Los Iron Maiden fueron homenajeados en el Congreso de la Nación en un hecho histórico

Un acto emotivo, determinante y que puso al heavy metal en un lugar impensado

El pasado viernes 11 de octubre, un día antes de que Iron Maiden se presentara en Argentina por undécima vez, y por iniciativa de la diputada Victoria Donda Pérez y la consultoría de un grupo de tres periodistas especializados en heavy metal más miembros del fan club de la banda en Argentina, la Honorable Cámara de Diputados de la Nación distinguió como visitantes ilustres a los músicos británicos.

Dicha distinción se llevó a cabo en el Salón de los Pasos Perdidos del Congreso y contó con la asistencia de músicos argentinos del género, productores locales, prensa, representantes de Warner (la compañía editora de los discos de Iron Maiden), funcionarios de la embajada británica en Argentina y algunos fans.
La ceremonia comenzó a las 15 horas y duró veinte minutos. Durante la misma, se les entregó una placa a los tres músicos que estuvieron en representación de la banda: el cantante Bruce Dickinson, el baterista Nico McBrain y el guitarrista Janick Gers.

El acto comenzó con un discurso del periodista César Fuentes Rodríguez, quien tiene publicada una exquisita biografía de Iron Maiden, que dijo que “Hubo un tiempo en que usar remeras negras, con efigies de monstruos y calaveras, o escuchar música atronadora, en un recital, en una plaza o en nuestras casas incluso, era tomado por el común de la sociedad como un síntoma de inmadurez, de incultura o incluso de violencia. No fue poco lo que se discriminó al heavy metal y muchos de nosotros nos pasamos media vida hablando a su favor o defendiéndolo. Ahora bien, es probable que, mucho de lo que hoy en día consideramos cultura, estuviera involucrado en aquel momento y, gracias a bandas como Iron Maiden (y especialmente gracias a bandas como Iron Maiden) tuvimos más contacto con la historia, con el cine, con la mitología y con la literatura de lo que muchas veces nos ofrecieron programas escolares. Entonces, ¿cómo no va a ser un orgullo tener aquí un reconocimiento, hoy, para una banda que nos ha dado tanto y, sobre todo, considerar que finalmente el heavy metal tuvo un reconocimiento oficial que lo sindica como un gran valor cultural más allá de toda consideración”.

“Creo que es un orgullo en todo sentido, –dijo seguidamente el otrora editor de Madhouse y Epopeya, y se preguntaba–, “¿Hacía falta que una banda inmensa como Iron Maiden tuviera este reconocimiento? Yo realmente no lo sé porque el reconocimiento que vale sin duda es el de sus fans en todo el mundo o, especialmente, en el país y son esos mismos fans los que llenan estadios, compran sus discos y los que discuten de su música día a día”.

Por último, añadió que “Es una verdadera satisfacción, un placer con un cierto gusto hermoso a revancha que hoy en día desde una institución como es el Congreso se reconozca a una gran banda que es embajadora cultural universal, porque llega a todas partes y en todas partes es apreciada. Y que sea apreciada hoy, aquí en Argentina, llena de orgullo”.

A continuación, hizo uso de la palabra la diputada Victoria Donda Pérez. “Esta propuesta me da la posibilidad, como diputada nacional, y le da la posibilidad a la Cámara de Diputados de la Nación Argentina de hablar de un tema del que poco se habla sobre todo en campaña política, decía Donda quien, dirigiéndose a los músicos les explicó que estaban en un país que en veinte días va a elegir presidente, entonces, era un tema complicado hacer esto hoy acá, por eso hablamos de contener el aliento. Pero me parece que lo ameritaba porque la democracia es una fiesta. Quienes somos argentinos, quienes conocen la historia de nuestro país, saben que vivimos una dictadura muy cruenta y los pueblos que vivimos en dictadura sabemos la importancia que tiene la libertad de expresión como uno de los pilares fundamentales para sostener un estado democrático. Y ese modo de expresarse a veces viene vestido de diferentes formas: a veces con remeras negras, con cuernos y camperas de cuero. Pero lejos de tener miedo (yo miedo le tengo al silencio: al silencio de los cementerios), cuando nos podemos expresar, tenemos que estar felices porque costó mucho y cuesta mucho en este mundo poder expresarse con libertad. El rock, para nuestro país, significó un canal de expresión para una parte enorme de nuestros jóvenes. Y muchos de esos jóvenes y muchas de esas jóvenes, en los setentas, cuando se empezaba a escuchar ese rock, terminaron desaparecidos y desaparecidas”. 

