Charlamos con Gregorio y Walter de Prion

“Siempre estamos muy felices de poder plasmar nuestro arte en un disco”

Para cualquier artista es muy difícil lograr mostrar su trabajo y mantenerse estable durante mucho tiempo. Más aún si su arte es para un público especial, “de nicho”, como se dice vulgarmente. Esta mínima reflexión, o descripción de la realidad, me sirve para introducir esta entrevista hecha con mucho cariño a Prion, una banda argentina de Death-Metal, ya que ellos son un ejemplo de lucha constante. Lograron editar álbumes de altísima calidad, tocar en el exterior y sobretodo cumplir muchos de sus sueños.
 

No les voy a contar mucho más ya que Gregorio (guitarra y voz) y Walter (bajo) no se guardaron nada. Hablaron de su historia, las relaciones humanas y como plasman su realidad en su arte, más precisamente en su último trabajo “Aberrant Calamity”.

¿Cuánto tiempo llevo el disco en su totalidad? Grabación, composición y demás detalles…
Gregorio: ¿Qué tal lectores de Efecto Metal? Hacer un disco generalmente es un proceso largo. Sobre todo si se tiene en cuenta el tiempo de composición, ensayos, preproducciones y un largo etcétera previo a la publicación del mismo, tanto en forma física como digital. En nuestro caso podríamos decir que todo este proceso duró 3 años.
Aproximadamente estuvimos 2 años preparando los diez temas que componen nuestro último álbum "Aberrant Calamity". Luego comenzamos el proceso de grabación, de 1 año aproximadamente, grabando las baterías de cinco temas; y el resto unos meses más tarde. Después de a poco fuimos metiendo las guitarras, bajo y finalmente las voces. A veces es difícil concentrarse en la grabación de tantos temas cuando hay fechas alrededor de una etapa de grabación. Por eso es que optamos en ir haciendo de a poco el proceso de grabación.

Noto un mejor sonido en este disco. Más pesado y claro. Cuéntenme un poco el proceso de grabación.
Gregorio: ¡Muchas gracias! Siempre la idea de la banda es la de tratar de superarnos disco tras disco y creo que a nivel sonido lo hemos logrado. El disco fue grabado en su totalidad en mi estudio, como el resto de los discos de la banda. Tal vez la mejora va sobre todo por el lado de haber logrado mayor experiencia y también en el equipamiento utilizado para grabar en esta ocasión. Lo primero que se prepararon fueron todos los metrónomos para que pueda grabar Flavio (baterista). Si bien nos dejamos ayudar por las bondades de la tecnología para mejorar el sonido de batería, siempre tratamos que esta suene orgánica y real, que el sonido logrado transmita el arte del músico tocando su instrumento, no el de una máquina. A las voces las trabajamos bastante, doblándolas a un nivel muy bajo casi imperceptible, pero que creemos que le dieron la fuerza adecuada.
Por último el proceso de mezcla fue algo largo como para lograr que cada instrumento esté en su lugar y que suene todo lo más equilibrado posible al oído.    

En este trabajo le dan un poco más de espacio a la melodía y a las secciones de medio tiempo que en los anteriores trabajos. ¿A qué se debe este cambio? ¿Notan alguna diferencia más con respecto a los discos anteriores?
Gregorio: La verdad que no lo buscamos, salió solo. Creo que para ningún disco de la banda se propuso seguir algún patrón en cuanto al estilo, complejidad, velocidad, sonido, etc. Realmente, como no vivimos de la música ni tenemos un contrato que diga nada respecto de como componer, hacemos lo que sentimos y nos gusta. Es verdad, este disco tal vez tenga más melodía que el anterior y varios temas tengan como riff principal una base a medio tiempo, y tal vez algunas diferencias más respecto a discos anteriores. Realmente no analizamos demasiado eso. Simplemente componemos, lo ensamblamos y grabamos. Suele pasar incluso que los músicos a veces nos sorprende escuchar como suena el disco terminado, generalmente suele ser algo diferente a lo imaginado en un principio. Durante el proceso de grabación, uno va como moldeando la pieza hasta descubrir algo nuevo. Con Prion, a nivel musical, buscamos un poco ese equilibrio entre la melodía y la brutalidad; las partes rápidas con blast-beasts, partes a media máquina, y partes densas. Creo que este disco tiene un poco de todo eso, un poco de todo lo que nos gusta.

