Vivimos una noche terrible y vibrante con Suffocation y Atheist

Uniclub – 21/6/2019

La productora Icarus Music se encargó de organizar una fecha memorable para la historia del death metal en nuestro país. Dos bandas importantísimas e influyentes de Norteamérica se presentaron juntas en Uniclub, recinto ubicado en la mítica zona del Abasto. Por tercera vez llegaron a la Argentina los brutales Suffocation y, por primera vez, los pioneros en agregar elementos progresivos al death metal: Atheist.
 

Las 3 bandas nacionales que calentaron el escenario fueron: Inferos, Burden Rage y Morferus. Todas contaron con un buen sonido y brindaron presentaciones a la altura.
Ya con la mayoría de los asistentes dentro del lugar, se apagaron las luces, se abrió el telón y de la mano de “On They Slay”, “Second To Sun” y la festejada “Your Life’s Retribution”, Atheist salió a escena.
El carismático vocalista y frontman, Kelly Shaefer, pidió que todos se pongan a bailar y la instrumental “Samba Briza” hizo al público cumplir con el pedido. Continuaron con las geniales “Air” y “Unquestionable Presence”, que da nombre al segundo y más reconocido disco de la agrupación.
El punto fuerte del show de los oriundos de Florida, fue la excelente y divertida comunicación con el público. Hacían bromas constantemente, bailaban y pidieron coreos de melodías y pogos durante toda la presentación. Tan fuerte era su buena onda que lograron manejar dos breves inconvenientes sin que el ánimo decaiga y que el público demostrara todo el cariño que le tenía a la banda.
La característica musical principal de Atheist es la influencia progresiva en sus complejas canciones, por lo cual el ojo estaba puesto en la ejecución de las mismas, que fue excelente. Por suerte el sonido permitió apreciar bien semejantes interpretaciones aunque de vez en cuando la voz se perdía entre los intricados riffs de guitarra.
La lista siguió a pura fiesta con “Live And Live Again”, “An Incarnation’s Dream” (su introducción fue acompañada por las palmas de todo el lugar), “Water” del tercer trabajo “Elements”  y “Faux King Christ” perteneciente a “Jupiter”, su último disco editado en 2010.
El final estuvo a cargo de dos canciones emblemáticas del grupo encontradas en su primer placa, ambas desataron la emoción de todos los fanáticos que esperaron mucho tiempo para poder escucharlas en vivo. Estas últimas fueron “I Deny” y la que le da nombre al disco “Piece Of Time”. Los estadounidenses saludaron, arrojaron púas, palillos y se retiraron muy contentos y triunfantes.
Pero todavía faltaba el plato principal y alrededor de las 22:10, Suffocation se apoderó de los parlantes con la potente “Thrones Of Blood” y continúo la masacre con “Jesus Wept”, clásico de su álbum debut.
El vocalista, Ricky Myers, tomo la palabra para saludar y disculparse por el mal estado de su voz, aunque hay que reconocer que cumplió con su trabajo sin mayores problemas. Finalizadas las disculpas “Funeral Inception”, más la dueña de un breakdown brutal y excelente, “Clarity Through Deprivation” siguieron alimentando las violentas rondas creadas por el público.
El recital de Suffocation fue más distante en lo que a interacción con lo que a la gente respecta. Ellos prefirieron interactuar lo justo y necesario con la audiencia y festejar levemente los cantos que la misma elaboró por sí sola. Lo único destacable fue cuando pidieron a la audiencia que le griten: “Feliz cumpleaños” al guitarrista Charlie Errigo, que estaba cumpliendo 27 años en ese momento.
El sonido fue muy potente y sólido, al igual que la ejecución de las también complicadas y técnicas composiciones. Sin duda todos quedamos deslumbrados ante el excelente nivel de los músicos.
Sin complicaciones y sin vueltas la lista prosiguió con “Breeding The Spawn” y dos mazazos de su álbum debut “Effigy Of The Forgotten”. Las elegidas fueron la homónima del trabajo ya mencionado y “Liege Of Inveracity”. Finalizaron la primer parte del set a pura potencia con “Pierced From Within”.
Después de revolear un par de púas y una breve pausa, tocaron las dos últimas de la noche. La más festejada y coreada, “Catatonia” y la infaltable “Infecting The Crypts”. Ahora sí, los neoyorquinos agradecieron por última vez y se retiraron del escenario después de machacar los cerebros de los presentes.
Sin dudas se vivió una gran noche para la escena extrema nacional. Donde el público colmo el recinto por ende las bandas nacionales pudieron mostrarse ante una cantidad mayor de gente.  Donde Atheist después de casi 30 años de espera pudo tocar en el país y Suffocation demostró porque es uno de los grupos más influyentes y reconocidos en el death metal. Realmente, una noche para el recuerdo.


 

Por Ignacio Azzarita
Foto: Ignacio Azzarita

Encabezado 2

Encabezado 6

Soy un párrafo. Haz clic aquí para agregar tu propio texto y edítame. Es muy sencillo.

Soy un párrafo. Haz clic aquí para agregar tu propio texto y edítame. Es muy sencillo.

Encabezado 6
Encabezado 6
Encabezado 6
Encabezado 6
Encabezado 6