Una nota exclusiva transformada en histórica luego de su deceso

“Fast” Eddie Clarke: el último de los tres amigos

Hace días que estaba por escribirle a “Fast” Eddie Clarke para saludarlo por el año Nuevo. Lamentablemente, antes de que pudiera hacerlo, el 10 de enero, me llegó la noticia de su fallecimiento. Eddie era un tipo bárbaro. Lo recuerdo con mucho afecto. Cuando pienso en él, lo primero que me viene a la mente es su risa, contagiosa y cálida. Su amabilidad y generosidad se van a extrañar, así como su particular estilo en la guitarra, que definiera en gran parte el sonido de Motörhead. Fast Eddie Clarke junto a Lemmy Kilmister y Phil “Philthy Animal” Taylor llevaron al hard rock a extremos jamás imaginados antes. Ahora el último de la formación clásica de Motörhead se ha ido para siempre. Con “Fast” Eddie habíamos entrado en contacto luego de que publicáramos el especial de Lemmy de Efecto Metal. A Eddie le había gustado tanto que quiso hablar con nosotros y contarnos sus anécdotas. Aquí les dejamos lo mejor de una charla de casi dos horas a modo de sentido homenaje a uno de los más geniales y frenéticos guitarristas que nos ha dado el rock.

¿Cómo te hace sentir ser el último en pie de la formación clásica de Motörhead?
Se siente un poco extraño. Para serte sincero, preferiría no ser el último que queda vivo. Sería más fácil. Simplemente desearía que todo no hubiera pasado casi al mismo tiempo. Phil fallece y seis semanas después se nos va Lemmy. Hubiera sido lindo ver a Lemmy o a Phil luego de que Lemmy o Phil murieran. Podríamos habernos juntado y hablar de la persona que falleció. Ahora me siento solo. Acá estoy, solo, y las dos personas con las que compartí los mejores años de mi vida se han ido de pronto y no hay nadie con quien pueda hablar de eso. Nadie que estuvo allí.

¿Qué es lo primero que te viene a la mente cuando pensas en ellos?
Que es una pena que ya no estén y que me hubiera gustado haber hecho más cosas con ellos. Siempre tuve la esperanza de que volviéramos a tocar juntos. Realmente pensaba que lo volveríamos a hacer, pues Lemmy y yo éramos geniales juntos. Teníamos una forma especial de componer canciones. Siempre teníamos una fórmula que funcionaba muy bien. Hay gente con la que podes componer canciones y hay gente con la que no… Lemmy y yo éramos muy buenos juntos.

 

Debe ser duro para vos, ya que no sólo se trata del fallecimiento de tus amigos, sino también del final de tu banda, pues incluso si no tocabas más con ellos, Motörhead seguía existiendo.
Exacto, era bueno saber que estaban por ahí, en algún lugar. Incluso si Lemmy estaba en Los Ángeles, yo sabía que él estaba. Solía leer noticias sobre él, o ver notas en la TV. Como vos decís, Motörhead seguía vivo y yo seguía vivo gracias a ello. Ahora se ha ido. Como dicen, ahora es historia…

Sin embargo, sonas muy positivo cuando hablas…
Sigo adelante. Todavía tengo un montón de energía y estoy lleno de entusiasmo por la vida y por la música. Toco la guitarra cada día. Estoy esperando que salga el sol hoy, pues me quiero broncear. Si estás bronceado lucís mejor, incluso si el pelo se te puso blanco de canas (risas). Recuerdo una frase de Lemmy, la dijo en una entrevista cuando le preguntaron si se teñía el pelo. Contestó: “Claro que me lo tiño, no quiero parecer Willy Nelson”. Yo le dije: “Se exactamente a lo que te referís Lemmy” (risas). Yo adoraba a Lemmy. Tenía una rapidez increíble para las repuestas. Phil era muy gracioso también, era como un cómico.

