Charla exclusiva con Michel Peyronel, el legendario baterista de Riff

“Soy un Humanoide que viaja en el tiempo”

La cita fue en San Isidro y hacia allí fuimos. Michel Peyronel nos esperaba para charlar de lo nuevo de Humanoides Disidentes, el EP “Retrofuture” que se acaba de subir a todas las plataformas digitales, incluido el videoclip de uno de sus temas.
 

Este blondo y magnífico baterista nació en Bahía Blanca ya que su padre, militar de la marina, estaba eventualmente designado en una base de esa localidad. De chicos, a él y a su hermano los mandaron a estudiar piano como un complemento cultural de sus respectivas carreras. Nunca imaginaron que con eso encenderían la mecha del rock que sus hijos llevaban adentro. De joven, Michel se fue a estudiar una carrera universitaria (Economía) a Francia y allí comenzó a coquetear con el punk. Tocó en Extraballe a fines de los 70s y de ahí en más su amor por la música lo hizo desembarcar en Riff. La actualidad lo encuentra en tiempos de Humanoides Disidentes, un rythm trío junto a Arito Rodríguez en guitarra y Jean-Jacques Peyronel, su hijo, en bajo.
La charla comenzó naturalmente y se extendió por más de una hora. Anécdotas, buena onda y la música por sobre todas sus preferencias.

¿Cómo comenzaste con Humanoides Disidentes?
Bueno, fue hace dos o tres años. Primero éramos un cuarteto, pero como uno de los violeros se fue, quedamos tres integrantes. Cuando esto sucedió hubo un pequeño impasse y luego decidimos seguir así y no incorporar a nadie más. Estamos muy bien de esta forma, Arito es fantástico, es un típico guitarrista armador y a su vez es muy maleable. Realmente me encanta. Por otro lado, mi hijo es un gran bajista que capta al toque todo lo que se le dice. Tiene mucha información y procesa muy bien los conceptos que uno le puede presentar de cada tema. Pienso que heredó cosas de Danny, mi hermano, que es muy bueno.

¿Cómo componen? ¿Vos traes todo armado?
Mirá, generalmente traigo cosas que se me ocurren y las paso en el piano, pero ellos aportan sus ideas también y cómo ensamblar las distintas partes de los temas. Aparte, todos saben que me encanta escribir letras fantásticas y que son historias que me imagino. Aclaro que no soy letrista, eso me suena a una persona que hace carteles para comercios (risas). Yo siempre digo que escribo canciones, que no me encasillen en otra cosa. Hice muchos temas con Pappo para Riff y con él tenía una química muy importante a nivel compositivo.

¿Cómo surge la idea del EP?
En realidad, lo primero que tuve en mente fue hacer los temas del disco “A Toda Mákina”, ese que había hecho con Stuka en 1984, pero versionado en la actualidad con Humanoides Disidentes (N. de la R.: ese álbum solo salió en vinilo y nunca fue tocado en vivo).
Ya grabamos todos los temas y estamos esperando que se termine de mezclar para poder sacarlo a la luz. Complementamos este material con los cuatro temas de este EP, “Retrofuture”, que son dos covers y dos temas nuevos. En un futuro estaría bueno poder sacar un CD físico que contenga tanto los temas del disco más los del EP. Le pondría el nombre de “A Toda Mákina Revisited”. Si hay algo para lo que soy bueno es para poner nombres (risas).

Ese disco con Stuka fue muy bueno. ¿Cómo te llevás con él?
Con Stuka nos entendemos de manera excelente. Si lo pudiera controlar un poco sería el cuarto integrante de Humanoides Disidentes., no les quepan dudas (risas). A mí siempre me gustó componer con alguien, estoy convencido de que el resultado final es más que uno más uno. Si la química está, el resultado es explosivo.

Y Humanoides Disidentes, ¿qué es?
Es un rythm trío. ¿Por qué? Porque hay química entre nosotros, porque tenemos ritmo, tenemos poder, pero no tiramos fuegos artificiales. Somos músicos que no priorizamos el virtuosismo, no nos interesa. Somos como un acorazado de bolsillo. Como dije una vez, somos una banda 3G, por las tres generaciones. Mi hijo tiene 27, Arito ya anda por los 40 y yo tengo un poco más de edad que ellos (risas). Nos llevamos muy bien y nos complementamos en forma excelente.

