Fuimos hasta Holanda para ver el festival

Dokk'em un evento encantador

Dokkum es un lugar mágico en donde no necesitas cerrar los ojos para transportarte unas cuantas centurias atrás en el tiempo. Su estilo elegante, sus canales y molinos típicamente holandeses, los cuales se suceden a lo largo de los campos, dan una paz conmovedora. Todo esto sucede en los 200 kilómetros que separan a este pacífico poblado de la caótica ciudad de Ámsterdam. Es un sitio perfecto para relajarse y degustar un sinfín de fuertes cervezas regionales. Bueno, la excusa perfecta para ir a un sitio así, es el de cubrir un festival a todo metal, tan chico como excelentemente organizado, con unas 3.000 personas voluntarias trabajando a destajo para volver a tener a este festival por estas tierras. No se realizaba desde 2016, y este año, en su doceava edición, volvieron con todo. 

Si bien el evento oficialmente es de dos noches, la cita es un día antes ya que se planeó hacer un denominado Monsters Of Rokk'em. En esta noche hubo bandas tributo a Iron Maiden, Metallica y Guns N' Roses: The Troopers, Damege Justice y The Ultimate Guns N’Roses, respectivamente. Un día gratuito para quienes tuvieran su acceso al festival asegurado y con costo de solo 10 euros para quienes quisiera asistir solo esa noche. Se realizó en el escenario secundario, el Party Stage.

En el Dokk'em hay lugar para 30.000 asistentes con puestos típicos de ropa, discos, accesorios y todo lo que es necesario para un festival de este tipo. También hay un gran campo de luchas medievales con 3 días de competencias entre varones, mujeres y equipos mixtos. ¡Todo eso durante el día bajo unos 32°C y con las armaduras a cuestas!

En el centro del predio se encuentra un enorme parque cervecero que une ambos escenarios. La gente es muy agradable y simpática, y casi no hay extranjeros que concurran al evento. Hay muchos holandeses calzando suecos y otros elementos tradicionales que hacen del festival algo casi familiar. 

Al lado del predio está el camping y del otro lado los vecinos resultan ser los policías quienes tienen su seccional, o como sea que se denomine, en ese lugar. Por ende, hay total seguridad y solo se piensa en disfrutar del gran festival.

VIERNES 28/6: INICIO POTENTE

En el comienzo de esta edición del Dokk'em Open Air, no son muchas las bandas conocidas para el gran público. En este día, por ser laborable, la gente va llegando desde la tarde y la concentración mayor se logra para las últimas bandas.
Sobre la media tarde, los suecos de Enforcer subieron al escenario para presentar su último disco "Zenith", luego de cuatro años de silencio. Ofrecieron un heavy metal clásico y se destacó "Die For The Devil", una verdadera perla. Luego de ellos vinieron los Darkane, también suecos, quienes desplegaron su obra maestra: "Rusted Ángel". La misma cumplía 20 años de su edición original.
Siguieron los locales Baldrs Draumar con su folk-viking-metal y un set acústico que nos dejó maravillados. Punto alto artístico del día generando una atmósfera singular.

Al toque, los Mayan se apoderaron de la escena con un show extra largo con 5 cantantes y se los vio muy bien amalgamados. En septiembre estarán por Sudamérica, pero desafortunadamente no tocarán suelo argentino.

Se venían las últimas bandas y fue un placer ver en escena a Demons & Wizards, banda que es el proyecto paralelo de Jon Schaffer, el mandamás de Iced Earth, y de Hansi Kürsh, cantante de Blind Guardián. Volvieron a girar tras casi dos décadas y recorrieron los viejos éxitos y 3 temas nuevos que formarán parte de la nueva producción a salir en 2020.

Pará terminar, Cradle Of Filth tocó todo el álbum "Cruelty And The Beast" (1998) más los grandes temas de su carrera. Un cierre digno para un día agotador.

 

SÁBADO 29/6: FINAL A TODO KING DIAMOND

 

El día final fue realmente cautivante. A media mañana pude asistir a la prueba de sonido de King Diamond (cerraría el evento) y realmente me impactó. Luego, a lo largo del día, fueron pasando distintas bandas que amenizaron mi espera del show final, el del Rey.

Carach Angren, con un formidable black metal sinfónico, los viejos Pestilence con sucesión de clásicos y con los temas de su último disco, "Hadeon", los locales Dool, quienes tienen gran diversidad de matices en su música, desde el gothic-pop al psycodelic-metal, fueron calentando la tarde. Los siguientes fueron los Vivaldi Metal Project en su primer show en Holanda. Su propuesta es por demás original y tienen 6 cantantes en escena. Los últimos en anteceder al Rey fueron los Cannibal Corpse, dando un show brutal con George Fisher encendido y una formación que deja todo en el escenario.

El cierre fue con King Diamond que comenzó con un ambiente oscuro, antesala de una andanada de temas conocidos por todos y agregando cosas como "Behind These Walls", una perlita del gran "The Eye", la cual tocaba por primera vez en esta gira. Siguió con "Halloween" y nos dejó entrar al futuro con "Masquerade Of Madness", tema nuevo de su próximo disco "The Instituto". Hubo varios temas de "Abigail" (lo nuevo va de la mano de la temática de este disco) y así fue transcurriendo la obra de teatro musicalizada en vivo. Un show con todas las letras, una banda que supera las expectativas y un Andy LaRocque superlativo. 

Todo culmina con "Sleepless Nights", "The Lake" (casi 34 años sin tocarla en vivo) y "Burn". Gran final para un festival que está de regreso y para quedarse. 

Texto y Foto: Federico Finlez

Encabezado 2

Encabezado 6

Soy un párrafo. Haz clic aquí para agregar tu propio texto y edítame. Es muy sencillo.

Soy un párrafo. Haz clic aquí para agregar tu propio texto y edítame. Es muy sencillo.

Encabezado 6
Encabezado 6
Encabezado 6
Encabezado 6
Encabezado 6