Al comienzo con Motörhead el apoyo que tenían era de los fans, no de las discográficas…
Al principio el único apoyo que teníamos era de los fans. Yo nunca me olvidé de eso y Lemmy tampoco. Hasta el último día, él leía los mensajes de sus fans. Como músico sin tus fans no sos nadie. Lamentablemente hay muchos músicos que se olvidan de sus fans. Para mi esos son unos imbéciles. No podrías haber encontrado un trío de músicos más dedicado que nosotros. No sé lo que los músicos jóvenes hoy en día piensan, pero yo vivía Motörhead 24 horas al día, 7 días a la semana. Estaba todo el tiempo probando nuevas cuerdas, amplificadores, diferentes efectos… mi vida completa eran guitarras, amplificadores y Motörhead. No había nada más. En aquellos días no teníamos la tecnología que hay ahora. Yo dejé de estudiar cuando tenía 15 años. En esa época tenía un amplificador con el cual tocaba con mi banda. Ese amplificador se pasaba rompiendo. Pensé: “¡Voy a conseguir un trabajo así puedo arreglar este fucking amplificador!”. Entonces me presenté a un trabajo que era arreglando televisores. El dueño me preguntó: “¿Por qué queres este trabajo?” y yo le contesté: “Bueno, tengo un amplificador que se me rompe todo el tiempo y quiero saber cómo arreglarlo” (risas). Me dieron el trabajo y entonces aprendí cómo arreglar amplificadores. Esa era la intensidad de mi entrega por lo que estaba haciendo. Esa era mi vida.

 

Ustedes eran muy unidos cuando tocaban juntos, ¿verdad?
Muy unidos, sí. Éramos como hermanos. La semana pasada estaba hablando con nuestro antiguo manager, Doug Smith, sobre el incidente que pasó en Estados Unidos cuando me forzaron a irme de la banda. Le dije: “Vos estabas ahí, ¿por qué no interviniste e hiciste algo al respecto?”. Incluso si yo no estaba contento con el hecho de grabar con Wendy O. Williams, podríamos haber arreglado las cosas. Recuerdo que dije: “Esto es una absoluta mierda. No podemos editar esto”. Ellos me dijeron: “Sí, lo vamos a editar. Si queres podemos poner en la tapa del disco: “Fast Eddie Clarke no tiene nada que ver con este disco”. Yo les contesté: “No pueden hacer eso, Motörhead es mi banda también”. Tuvimos una gran pelea y yo les dije: “Si publican este disco, yo dejo la banda” (risas). Lo que era algo que yo había dicho varias veces y que Phil también había dicho varias veces, pero esta vez me dijeron: “De acuerdo, andate de la banda”. Por supuesto que un par de días después les fui a hablar y les dije que no me quería ir. Lo recuerdo como si fuera ayer, estaba en el vestuario del Palladium de New York, luego de un show que tuviéramos allí. Les dije: “Miren muchachos, en realidad no quiero dejar Motörhead. Estoy seguro que esto se puede arreglar, que no tiene que terminar así”. Ellos me contestaron: “Sí, así es. Andate a la mierda” (risas). Así fue.

¿Te arrepentís de que ese haya sido el fin de tu historia en Motörhead?
¡Ellos me echaron! Yo no me fui. ¡Me echaron! Yo estaba en shock. Cuando le pregunté a Doug Smith la semana pasada por qué él no lo había evitado me dijo: “Había hablado con Phil y él estaba muy enojado, llamó a la oficina y dijo que trajeran a Brian Robertson”. Mira, Phil y Brian Robertson se habían vuelto amigos, así que Phil lo quería en la banda. En esas épocas Phil estaba descarriado. Andaba haciendo cosas que no debería estar haciendo… La canción “Stay Clean” (Mantenete Limpio) trata sobre Phil. Estaba metido en esa… No sé lo que Lemmy estaba pensaba de la situación. Fue el final de la banda realmente. Motörhead nunca fue lo mismo después que me fui. No me quería ir y me mandaron a la mierda. No lo podía creer. Estoy incluso más shockeado hoy en día cuando pienso en ello que en su momento. No lo podía creer. Recuerdo ir caminando por las calles de Londres pensando: “Fuck, ¿qué voy a hacer ahora? ¡Ya no estoy en Motörhead!”. No tenía nada. Se habían quedado con todas mis guitarras, mis amplificadores, ¡todo! No tenía dinero, nada…