“El rock en los noventas –proseguía la diputada nacional–, en nuestro país, fue un canal de expresión enorme ante las injusticias que vivíamos, y creo que es importante que hoy el Congreso Nacional, la institución más democrática, si se quiere, de nuestro sistema republicano de gobierno, le diga gracias a Iron Maiden como uno de los pilares fundamentales del heavy metal, parte del rock argentino y, por lo tanto, pilar de la libertad de expresión que tenemos que defender. Ese es el sentido de este encuentro; ese es el sentido que le queríamos dar. La cultura hay que festejarla, la cultura hay que homenajearla y quienes somos representantes del pueblo homenajeamos esta cultura, en este caso, al heavy metal y a una de las bandas fundadoras y más importantes en la tradición del heavy metal: Iron Maiden”.

Dicho esto, se les entregaron las 3 placas a los músicos ingleses y, posteriormente, hizo uso de la palabra Bruce Dickinson, quien inició su discurso agradeciendo por el honor y a aquellos que estuvieron presentes en el salón.

“Es un largo camino hacia Argentina –decía Bruce–, hemos hecho un largo viaje desde Londres a Argentina, pero la distancia es corta en nuestros corazones. La relación entre nosotros y los argentinos siempre ha sido muy cercana sin importar lo que esté pasando en el resto del mundo o la política. Amamos la música, nos encanta Argentina, su comida, sus jugadores de fútbol (excepto tal vez algunos) (risas generales) y es mucho más lo que nos conecta que lo que nos separa con Argentina; de hecho, el idioma es lo único que nos separa. Y el heavy metal y la música –y todos vamos a estar de acuerdo en esto–, es algo que nos une y es algo que tenemos que celebrar. Nuestro show de mañana en Buenos Aires ya está agotado, lo cual es una lástima porque nos gustaría tocar para mucha más gente y en más lugares en Argentina, así que esperamos volver una y otra vez y quizás tocar en el estadio de River Plate la próxima vez. Por último, quiero decir que nos encanta Argentina, nos encanta la cerveza argentina, el vino, la comida, los bifes y la carne argentina y todo esto es algo que hay que celebrar. Así que este es un honor maravilloso para nosotros. Mi corazón está con ustedes aquí en Argentina”.

Seguidamente, los músicos, la diputada nacional y los impulsores del proyecto, a quienes se les sumó Vitico (bajista de Riff) en representación del rock pesado y el heavy metal local, fueron invitados al escenario para tomarse algunas fotos institucionales que ya están dando la vuelta al mundo, finalizando así el encuentro.

Entre los músicos argentinos que asistieron al Congreso (algunos rechazaron la invitación y otros se encontraban de gira), cabe destacar la presencia de Marcelo Corvalán (Carajo), Antonio Romano (Malón), Tito García y Eddie Walker (Lethal) Gustavo Zavala y Pablo Soler (Tren Loco), Marcelo Bracalente y Claudio Duliba (Jerikó), Horacio Pinasco (Kamikaze), Marcelo Pérez Schneider (Presto Vivace) y el citado Vitico (Riff).

Minutos después de concluir la ceremonia y ya con los músicos de Iron Maiden fuera del recinto, Efecto Metal dialogó brevemente con Victoria Donda, quien explicó sus razones para haber apoyado el proyecto: “Me parece que el rock ha sido uno de los pilares sobre los cuales la libertad de expresión y la contracultura se pudo expresar en la Argentina y, dentro de eso, el heavy metal, que ameritaba ser homenajeado”. En cuando a sí dudó en algún momento de que el proyecto fuera rechazado, dijo: “No, pero me parecía difícil hacerlo porque, de hecho, estoy sola. Para la política todavía hay ciertos resquemores”. Finalmente, dejó abierta la puerta para que, en el futuro, puedan realizarse otros eventos por el estilo.

Por supuesto, con el transcurrir de las horas, periodistas del ámbito político (que deberían informar e informarse antes de emitir juicios prematuros) salieron a defenestrar la iniciativa de Donda, menospreciando o ninguneando al heavy metal y, en este caso, a Iron Maiden en particular, una banda que (por supuesto ellos ignoran) ha convocado 50.000 personas en Vélez y tiene una trayectoria intachable de más de 40 años. Pero claro, el heavy metal aún en Argentina causa escozor entre ciertas clases sociales.

Además, los encuentros entre rockeros y políticos no es algo nuevo, basta recordar cuando los Rolling Stones, en su primera visita al país, fueron invitados a la quinta de Olivos por el entonces presidente Carlos Menem y todos recordarán que el ex Jefe de Gobierno de la Ciudad, Mauricio Macri, les entregó un reconocimiento a Kiss en su visita de 2012, en un día de crisis energética y apagones en la ciudad.

Por Sergio Giambruni
Fotos: Gentileza HCDN

Encabezado 2

Encabezado 6

Soy un párrafo. Haz clic aquí para agregar tu propio texto y edítame. Es muy sencillo.

Soy un párrafo. Haz clic aquí para agregar tu propio texto y edítame. Es muy sencillo.

Encabezado 6
Encabezado 6
Encabezado 6
Encabezado 6
Encabezado 6