El punk brindó una fiesta de lujo con The Offspring y Bad Religion

Luna Park – 24/10/2019

El día 24 de octubre se llevó a cabo una fecha histórica para el punk rock en nuestro país.  The Offspring y Bad Religion, dos de las bandas más icónicas del punk melódico californiano se presentaron juntas de mano de la productora California Sun, en el mítico Estadio Luna Park. Por este motivo los alrededores del estadio se vieron invadidos desde temprano por jóvenes y adultos que buscaban tele transportarse a su adolescencia nuevamente  viendo a las bandas que marcaron su vida.

Los encargados de abrir la noche fueron los locales de Charlie 3 que con una propuesta similar a la de las agrupaciones principales y un puñado de fans en el público dejaron el escenario caliente para lo que se venía.
La particularidad de este tour que realizaron las bandas californianas es que ambas eran cabeza de cartel y presentaban un full show, por ende el orden en que tocaran era anecdótico. 
Era el turno de Bad Religion, agrupación más que influyente, con discos clave en las décadas de los 80 y 90. En esta ocasión presentaban su último trabajo titulado “Age Of Unreason” salido este año.
Ya que los liderados por Greg Graffin (voz) cambian el setlist en todas sus presentaciones había mucha expectativa y emoción contenidas por cómo podía arrancar su novena presentación en Buenos Aires. Así que un grito furioso y un pogo atroz fue desatado cuando el clasicazo “21st Century Digital Boy” tomó el control de los parlantes. Seguidas por las gancheras y poderosas “Fuck You”, “You Are (The Government)”, “Anesthesia” y “Chaos From Within”, canción que abre su último trabajo.
Los músicos se encargaron de interpretar  con precisión cada uno de los hits interpretados y de gesticular e interactuar con la gente lo justo y necesario. Agradecían los cantos de cancha provenientes del público y festejaban las rondas que adornaban el campo del templo del box.
El sonido fue correcto, si bien por momentos costaba distinguir los instrumentos por suerte no llegó a formarse una bola de ruido inentendible. Sin embargo, este hecho no opacó el tremendo intercambio de energía entre la banda y la gente.
Otro punto importante fue la selección del repertorio, que si bien siempre uno se queda con las ganas de alguna, fue un hit detrás de otro sin respiro y que recorrió gran parte de los numerosos discos del grupo. A destacar: “Los Angeles Is Burning”, “Generator”, “We’re Only Gonna Die” y la romántica “Infected”.
Ya para terminar llegaron las últimas gemas, “You”, la única que sonó de su álbum “No Control”, “Fuck Armageddon… This Is Hell”, que se llevó el premio al mosh pit más violento del show y por último dos de las canciones más conocidas del grupo que fueron cantadas y coreadas todavía con más fuerza que las anteriores, “Sorrow” y “American Jesus”.
Los músicos saludaron, agradecieron y se retiraron habiendo dejado al público afónico, transpirado y satisfecho después de haber recibido 20 mazazos sin parar.

Pero todavía faltaba The Offspring, así que no había tiempo para cansarse. Apenas pasadas las 22:30 una música mexicana tomó el control del ambiente, los músicos subieron al escenario y comenzaron a interpretar “Americana” canción que da nombre al disco más exitoso del grupo, la fiesta continuó con “All I Want” y el clásico “Came Out And Play”, donde Dexter (voz y guitarra) se calzó la tercer guitarra por primera vez en la noche.
Luego de un breve saludo y jugueteo con la audiencia continuaron con un estreno “It Won’t Get Better”, que saldrá en un futuro disco de la banda, siguieron dos hitazos bien festeros del disco “Conspiracy Of One”, la popera “Want You Bad” y la hip hopera “Original Prankster”.
Los encargados de interactuar con el público fueron Noodles (guitarra) y Dexter, los líderes del grupo, que estuvieron más comunicativos que en presentaciones pasadas. El resto de los integrantes se limitó a pocos gestos hacia la gente e interpretar de manera correcta las canciones.
El sonido arrancó de forma regular y fue mejorando a través de los temas aunque no alcanzó un nivel alto. Los problemas fueron más notorios en los temas que Dexter sumaba su tercer guitarra. Pero al igual que con Bad Religion, esto no opacó la fiesta de la banda y la gente que no paró de saltar, cantar y agitar cada una de las canciones interpretadas.
Continuaron con dos joyitas “Genocide” y “Staring At The Sun” y luego a pedido del público hicieron un improvisado cover del himno ramonero “Blitzkrieg Bop” y una muy lograda versión de “Whole Lotta Rosie” de AC/DC.
Luego de desatar los pogos más salvajes con de su set con “Bad Habit” y “Gotta Get Away”, un piano ingresó al escenario, Dexter se sentó en él y nos deleitó con una hermosa versión de “Gone Away”, una canción muy sensible que habla sobre extrañar a un ser querido que ya no está en este plano. En este momento el estadio se vio iluminado por todos los celulares de los presentes.
Ni bien finalizado este particular momento, unas pelotas playeras empezaron a volar entre la gente y la bailable “Why Don’t You Get A Job?” volvió a subir el ánimo por los aires. Ya dándole cierre a la primer parte del show “(Can’t Get My) Head Around You”, “Pretty Fly (For A White Guy)”, su canción más sexy dicho por ellos mismos, y la excelente “The Kids Aren’t Alright”  convirtieron el campo en una fiesta de saltos, bailes, cantos y mosh.
Después de una breve pausa volvieron de la mano de “You’re Gonna Go Far, Kid” perteneciente al disco “Rise And Fall, Rage And Grace” publicado en el año 2008. Luego de un agradecimiento a las bandas que tocaron antes y al público, la infaltable “Self Esteem”, dio un cierre a la altura del fiestón vivido desatando el último agite de la noche. Ni bien finalizó esta última, los músicos desaparecieron del escenario, dejando una sensación de euforia y ganas de una más.
Si bien el sonido no fue malo, pudo haber sido mejor, pero esto no quita que ambas bandas dieron recitales muy intensos y entretenidos. A base de hits y corazón lograron poner a un estadio a saltar y cantar durante toda la jornada y que la gente se vaya conforme y por sobretodo, contenta de haber sentido tener 15 años de nuevo por unas horas.

Por Ignacio Azzarita
Foto: Lucas De Quesada

Encabezado 2

Encabezado 6

Soy un párrafo. Haz clic aquí para agregar tu propio texto y edítame. Es muy sencillo.

Soy un párrafo. Haz clic aquí para agregar tu propio texto y edítame. Es muy sencillo.

Encabezado 6
Encabezado 6
Encabezado 6
Encabezado 6
Encabezado 6