¿Por qué se quedaron con tus guitarras y tus cosas?
¡Porque todas mis cosas estaban en el camión de la banda! Estaba en Estados Unidos… cuando quise recuperar mis cosas, Doug, el manager, quería hacerme firmar un papel diciendo que les debía 2000 Libras Esterlinas… ¡por mis equipos y guitarras! Fue terrible, te lo digo. Realmente no estaba muy feliz al respecto, pues no soy un idiota. O sea, me gustaba beber y solía ponerme un poco loco, pero no era un completo vagabundo. ¡Yo produje el fucking álbum “Iron Fist” ¡Yo produje a la banda Tank! ¡Yo era el centrado del grupo! ¡Increíble! Siempre sentí que Motörhead se cristalizó gracias a mí. Cuando me ofrecieron entrar a Motörhead la banda estaba acabada. Larry Wallis, ya no quería tocar con ellos. Lemmy no estaba haciendo nada, se pasaba el día en Portobello Road, tomando cerveza y speed. Phil estaba completamente loco. Nunca hubieran editado otro disco. Cuando me involucro con la banda empecé a pagar los ensayos, y como tenía un auto, los pasaba a buscar para ir a ensayar. Además, conseguí que mis amigos se involucraran, así habría un manager. ¡Hice todo y fue un suceso! Hice lo mismo con Fastway. Yo fui el que armó Fastway.

¿Pensas que Lemmy lamentó luego que ya no estuvieras en la banda?
Él me dijo que sí. Cuando fui a ensayar con ellos en el 2014 antes de los shows en Londres le dije: “Lemmy, nunca superé que me hayan echado de la banda”. Él me contestó: “Yo nunca lo superé tampoco”. Él realmente no sabe bien qué pasó. Me dijo que una vez que empezó ese proceso, no se pudo parar. El asunto es que había otras cosas pasando al mismo tiempo. Yo era el portavoz de la banda. Cada vez que había que hablar con el manager yo era el que representaba a la banda. El manager estaba preocupado, estábamos haciendo un montón de dinero y no lo estábamos viendo, estaba desapareciendo. Habíamos decido que teníamos que traer nuevos contadores y abogados. Creo que el manager pensó: “Si nos deshacemos de Eddie, problema solucionado”. ¿Entendes a lo que voy? Estábamos quebrados todo el tiempo y no deberíamos haberlo estado. Vendimos miles de discos en Inglaterra, miles y miles de remeras. Tendría que haber habido plata. Doug, el manager, es todavía mi amigo, pues yo no soy rencoroso, pero era un manager terrible.

¿Hablaste con Phil años después sobre lo que había pasado?
Cuando vi a Phil en el 2002, se pasaba quejando de que Lemmy lo había echado del fucking Motörhead. Nunca lo pudo superar. No me gustó, pero le tuve que decir: “¡Vos me hiciste lo mismo a mi Phil!” (risas). “¡Ahora sabes cómo se siente!”. Él nunca se recuperó de eso, siempre estuvo amargado por el hecho de no pertenecer más a Motörhead.

La diferencia es que vos caíste parado con un álbum increíble con Fastway, Phil no…
No es que me quiera sacar cartel, pero Phil y Lemmy no podían organizar nada… Yo era quien organizaba todo. Cuando me uní a Motörhed estaba trabajando en un álbum solista. Ya tenía grabada la mitad de un álbum. Estaba trabajando en un barco para pagar las grabaciones. En ese trabajo conocí a Phil. Siempre me estaba esforzando. Hasta pintaba casas para hacer dinero para las grabaciones. ¿Entendes lo que digo? Yo era ese tipo de persona. Phil y Lemmy se sentaban en una habitación a drogarse y no hacer nada, que es lo que Phil hizo después de Motörhead… Fue una pena pues era un gran baterista.

 

Hablaba con Mikkey Dee hace poco y me contó lo mismo, que cuando él entró a Motörhead, no estaban haciendo nada… que tuvo que ponerles presión como vos lo hiciste en su momento…
Sí, escuché que Mikkey Dee era el motor detrás de la banda, que en realidad era él que manejaba a la banda. Lemmy no era nada bueno para esas cosas. Vos tenías que ocuparte de Lemmy, darle su bajo, enchufarlo y decirle: “Ahora tocá”. Siempre fue así. Phil era incapaz también. Hubiera querido que Phil se fuera de Los Ángeles en los 90s y hubiera vuelto a Inglaterra. Hubiéramos podido armar una banda juntos. Pero a él le encantaba Los Ángeles.