¿Cómo fue que elegiste hacer el cover adaptado al punk de “La Novia”?
Si… (risas). Ese tema tuvo gran repercusión en la década del ‘60 y era cantado por Antonio Prieto. La verdad es que lo rescaté porque tiene una melodía y una letra bárbaras. Hace rato que venía pensando esto. Es algo como lo que hizo Sid Vicious con “My Way”, el tema que cantaba Frank Sinatra. Lo adaptamos a una versión punk metal y quedó muy bien. Por suerte gustó y también tuvo repercusión el clip que hicimos. El video lo realizó Jano Gabarián y Marcelo Bravo, nuestro diseñador gráfico, se encargó de aportar las imágenes de la película de Frankenstein. Marcelo es otro Humanoide más y tiene muy buenas ideas que se transforman en la gráfica del grupo y en el logo.

Hablando del otro cover del EP, ¿la gente lo aceptó?
Bueno, con el otro cover no todos estuvieron de acuerdo (risas). Hicimos una versión metal hop industrial de “La Pantalla del Mundo Nuevo” y como es un himno de Riff, por ahí al cambiarlo un poco, mucha gente se sintió desorientada. Igualmente a muchos otros les gustó y para mí es muy buena. Le agrega un toque moderno y actual a este legendario tema. Habíamos hecho una versión anterior del mismo, pero ahora sacamos algunas guitarras más funky que se repetían a lo largo del tema y dejamos los solos de Arito y del Tano Marciello que están increíbles. Suena más pesada.

¿Cómo definís los dos temas nuevos?
“Nicoletta Fender Jazz” es la típica canción que podría tener nexo con “Susy Cadillac”, “Betty Silicona” o “Lily Malón”. Es ganchera y son los clásicos inventos míos. Mi mujer no me cree, dice que son personajes reales (risas). Yo le digo: “No existen, no existen” y no me cree nada (risas). ¡Nicoletta es una mujer alucinante! Siempre me imagino estas cosas. Tengo influencias de toda la ciencia ficción que he leído a lo largo de mi vida, y que sigo leyendo y viendo por Netflix y cable. La gente, obvio, se imagina lo que quiere de mis letras y a veces lo que piensan no es real. Con el tema “Betty Silicona” de Riff me pasaba que se imaginaban que la silicona era por los pechos grandes que tenía, pero en realidad tenía un chip de silicona inserto en su cuerpo y era una especie de espía de esa época (risas).
El otro tema nuevo, “Portémonos Bien Mal”, es el que más me gusta, el mejor, y es una onda jazz metal. Tiene un solo de Arito que es una delicia. Por ahí no es tan digerible a primera escucha como “Nicoletta…”, pero a medida que uno la va escuchando y se sumerge en él, se van descubriendo cosas muy interesantes.

¿Qué se viene a futuro?
Queremos terminar, como ya te dije antes, el “A Toda Mákina Revisited” y luego tocar en vivo lo más que podamos. El tema shows está difícil y hay que pelearla, pero el rock está vivo en nosotros y queremos transmitir todo lo que llevamos adentro. Se vienen buenas cosas para Humanoides Disidentes.

Saliendo de lo musical, ahora te vas a Europa a andar en moto…
Sí, por tres semanas recorreré tres países. Es lo que llamo el Moto Lounge Tour versión 2019. Ya lo hice antes y vuelvo a hacerlo este año. La cosa es así: recorro tres países que serán España, Italia y Francia durante tres semanas a bordo de una Ducati Multistrada 950 roja. Es un viaje alucinante donde filmaré muchas cosas y las iré posteando en mi Instagram (@michelpeyronerider). Haré un detalle de las diferentes comidas, costumbres, música e historias de cada ciudad. Por ahí use algunas filmaciones para acompañar algún futuro clip del grupo. Me voy con mi pareja actual y todas las ganas de mostrar cosas diferentes.

Para terminar, ¿Qué pasó con ese comercial en donde se escucha de fondo “Macadam 3, 2, 1, 0”?
Mirá, en algún momento me habló alguien para un comercial de La Serenísima. Era un ex manager de Luciano, el hijo de Pappo. Todo quedó ahí y de golpe veo en la TV que ya habían lanzado el comercial y con una versión adaptada del tema. Nadie me pidió autorización ni me preguntó nada. Ese tema lo hicimos Pappo y yo, y la verdad es que me hubiera opuesto a que saliera así como lo sacaron. El daño moral que han hecho es enorme y obviamente les inicié una demanda. Esto lo hice para defenderme como autor, y lo hice por mi cuenta ya que con Luciano no tengo contacto. Me extraña que una empresa como Mastellone haya hecho esto y que a la agencia de publicidad se le haya pasado de avisar. Hicieron toda la promo en base al tema de Riff y encima lo deformaron. Robaron la idea, el concepto del tema, no sólo la música. Realmente es algo muy grave y espero que sea redimido. Me apena mucho porque Riff no merece esto. Además, pusieron que era un cover de Pappo, ¡cualquiera!



 

Por Ricardo Puiggrós, Sergio Giambruni y Alejandro Peruffo

Foto: Sergio Giambruni