Sick Porky festeja 20 años con un show particular

Este sábado en Lucille mostrarán toda su historia

Además de seguir presentando “Alucinatorio”, su último disco, Sick Porky está abocado a la preparación de un show distinto, un show íntimo para fans. Este próximo sábado 16 de junio se presentarán en Lucille repasando temas de sus 20 años y en un lugar apropiado para estar más cerca de los fans. Para que nos explicara que es lo que pasará en este show, más otros temas que hacen al futuro del grupo nos juntamos con Leandro Spatola, bajista de la banda y charlamos un buen rato con muy buena onda. Sick Porky vive un presente muy bueno y se vislumbra un futuro prometedor.

Contanos el show que se viene este próximo sábado 16 de junio en Lucille, ¿Cómo fue que se dio esto?
Mirá, este año lo tomamos con más calma en cuanto a shows ya que veníamos de un 2017 muy movido e intenso, tocando mucho. Aparte, la situación económica actual es complicada para producir eventos muy grandes. Como te dije antes, por la situación de cada uno del grupo debíamos bajar un cambio y pensamos que lo mejor era hacer un show más chico, más íntimo y volver a tener al público mucho más cerca, la onda era hacer algo que fuera muy caliente arriba del escenario y muy comunicativo a la vez. Yo, personalmente, tenía ganas de tocar en este lugar, aparte de estar muy bueno es de nuestros amigos de Makena y ellos siempre nos apoyaron, como así también le han dado una mano a miles de bandas emergentes.
Vamos a festejar nuestros 20 años como banda y queremos que suene poderoso y con una buena puesta en escena. Aparte, en la previa de estos shows más íntimos uno está más relajado y disfruta de todo. Si bien haremos un festejo más grande de estos 20 años más cerca de fin de año, éste será muy especial y lo queremos disfrutar con nuestros fans.

¿Recorrerán a lo largo de la noche temas de toda su historia?
Sí, haremos temas de todos nuestros discos. Será un show más al estilo vieja escuela con la banda y el público frente a frente, disfrutando el momento, aunque eso no significa que descuidaremos ningún detalle de producción como ya les remarqué antes.
En general, Sick Porky ha tocado en vivo casi todos los temas que hemos editado en los discos. Somos de rotar mucho los setlist y lo hacemos para no aburrirnos en la sala durante la preparación de los diferentes conciertos. A veces, en la gira de presentación de un disco se arma un setlist y eso no se modifica a lo largo del tour. Lamentablemente eso te termina automatizando en vivo y la rutina te cansa un poco, aunque lográs un ajuste increíble. En esos momentos no tenés margen para cambiar nada. Lo que se verá en Lucille es todo lo contrario, si bien haremos temas de “Alucinatorio”, habrá gran variedad de canciones de distintas épocas y varias que no se escuchan en vivo hace mucho.

Sick Porky ya tiene 20 años de vida y nos imaginamos la cantidad de anécdotas e historias que tendrán, ¿Te acordás de algunas?
¡Uhhh! ¡Hubo mil anécdotas e hicimos de todo! Recuerdo con gran cariño las giras en general porque para nosotros siempre fueron como un viaje de egresados. El ir todos juntos y pasarla bien no tiene precio. Aparte, nosotros somos 6 y ya eso te da onda de barra, de grupo de amigos, de descontrol. Somos todos muy buena onda y amigos entre sí, por lo tanto la pasamos muy bien. Recuerdo varios viajes a Chile, Mar Del Plata y Santa Fe donde tenemos muchos amigos. Hablando de giras, el año pasado fuimos por primera vez a Paraguay y nos sorprendió la buena respuesta que tuvimos por parte del público y la prensa. ¡Mortal!

¿Cómo fue la grabación de “Alucinatorio” en los Estudios Sonorámica, en Córdoba, y porqué eligieron hacerlo allí?
Bueno, elegimos ese estudio porque queríamos aislarnos totalmente de nuestra vida cotidiana, de “civil”, si se quiere, y estar juntos todo el tiempo para enfocarnos en el trabajo. Queríamos que no fueran sesiones de grabación aisladas sino que hubiera una continuidad lógica. Convivimos 8 días y salió todo perfecto. ¡Fue algo alucinante! Ya desde que partimos hacia allí fue una experiencia única y en el viaje te vas metiendo en clima. Fuimos con el disco casi listo y todo resultó más fácil. Si bien salieron cosas en el estudio, lo grueso ya estaba decidido. Hacíamos sesiones de 12 horas en el estudio en la montaña y luego cenábamos todos juntos. Cocinábamos Macabre y yo y seguíamos charlando del disco. Estábamos como en una burbuja, aislados y concentrados. Todos buscábamos el mismo objetivo y eso se plasmó en el disco. Luego de nuestra experiencia, Catupecu fue al mismo estudio para grabar un single y yo los acompañé. En general a todos nos copan las montañas, los paisajes, y ese espíritu es captado de alguna manera en la grabación, en el resultado final.

El disco salió por Level Records, ¿No?
Sí, este trabajo ya salió por el sello que es de nuestros amigos de MTS, con quienes también tenemos la representación artística. Son viejos conocidos del Roxy y nos gusta trabajar con ellos ya que les tenemos toda la confianza. 