¿Y a vos no te gustaba?
No, nunca me gustó. O sea, me gusta visitar Los Ángeles, pero es un lugar de locos… Todo el mundo se vuelve loco allí. Yo viví en Los Ángeles por un año en 1983 cuando estaba de gira. ¡Es enloquecedor! Te levantas a la mañana, tomas un poco de sol, nadas un rato, desayunas. A eso ya son las 10 de la mañana y te decís: “Bueno, ¡vamos a tomar una cerveza entonces...!” Y después te tomas una raya… a la una de la tarde ya estás completamente ido (risas). Es un lugar de locos. No hay otra cosa que hacer que colocarse. Creo que es uno de eso lugares de los que te tenes que ir o terminas muerto. Eso es lo que le pasó a Phil, se le fue la vida de las manos pues no tenía a Motörhead. Esa es la cosa, tenes que tener algo para hacer. Por eso es que a Lemmy le iba bien. El salía seguido de gira. Estaba en Los Ángeles por cortos períodos de tiempo. Phil estaba ahí todo el día, todos los días. No tenía que hacer shows, no tenía que viajar.

Luego de que ustedes dos se fueron, ¿te gustaba Motörhead?
No, no me gustaba. Les di una oportunidad, los fui a ver… pero nunca me gustó Brian Robertson en Motörhead. Me encanta como tocaba en Thin Lizzy. Brian es un músico muy talentoso, en ciertos aspectos es mejor que yo como guitarrista… pero no era el adecuado para Motörhead. Simplemente no sonaban bien con él. Luego cuando entraron Phil (Campbell) y Würzel… bueno… se volvió todo muy banal… Los dos tocaban exactamente lo mismo. Los dos tocaban lo mismo que Lemmy estaba tocando. Los veía tocar y pensaba: “Esto no suena bien”, pues lo que pasaba es que no había ningún tipo de chispa. Cuando nosotros tres estábamos juntos, habíamos logrado una fórmula. Cada uno tocaba a su manera. Lemmy tocaba el bajo en su estilo característico, Phil lo acompañaba con su estilo único que encajaba con el bajo de Lemmy, pero no estaba “sobre” el bajo. Luego yo tocaba por encima de ellos. Como en “Capricorn” (canta la melodía), la guitarra que toco, hace una melodía, pongo una melodía encima del bajo distorsionado y de la batería apasionante de Phil. Cuando sumás estos 3 elementos lográs un sonido muy bueno. Una vez que me sacan de la ecuación, ya no es lo mismo. Y no fue para nada lo mismo cuando Phil ya no estaba en la banda. Sobre todo, con Mikkey Dee. Él es un gran baterista, no me malentiendas, pero tiene un estilo muy sólido, como John Bonham. Phil era más como Keith Moon, le ponía un sentimiento jazzero, hacía todo más interesante.

¿Cómo trabajaban para componer las canciones?
Generalmente a mí se me ocurría un riff y lo tocaba en los ensayos. Phil y Lemmy empezaban a tocar conmigo y luego Lem cantaba algo y así se armaba. No nos llevaba demasiado tiempo componer las canciones. A “Ace Of Spades” le hicimos un par de cambios en el estudio, pero generalmente estaba todo listo cuando entrábamos a grabar. Lo que le hicimos a “Ace Of Spades” fue ponerle un nuevo riff (tararea el riff) en lugar del que teníamos planeado. Ese fue el único verdadero cambio que hicimos en el estudio. No nos gustaba perder tiempo allí, preferíamos estar en el pub (risas).

¿Qué tan importantes eran para ustedes las drogas y el alcohol en el proceso creativo?
No eran para nada importantes. Obviamente había alcohol y drogas en la vuelta, pero generalmente ensayábamos de tarde, antes de empezar con el alcohol y las drogas. Tratábamos de terminar con el trabajo primero y luego ir al bar. Había ocasiones especiales en las que Lemmy había estado despierto 3 o 4 días de corrido o Phil y yo habíamos estado toda la noche de joda, pero no diría que era importante para el proceso de composición. Lo que era más importante es que estuviéramos con ganas de tocar. Las drogas no siempre te dan ganas de tocar, hay veces que pensas: “preferiría estar en el pub, o con una mina…”.