A mi parecer, musicalmente hablando, es un disco más inversivo y que busca generar climas y estados de ánimo. Cosa que no se suele escuchar tanto en el Meath Metal.  ¿Esto es algo pensado? ¿Qué les genera el disco a ustedes?
Gregorio: Creo que cada tema tiene su identidad, y transmite cosas diferentes. Los temas no son muy lineales en general, ya que suben y bajan todo el tiempo. En cuanto a lo musical, creo que es un poco el estilo de composición de la banda ese, no podemos quedarnos más de un minuto haciendo lo mismo (risas). En cuanto a los climas o atmósferas que salen un poco del típico death-metal, es algo que nos gusta hacer y tal vez en este disco lo llevamos más aún a la práctica, sobre todo por algunos pasajes en la composición de baterías y también en cuerdas.
Creo que la idea de cualquier artista es movilizar de alguna manera a quien lo escucha. El disco es quien somos en algún punto, y ahí están plasmados nuestros estados de ánimo. Tal vez estos temas sean nuestra propia vida a través de ondas sonoras. No es algo muy pensado, sino más bien va por lo emocional. El disco nos genera mucha alegría, ya que es el producto de mucho esfuerzo y dedicación. Si bien uno lo hace en principio para que le guste a uno, lo más importante es poder compartirlo luego con toda la gente y hacia todo el mundo.

Muchas bandas no toman en serio la parte lírica. En cambio, ustedes utilizan sus letras para expresar sus sentimientos, hablar de la psicología del ser humano y cómo el sistema intenta destruirlo más por el lado mental/emocional que del físico. ¿Quién de ustedes las escribe? ¿Genera algún tipo de desahogo poder plasmar esto? ¿Qué reacción en general recibís de la gente para con las letras? ¿Qué letra es la que más te gusta del disco?
Walter: Algunas letras las escribió Gregorio y otras yo, pero quería decirte que me encanta que hayas preguntado eso. Porque justamente, las letras son algo que generalmente pasa de largo. La mayoría de las veces es por un prejuicio de pensar que las letras de metal extremo hablan solo de drogas, alcohol, muerte, satanismo o religión. Yo creo que las letras son iguales o más importantes que la música. Si bien me cuesta mucho escribir, considero que solo tengo la capacidad de escribir de cosas que siento, vivo o me tocan muy de cerca. Por eso trato de tomarme mi tiempo. Me gusta mucho marcar la dualidad de la condición humana, lo bueno y lo malo, como en una constante lucha, porque nosotros estamos formados de cosas maravillosas, pero también de miserias. Por ejemplo, te puedo mencionar "I Remembered To Breathe", que habla de la difícil y violenta relación de un padre y su hijo, hasta que se da la muerte simbólica del primero."I'm Jonah, Sacrifice Me", habla del amor, el desamor y el encuentro con uno mismo.
Con respecto a si se logra una especie de desahogo, claramente sí.  Siempre que escribo, son cosas personales, y claramente eso me moviliza. Mi letra preferida es "I Remembered To Breathe".

La tapa del disco es muy llamativa. ¿Quién la dibujo? ¿Tiene algún significado o sienten que complementa visualmente al disco?
Walter: La tapa estuvo a cargo de Marco Hasmann, con quien hemos trabajado en el disco anterior y también fue responsable de hacer el diseño de la remera para una gira europea en 2011. Nuestra forma de trabajar con él es la siguiente. Nosotros cuando terminamos el disco, le mandamos el nombre del mismo y algunas letras. Le indicamos algunas preferencias, cómo pueden ser los colores, si queremos que haya una imagen en grande por sobre el resto y cierto tipo de detalles. En base a eso, Marco hace un boceto con rasgos generales y luego si está todo OK, comienza a pintarlo y agregarle cosas que solo vemos en el resultado final. Si hay algo que no estamos tan de acuerdo se lo decimos y tratamos de llegar a un arreglo, pero por lo general no nos metemos mucho. Entendemos que es una manera de dejarlo a Marco en libertad para que haga lo que mejor sabe. Y siempre quedamos sorprendidos con el resultado final, es como si supiera de antes lo que estábamos buscando.