¿Cómo fue tocar en un Vorterix lleno para la presentación de “Alucinatorio”?
¡Estuvo espectacular! Ya el hecho de tocar en el lugar donde uno siempre soñó hacerlo es una cosa muy particular y que te llena el alma. Es algo impagable. La contra que tiene es que la preparación de un evento así te consume muchas energías, no te relajás nunca y eso te quita un poco el disfrute. Es mucha la responsabilidad al hacer algo tan grande que te desgasta. Lo disfrutas cuando pasa un poco el tiempo y te das cuenta del logro alcanzado.
Ya con el álbum anterior (“Descarnados”) habíamos llegado al Vorterix luego de presentarlo en Niceto y en La Trastienda.

En cuanto al último disco que sacaron, ¿Fue algo casual el cambio que sufrió la dirección musical?
No, el hecho que “Alucinatorio” sea más relajado y tenga pasajes más calmos fue algo buscado. En general queríamos tener este tipo de material para poder intercalarlo con los otros temas de nuestro setlist y bajar un poco los decibeles. Nuestras listas solían ser todas al palo (risas). Además, nos dejamos producir por Agustín Rocino y Macabre y se dio una onda muy copada en el estudio de grabación. La respuesta de la gente fue buena, y si bien sabemos que con este disco no incrementamos nuestro público, tocamos ya 4 veces en Vorterix, en Huracán con La Renga, en el Cosquín de este año y en Paraguay. Era el disco que queríamos hacer en ese momento y siempre necesitamos que cada trabajo nuestro sea distinto al anterior, que haya cambios. Por ahí la gente lo va a valorar más en el futuro. La conclusión es que nos gustó mucho hacerlo, explorar cosas nuevas y logró solidificarnos en la propuesta y como banda.

Contanos la experiencia de tocar en Cosquín…
¡Uhh! Fue algo alucinante. Nosotros ya habíamos tocado antes en el escenario principal y este año lo hicimos en el temático heavy. Es muy divertido porque te encontrás con muchas bandas amigas y pasamos momentos juntos muy copados. Es como que todas las bandas hubieran salido de gira juntas. Hubo un clima muy distendido, festivo y con mucha alegría. La pasamos muy bien con los chicos de Carajo, Los Antiguos, Plan 4, Viticus, fue algo muy groso. Recuerdo que cuando iba a subir al escenario Vitico, vimos que tenía unos zapatos de charol flamantes y como había mucho barro por la lluvia en el trayecto desde los camarines, lo llevamos alzado entre varios para que no se manchara (risas). Es un grande y no se podía ensuciar.

¿Cómo es la relación de Sick Porky con los Catupecu Machu?
Mirá, somos amigos desde hace muchos años, desde siempre. El conocimiento viene porque nosotros tocábamos seguido con Tottus Toss y La Cruda, una banda de Santa fe, y ellos eran amigos de los Catupecu. Incluso Macabre, quien ahora toca en Catupecu, formaba parte de Tottus Toss. Todos coincidíamos en la misma movida e íbamos a los mismos lugares, como el Roxy, por ejemplo. Conocíamos la misma gente y hasta nos poníamos de novio con las mismas chicas (risas). Cada uno hizo su movida pero siempre estuvimos en contacto. Ya nuestro primer demo fue grabado por Gaby (Ruiz Díaz), el hermano de Fer, y Macabre. Luego Agustín Rocino fue el productor de nuestros primeros 2 discos y más tarde entró en Catupecu. En el tercero Fer grabó un tema y el cuarto lo produjeron Macabre y Agustín, o sea que siempre estuvimos ligados de alguna que otra manera con Catupecu. También tocamos en el Luna Park como invitados de ellos y compartieron varios shows como invitados nuestros. Otra anécdota interesante fue cuando se nos fue de golpe un batero, quién estuvo muy poco tiempo en el grupo, y para cubrir un par de fechas que ya estaban pactadas, Agustín (Rocino), nuestro productor, se estudió los temas al toque, hizo los shows y nos salvó. Bueno, también para ayudarnos vinieron a tocar como invitados los Catupecu y nos bancaron en ese momento de bajón. Por eso, son muchas las cosas que han pasado y por las cuales nos sentimos muy cerca de ellos, con una amistad muy grande. Actualmente, nuestro batero, se unió al grupo después de ser asistente de Catupecu. Como verán, tenemos muchas cosas en común.

¿Qué se viene en el futuro de Sick Porky?
Mirá, recientemente volvimos a grabar algo y eso nos dio la pauta de lo que puede llegar a venir. Fue un tema para la cortina radial de “Back Up”, un programa de Vorterix. La verdad es que salió muy rápido y lo grabamos en un estudio que armé. Nos animó a planificar cosas para nuestro próximo disco. Si bien hacer una nueva grabación es algo muy arduo, pensamos ir encarando el laburo que podría pre producirse en mi estudio y grabarlo en uno que nos ofrecieron en Calafate o lo que pinte en ese momento. Nos motiva encerrarnos en algún lugar, como lo hicimos para el último disco y concentrarnos a full en eso. Con el tiempo ya iremos definiendo el lugar. En lo personal, me involucro totalmente en la etapa de grabación y estoy en todas las sesiones pero eso te desgasta mucho.
En cuanto a shows, haremos uno bien grande para el festejo de los 20 años con invitados especiales que hayan formado parte de la banda en cada una de las etapas a través del tiempo y con una gran puesta en escena. Pondremos especial cuidado en la escenografía, el sonido, la producción y trataremos de tener varias sorpresas adicionales para que sea una fiesta total. Lo queremos cerrar más para fin de año. Incluso tenemos muchas filmaciones históricas que trataremos de editar en forma copada para que resuman los 20 años. Lo subiríamos a YouTube o para descarga digital.

 

Por Ricardo Puiggrós y Lucas Barrionuevo