Contemplando la gran cantidad de temas que hicieron en pocos años, es increíble el nivel de creatividad que tenían en esa época… canciones que son diferentes a todo lo que se ha escuchado anteriormente, como “Capricorn”, ¿de dónde surge esa canción por ejemplo?
Ese era uno de mis tantos riffs. Tenía toneladas de riffs. Solía tocar muchísimo en casa. Siempre tenía ganas de tocar, Phil también. Lemmy no tanto, pero una vez que arrancaba se copaba también. Lemmy era un poco mayor que yo y ya había estado tocando por más tiempo, así que no era tan entusiasta. Yo tenía millones de riffs, particularmente para los álbumes “Overkill” y “Bomber” teníamos fuego corriendo por las venas. Ayer estaba tocando “Capricorn” en casa. Yo practico cada día, y ayer me dije “Voy a tratar con Capricorn y cantar al mismo tiempo” (risas). No salió muy bien (risas), pero fue divertido tocar esa canción nuevamente.

¿Te podés imaginar hacer una gira tocando canciones de Motörhead?
Me puedo imaginar haciendo una “Fast” Eddie Clarke Band, que incorporaría canciones de Motörhead y de Fastway. Voy a salir de gira con Fastway en octubre. Vamos a hacer 12 shows en el Reino Unido con Saxon y Girlschool. Quiero ver qué tal se siente, ya que no he estado de gira en casi 10 años. Ahora tengo 65 años y no ando muy bien de salud. Pensé que este pequeño tour estaría bien para ver que tal lo aguanto. Es una especie de homenaje a Motörhead, pero lo voy a hacer con Fastway pues esta banda está lista para tocar. Es la formación con la que tocamos en el 2007. Va ser algo bueno para mí, pues si realmente lo disfruto quizás arme alguna otra cosa. Es un experimento realmente. Actualmente me cuesta mucho respirar. Probablemente suba al escenario con un tanque de oxígeno. Voy a parecer un buzo submarino (risas). Lemmy estaba muy enfermo cuando hizo sus últimos shows… vi algunos videos… no sé cómo lo logró, simplemente siguió adelante. Si Lemmy pudo hacerlo, yo también.

 

Yo estuve en el último show de Lemmy, en Berlín…
Eso fue algo lindo, a Lemmy le encantaba Berlín. Yo lo vi en los Classic Rock Awards el 12 de noviembre, fue la noche en la que Phil falleció. Fue la última vez que hable con Lemmy. Hablamos sobre los shows que íbamos a hacer en el Hammersmith Odeon de Londres en enero. Iba a tocar algunas canciones con ellos las dos noches. Lemmy no lucía muy bien, estaba cansado, pero yo estaba seguro que iba a hacer los shows de enero en Londres. Esa noche, luego de que hablamos, Phil falleció. Recibí la noticia al otro día. El fallecimiento de Phil lo puso muy mal a Lemmy. Fue muy rara la forma en que Phil murió, ya que solamente tenía 61 años. Fue muy triste. Tengo muchos recuerdos, pero me gustaría tener todavía más.

Sé que luego que tuvo una hemorragia cerebral se quedó contigo en tu casa…
Es verdad. Él estaba en Los Ángeles y tuvo una hemorragia cerebral. Luego de eso se enfermó y sus hermanas lo trajeron a Inglaterra. Se fue a quedar con ellas en Derbyshire. Vino a Londres y se quedó una noche conmigo. Nunca se recuperó de su enfermedad. Se fue yendo lentamente hacia abajo. Yo lo iba a visitar seguido, sobre todo hacia el final. Fue un deterioro gradual, su salud se fue empeorando y ya no podía hablar. (Baja la voz) Fue terrible… ¿Qué más te puedo decir…? Todos nos vamos, nadie sale vivo, pero es triste ver viejos amigos agonizando.

