “Travelers Of Time” con Bruno y Rafael al frente y “Angels & Demons” de su disco “Temple Of Shadows” para la tripleta inicial. “Newborn Me” del disco “Secret Garden” es la próxima y luego para los fans de Matos algo del catálogo clásico como “Time” del “Angels Cry” cantado por el público a más no poder.

Volviendo a “OMNI”, suena “Light Of Trascendence”, atronador y a la medida de Fabio Lione con esos coros a lo Rhapsody. Le sigue otro clásico “Running Alone” y una nueva, “Insania” de lo mejor de su último álbum. Tiempo de descanso para la banda menos para el joven Bruno Valverde con un sorprendente solo de batería. Una verdadera revelación, ya desde el inicio me había llamado la atención su técnica, y en el solo y durante todo el show, nos dejó a varios más que sorprendidos.

El set continuó con otra canción nueva “Black Widow’s Web” con Rafa ayudando en las voces y Fabio Lione cantando las partes guturales hechas en el estudio por Alissa White-Gluz de Arch Enemy. Siguen “Upper Levels” y “Silence Inside” que dan una muestra más del talento de la banda, de su habilidad técnica por momentos cercana al metal progresivo.

Rafael Bittencourt se para al frente para contarnos sobre este renacer de la banda tras tantos cambios y agradeciendo a todos y cada uno de los que pasaron por el grupo. Tras una ovación merecida arranca “Lisbon” del recordado “Fireworks” y, para terminar esta primer parte, “Magic Mirror”.
Para el encore final, dos clásicos: “Rebirth” de aquel disco del 2001 de la época de Edu Falaschi, el himno “Carry On” y promediando esta arrancan con “Nova Era” para cerrar de manera espectacular.

Gran noche, a pesar de que el set tuvo 4 temas menos que debieron sacarse por cuestiones de tiempo. Más allá de esto la banda estuvo a la altura y espero que esta formación pueda mantenerse, sabiendo que Kiko Loureiro pueda volver en cualquier momento. Lo cierto es que Angra se mantiene aún como número fuerte del power metal, sin dudas.

Por Darío Amato
Foto: Romina Gillón