¿Qué conclusión sacan del nuevo material? ¿Están conformes? ¿Cambiarían algo?
Gregorio: Estamos realmente muy contentos, pudimos plasmar nuestro arte de una forma que nos ha dejado muy conformes con lo logrado. Creo que cada etapa en la banda es única y hay que respetarla como tal.
Personalmente me gusta valorar siempre cada cosa que se edita, y por tal motivo no me llama mucho la atención compararlas con cosas ya hechas. Todo lo contrario, me atrae preservar el sonido y la composición de cada momento de la banda. Ahora bien, es imposible no pensar en querer mejorar cosas para próximos lanzamientos: las técnicas de composición, ejecución, sonido, etc. Siempre es buena y positiva la autocrítica, como así también saber escuchar cuando a uno lo critican con buenas intenciones. Últimamente el disco lo escucho y disfruto bastante, ya más bien desde un punto de vista un poco más relajado debido a que fue largo y laborioso el proceso de grabación, edición, mezcla, etc.

 

Hace varios años trabajan con un sello estadounidense. ¿Cómo lograron unirse al él? ¿Qué puertas les abrió?
Walter: Hace 11 años que estamos con el mismo sello. Cuando habíamos terminado de grabar nuestro segundo disco "Impressions", comenzamos a buscar sellos vía Myspace. Hablábamos, y les pasábamos dos temas y si se mostraban interesados, le mandábamos el disco físico completo. Recuerdo lo frustrante que era esperar respuestas de diferentes sellos, los cuales se demoraban o directamente no estábamos en sus planes.
Cuando estábamos a punto de rendirnos, aparecieron 3 sellos interesados en editarlos. Y finalmente nos quedamos con Comatose Music, y creo que fue la mejor decisión que tomamos. Mucho del poco o gran éxito de la banda también se lo debemos a la seriedad con la que trabaja y la preocupación en difundir sus artistas.
Hoy en día hay grandes bandas, incluso bandas locales, que se preocupan solo en la grabación y composición de los temas, cosa que no está mal. Pero no buscar un buen sello hace que lamentablemente no puedan crecer mucho en cuanto a la difusión. O llegar a lugares impensados. Otras tantas sacan ediciones independientes, pero hacer llegar tu material físico fuera del país es sumamente costoso, incluso si uno quiere mandar un CD a Jujuy. El costo del envío seguro será mayor al disco. Es mi humilde opinión. Si bien estamos en un mundo tecnológico, como coleccionista me parece que el formato físico es sumamente necesario.

Hicieron 3 giras europeas. Cuéntenme un poco las experiencias. ¿Cómo lograron hacerlas?  
Walter: Cuando sacamos nuestro segundo disco, por Comatose Music, comenzamos a hacer muchos contactos y amigos. Y ahí comenzamos a ver la posibilidad de hacer una gira. Hablamos con todos nuestros contactos, bandas que formaban parte del sello y otra gente que se mostró interesada en ayudarnos. Trazamos una ruta y comenzamos a hablar con todo el mundo y nos mandamos. Fueron nueve fechas que nos llevaron a vivir experiencias sumamente enriquecedoras. Viéndolo a la distancia, no teníamos ni idea de lo que estábamos haciendo, pero las ganas pudieron más. Para la segunda gira viajamos con dos bandas y para la tercera, junto a Natron y Avulsed, estuvo excelente y fue un sueño para nosotros que nos haya dado la posibilidad de girar con ellos. Logramos tocar en lugares mejores y peores que acá, con bandas con un nivel muy superior y darnos el gusto de tocar con bandas que nos gustan mucho y que pensamos que nunca íbamos a ver en vivo. Como compartir fecha con bandas como Dead Congregation, Vile o Cruciamentum, por nombrar algunas.
Tocar en lugares donde ha ido poca gente, y otros como por ejemplo Macedonia, donde fuimos cabeza de cartel frente a 250 personas.
Todo lo que diga tiene sabor a poco ya que mostrar tu arte por todos lados y ser tratado como un artista vale oro. Para nosotros fue un aprendizaje enorme y la verdad es que deseo de todo corazón que todas las bandas puedan hacerlo. Y si uno va con la cabeza abierta para nutrirse y aprender de las experiencias, puede luego reproducirlo y compartirlo con los suyos.

