El Festival Heavy Noise se encargó de concitar la atención del domingo

Uniclub – 5/5/2019

Algo mejor que un evento donde participa una banda extranjera es uno donde participan dos y más si ambas se encuentran en un momento tan productivo y alto. En esta ocasión, los italianos Fleshgod Apocalypse se encuentran haciendo una gira recordando toda su carrera y adelantando su quinto disco “Veleno”, que saldrá a la venta a fines de este mes, y los finlandeses de Wolfheart son los encargados de acompañarlos como banda soporte, quienes se encuentran presentando “Constellation Of The Black Light”, editado el año pasado.

Semejantes bandas tocaron en la primera edición internacional del Heavy Noise Festival organizado por la productora Noiseground, que como siempre, invitó fuertes exponentes de la movida extrema nacional.
Los primeros fueron los death metaleros de Melofrenia, le siguieron los también extremos Inferos y, por último, Frater, que contaba con varios fans en el público y dio un show con muchísima energía. Demostraron por qué es una de las bandas más llamativas de la escena actual. Las tres bandas contaron con un buen sonido.
Ya con el público amontonado adelante, las luces se apagaron y la introducción de la larga “Everlasting Fall” acompañó el ingreso de los músicos de Wolfheart al escenario, que continuaron la canción apenas finalizó la pista. Sin perder tiempo, continuaron con “Aeon Of Cold” y “Strength And Valour”.
La propuesta de los fineses consiste en un death metal muy melódico que coquetea con el folklore de su país, sin perder contundencia. Sus canciones melódicas, pesadas y épicas suelen tener una fórmula similar que mezcla en estrofas muy extremas y estribillos más gancheros, siempre acompañadas por una batería brutal. Cabe destacar también que los álbumes son grabados únicamente por Tuomas Saukkonen, miembro fundador y compositor. Él se encarga de todos los instrumentos y de la producción. Los músicos que lo acompañan en vivo no participan en los discos. En vivo, él se encarga de la voz principal y la segunda guitarra.
Su show fue bastante tribunero y preciso. Para sorpresa, el bajista Lauri Silvonen fue el encargado de comunicarse con el público. Constantemente pedía que aplaudan, hagan pogo o levanten sus puños. Si bien contaron con buen sonido por momentos la guitarra líder se perdía, más que nada en el momento de los solos. Las poderosas “Breakwater” y “Zero Gravity” dieron paso a la folk “The Hunt”, acompañada por las palmas de los presentes.
Para cerrar su show eligieron las entretenidas y rápidas “Ghost Of Karelia” y “Boneyard”. Los músicos saludaron, se tomaron una foto y se retiraron contentos del escenario.
Ni bien Wolfheart dejo las tablas el musicalizador puso para entrar en clima un compilado de música clásica italiana y ópera. Recordemos que Fleshgod Apocalypse se caracteriza por mezclar dicho género con un death metal técnico bastante agresivo por momentos y muy épico por otros.
Las luces se apagaron, los tanos tomaron sus lugares y la violenta “The Violation” dio inicio al show. Prosiguieron con dos canciones del disco “King”, editado en 2016. La poderosa “Healing Through War” y la teatral “Cold As Perfection”, donde por primera vez en la noche se luciría la cantante de ópera que los acompaña, Verónica Bordacchini. Continuaron con “Sugar”, el primer corte del disco próximo a editar, y la monumental “Minotaur (The Wrath of Poseidon)”.
Sin lugar a dudas el show de Fleshgod fue muy carismático y vistoso. Todos los miembros estaban vestidos con trajes, maquillados como si estuvieran muertos y constantemente jugueteaban con el público. Aunque el centro de atención fue el vocalista y guitarrista, Francesco Paoli, miembro fundador, principal compositor y encargado de todos los instrumentos, menos el piano, en estudio. El sonido fue bastante particular, ya que se distinguían todos los instrumentos y las voces, salvo los cantos limpios del bajista Paolo Rossi, una lástima. Pero a su vez contaron con un volumen excesivamente alto que perjudico el disfrute y la apreciación del espectáculo.
La presentación siguió con “Fury”, otro  adelanto de “Veleno”, y “The Fool”, la más ganchera del set donde el pianista Francesco Ferrini tuvo su momento para lucirse. Verónica se hizo cargo de la voz principal y una extraordinaria versión de “Epilogue” deslumbró a todos los presentes. La capacidad vocal de la mujer es impresionante y se combina muy bien con la parte más atmosférica y menos agresiva del grupo. Paoli tomo la palabra y dirigió al público como si fuera una orquesta para que armen un wall of death, y la brutal “The Egoism” desato el caos. Luego, la colosal “Syphilis” culminó la primera etapa del concierto.
Los bises se conformaron por la pesada “Requiem In Si Minore” de su primer disco “Oracles”, que hace muy poquito cumplió diez años, y la emotiva “The Forsaking” del aclamado “Agony”, trabajo que los hizo mucho más populares.
Finalizada la última, arrojaron objetos a la audiencia, saludaron y uno por uno abandonaron el escenario de Uniclub.
Si bien ninguna de las dos agrupaciones internacionales deslumbró, ambas dieron shows buenos y muy profesionales. Dejaron al público conforme y con ganas de verlos nuevamente por estos lados.


 

Por Ignacio Azzarita
Foto: Gustavo Jaimez

Encabezado 2

Encabezado 6

Soy un párrafo. Haz clic aquí para agregar tu propio texto y edítame. Es muy sencillo.

Soy un párrafo. Haz clic aquí para agregar tu propio texto y edítame. Es muy sencillo.

Encabezado 6
Encabezado 6
Encabezado 6
Encabezado 6
Encabezado 6