¿Hace un tiempo te escuché decir que hay mucho sufrimiento siendo músico? ¿Cuál es ese sufrimiento?
Bueno, cuando una banda te manda a la mierda, es doloroso. Vos le das tu vida, tu alma a estos proyectos y duele… Cuando hice mi álbum solista, se lo llevé a varias discográficas y lo rechazaron. Les presentas tu trabajo, algo en lo que crees y simplemente te dicen: “No nos gusta”. Todas estas cosas duelen. Generalmente la gente es herida por una novia, yo fui lastimado por el negocio, por otros músicos. Si una mina me dejaba yo decía: “Tengo mi guitarra, no podes lastimarme” (risas). Era maravilloso, la guitarra fue una gran amiga para mí.

 

Debe haber sido gratificante cuando luego de Motörhead empezaste Fastway y fue una banda increíble…
Lo era, pero nos cagaron Ozzy y Sharon Osbourne llevándose a Pete Way. No sé qué pasó ahí. No sé por qué Pete se fue con la banda de Ozzy. Eso fue muy doloroso, realmente me puso muy mal. Pete y yo habíamos armado la banda luego de toda la mierda que a mí me había pasado con Motörhead y a él le había pasado con UFO. Yo tenía buenos amigos que me dieron una mano, me dieron horas de estudio para grabar. Otros amigos publicistas me ayudaron con la promoción. Fuimos muy afortunados, teníamos algo muy bueno en nuestras manos y Pete simplemente desapareció. Teníamos un contrato con CBS Records, teníamos a Jerry Shirley de Humble Pie en la batería. En mi opinión Jerry es el mejor baterista de todos los tiempos. “Performance Rockin' the Fillmore” de Humble Pie es mi álbum favorito. Si me tuviera que llevar unos pocos discos a una isla desierta me llevaría ese, “In Rock” de Deep Purple, “Caravanserai” de Santana y “Electric Ladyland” de Jimi Hendrix. Volviendo a Fastway, habíamos hecho audiciones y encontrado un cantante genial, Dave King. ¡Teníamos terrible banda y Pete Way desapareció… no lo volví a ver por 8 años después de eso! Nunca pude superarlo. Después que Pete Way se fue, Fastway estaba condenado al fracaso, ¡pero ese primer disco es un discazo! Es definitivamente un clásico. Algo similar pasó en el 2007, teníamos un disco increíble, “Eat Dog Eat”, y Toby Jepson, el cantante, quiso rejuntar su vieja banda, así que no salimos de gira con ese disco. De nuevo un flechazo directo al corazón. Pensas: “¿Qué mierda estoy haciendo?”. Ese es el problema con este negocio de mierda, hay demasiadas personas que no tienen palabra. Sentí que me estaba dando la cabeza contra la pared nuevamente. La forma en la que la gente te decepciona, lastima. Yo no defraudo a nadie, ¡si digo que voy a hacer algo, lo hago!

¿Encontraste en algún momento tiempo para tener una familia?
No mi amigo, nunca tuve tiempo para eso. Honestamente creo que los grandes rockeros no tienen tiempo para una familia. Si sos serio al respecto, especialmente en aquellas épocas, no tenes tiempo para una familia. Phil nunca tuvo una familia y tampoco Lemmy. Phil y yo nunca tuvimos hijos y Lemmy tenía un hijo de antes, pero no era algo que hubiera planeado. Motörhead era lo único, no había nada más en nuestras vidas. Esa fue la gran pena, pues yo nunca tuve hijos, ni familia. Todavía vivo para la guitarra. Phil y Lemmy eran iguales.

¿Lamentas que haya sido así?
Lo lamento cuando miro atrás y veo que éramos perfectos los unos para los otros. Éramos la junta perfecta y se ve ahora, que ellos dos están muertos y vivieron hasta el último día con los mismos valores que teníamos. No encontras mucha gente que tenga los mismos valores. Nosotros estábamos en este planeta sólo para una cosa y eso era Motörhead. Siempre pensé que iba a morir en Motörhead. Realmente pensaba que iba a vivir toda mi vida y morir en Motörhead.

Por Nicolás Coitiño (Corresponsal exclusivo en Alemania)