Salvo por pocos cambios, siempre mantuvieron una formación estable. ¿Sienten que esto coopero para que Prion se haya mantenido firme durante tanto tiempo?
Gregorio: Si, indudablemente. Para cualquier banda, el tener que reemplazar a un músico no es algo fácil. Además de tener que atravesar el proceso de crisis interno por el cual un miembro deja la banda, la búsqueda del reemplazo y su adaptación no suele ser fácil y rápido. Por eso creo que siempre entre nosotros intentamos adaptarnos a las necesidades, gustos, tiempos de cada uno.
A veces hay que aprender a ceder, ya que somos un grupo más bien democrático y no una dictadura. No es fácil, es una tarea de hormiga de todos los días la convivencia, ya que son muchas las actividades que rodean a una banda y compartimos a menudo: ensayos, grabaciones, armar recitales, vender merchandising, contestar mensajes o entrevistas, preparar un diseño gráfico, publicaciones, ir a una radio, etc.
Lo bueno de las formaciones estables a largo plazo es que uno ya se conoce bien con el otro, y casi se hacen las cosas de forma automática. Aunque si ciertas asperezas no son limadas a tiempo, la relación peligra y alguien termina yéndose. Siempre tratamos de hablar cada problemática, sea del tipo que sea: musical, de disponibilidad horaria, cosas a nivel personal, actitudes, opiniones dispares, etc.
Este año Prion cumplió 25 años de actividad ininterrumpidos. Arrancamos con 4 miembros en 1994, pero hace 20 años que la banda funciona como trío. Siendo solo 3 integrantes se simplifican muchas cosas, creo que esto último cooperó mucho a la estabilidad de la banda.

¿Qué planes tienen para el futuro? ¿Alguna gira nacional o internacional? ¿Algún show presentación del disco?
Walter: La idea para este año, en contra de lo que muchos podrían pensar, que es presentar el disco y tocar en todos lados, es tocar poco. Tenemos una participación en el Aquelarre Fest en abril; una fecha en junio en Chile, en un festival con grandes bandas locales; y con Nocturnus y Nasty Savage. Además de tocar junto a Incantation en septiembre.
Estamos grabando el nuevo disco y la idea es tratar de aprovechar la dinámica de trabajo que hemos logrado, con la intención de que salga editado el próximo año.
Lo más importante en cuanto al lanzamiento de "Aberrant Calamity" es que vamos a realizar la fecha presentación del disco. Algo que nunca hemos hecho, y espero que sea una buena excusa, no solo para poder escuchar el nuevo material, sino para reencontrarnos con muchos amigos.

Gracias por su tiempo y muchas felicitaciones por el disco. Les pido un saludo para todos los lectores de Efecto Metal…
Gregorio: Nuevamente gracias por el espacio y el apoyo. Espero que esta entrevista haya causado interés en los lectores, y que la escena pueda crecer finalmente y volver a ser lo que una vez fue.
Walter: Gracias Ignacio por la entrevista, la verdad es que fue muy entretenida. Aparte de tener un ingrediente extra para mí, y es el hecho de que la haya realizado no solo un amigo, sino alguien que realmente ama y disfruta el metal. Gracias por  la oportunidad de acercarnos a los lectores de Efecto Metal. Abrazo grande.
 

Por Ignacio Azzarita