Rata Blanca lo volvió a hacer de nuevo

Luna Park - 30/12/2019

¿Revancha? ¿A pedido del público? ¿Darse el gusto nuevamente? Para cualquiera de estas preguntas la respuesta podría ser (y de hecho lo es) un firme e inequívoco sí. Tras la experiencia del año anterior, también en el Luna Park (el 9 de agosto de 2018), donde el conjunto de Walter Giardino tocó junto a la orquesta La Hija del Océano, la banda repitió la hazaña, pero con algunas modificaciones.

El show, claramente, se dividió en dos mitades: con y sin orquesta. Veamos.

Pasadas las 21:15 horas Rata Blanca salió a escena con “Los Chicos Quieren Rock”, de su última placa, “Tormenta Eléctrica” (2015), para luego continuar con “Sólo Para Amarte” y “El Círculo De Fuego”. Habían prometido repasar todos sus clásicos y vaya que sí lo estaban haciendo; aunque, ya a esta altura, casi cualquier tema del grupo es un clásico para sus fans, por lo tanto, en ese sentido, nunca defraudan.

En todo momento Adrián Barilari agradeció por la noche especial que estaban viviendo, tanto por lo que acontecería sinfónicamente hablando como porque, de esta manera, finalizaban una extensa gira que los llevó a recorrer varios países sudamericanos, México, Estados Unidos y España, donde recientemente se presentaron en el festival Leyendas del Rock. Además, era el último del año y con esto cerraban su gran 2019.

Giardino le rindió homenaje a su madre, fallecida unos meses atrás, con la emotiva “Mamma” y despotricó contra cierto sector de la prensa mainstream que aún hoy se esfuerza por ignorar y no darle espacio a este fenómeno del rock latinoamericano, como así también destacó, a modo de anécdota, que, pese a la crisis económica que está atravesando la Argentina hoy en día y las flojas ventas en otros espectáculos, la convocatoria a este show había sido un éxito absoluto.

En su retorno a Buenos Aires, Rata Blanca trajo público del interior y hasta de otros países que se acercó para despedir el año junto a su grupo favorito.

La gente, por otro lado, recordó al entrañable Negro Sánchez cuando, segundos antes de que la orquesta saliera a escena, las pantallas del recinto mostraron algunas imágenes suyas. De igual forma, desde el sector del campo general (esta vez hubo un campo VIP), se oyeron constantes reclamos por la valla divisoria.

“Mujer Amante”, hacia la mitad exacta del espectáculo, sonó en su versión acústica con cello y violín. Después continuaron con “Haz Tu Jugada”, “Volviendo A Casa” (muy festejada) y “Guerrero Del Arco Iris”, para darle un cierre a la primera parte del show.

Con respecto al año pasado, la orquesta fue otra y el director también, recayendo el honor y la responsabilidad sobre Damián Mahler, quien trabajó junto al propio Giardino en los arreglos orquestales.

Damián, hijo de Ángel Mahler (reconocido director, compositor y ex Ministro de Cultura porteño), ya había tenido un acercamiento al rock cuando, en octubre de 2011, estrenó la ópera rock Narciso, en la cual tuvo participación Adrián Barilari.

Esta vuelta, banda y orquesta juntas sonaron bien, aunque por momentos los chelos, violines y contrabajos eran tapados por la potencia y el volumen de Rata Blanca, los solos de Walter Giardino y los agudos de Barilari. Pese a esto, la experiencia y el saldo fueron inmensamente buenos.

Las canciones interpretadas en esta parte del concierto (que, vale decir, duró dos y cuarenta minutos) fueron: “La Llave De La Puerta Secreta”, “El Guardián De La Luz”, “Noche Sin Sueños”, “Capricho Árabe / Preludio Obsesivo”, “Sinfonía Fantástica”, “El Sueño De La Gitana”, “La Leyenda Del Hada Y El Mago” y “El Último Ataque”. ¡Una lista inestimable!

Cabe acotar que, durante el transcurso de la noche y desde una de las calles laterales del estadio, un camión repleto de alimentos no perecederos donados por los “rateros” partió hacia Concordia, Entre Ríos, y que una guitarra fue sorteada entre aquellos que colaboraron desinteresadamente con la propuesta.

Una velada inolvidable para todas las almas que casi colmaron las instalaciones del Luna Park; un set que desbordó rock y metal clásico (estilos ambos que son sinónimos de Rata Blanca) y un nuevo capítulo escrito por Giardino, Barilari, Scarcella, Moschen y Moticzak en la historia grande del rock hispanoamericano.

Un capítulo lleno de magia, astrología, leyendas y cuentos de hadas, pero, sobre todo, de grandes canciones y buen rock and roll.

Por Sergio Giambruni
Foto: Andrés Violante

Encabezado 2

Encabezado 6

Soy un párrafo. Haz clic aquí para agregar tu propio texto y edítame. Es muy sencillo.

Soy un párrafo. Haz clic aquí para agregar tu propio texto y edítame. Es muy sencillo.

Encabezado 6
Encabezado 6
Encabezado 6
Encabezado 6
Encabezado 6