Exclusivo diálogo con Diego Valdez sobre su actualidad

El gran cantante argentino que triunfa en Europa

Diego Valdez se fue hace unos cuantos meses a radicarse en España y desde allí poder seguir su gran carrera musical. En cuanto nos enteramos que vendría al país a tocar junto a Iron Mask (lo hará el 5 de mayo en La Trastienda), nos comunicamos telefónicamente con él para interiorizarnos de la fecha y de todo lo que está viviendo en Europa. Sus grandes condiciones vocales le abrieron las puertas para poder tocar con la elite mundial. A continuación la charla reveladora.

Contanos como la estás pasando en Europa y si ya te vas acostumbrando a la nueva vida…
Sí, por suerte estoy muy bien acá. La verdad es que junto a mi familia teníamos la necesidad de cambiar de aire y tener una estabilidad de vida diferente. Queríamos cambiar y encontrar la felicidad. Fue duro hacer el cambio, con papelería incluida de radicación, pero creo que valió la pena porque estamos bárbaro. Es como que encontramos nuestro lugar en el mundo. No tuvimos problemas con nadie y la gente, aquí en España, es muy buena. Por suerte estamos bien integrados y en estos meses se ha ido encarrilando todo. Igualmente, extrañamos bastante la familia, las costumbres argentinas, vos fijate que yo dejé allá una vida de 46 años y no es fácil acostumbrarse al toque. También extraño al público argentino, a los shows que daba, es decir, todo tiene su parte buena y su parte mala, que en este caso son las añoranzas que uno tiene.
Pero en líneas generales la decisión que tomamos con mi familia fue la correcta y el habernos jugado un poco, a riesgo de equivocarnos, nos ha salido muy bien.

Para aclararle a la gente, vos te fuiste por lo humano y no exclusivamente por lo musical, ¿No?
Claro, sí. Lo primordial fue esta búsqueda familiar de estabilidad y cambio de aire, después está la parte musical sobre la cual ya tenía contactos desde Argentina. Con Iron Mask había grabado el disco anteriormente a mi venida y ahora, estando acá, es como que se pueden hacer muchas cosas más y tocar en vivo debido a la proximidad.

¿Cómo se dio la relación con Iron Mask?
Mirá, todo se ha ido acrecentando con internet, hablo en cuanto a contactos y a poder mostrar tu trabajo. Acordate que con Helker habíamos logrado meternos en el sello AFM y eso, más la vidriera que es la web, me llevó a encontrarme con la gente de Iron Mask. Al guitarrista (Dushan Petrossi) le gustó lo que hacía y me contactó. La primera vez que lo hizo no llegamos a arreglar nada porque yo estaba ocupado pero en el segundo intento se concretó todo y pude grabar, como te decía antes, el último disco de la banda: “Diabolica”. Al radicarme acá en España, todo se simplificó ya que estamos en permanente contacto y cualquier país o localidad queda muy cerca, y hasta con los vuelos low cost uno parece que se tomara un bondi (risas).

¿Cuáles son los planes con la banda?
La deuda que tiene el grupo son los shows en vivo ya que al no tener últimamente una formación estable, se les dificultaba el poder tocar seguido. El cantante anterior, Mark Boals, vivía en EE.UU y eso era fatal para ellos. Como a nivel discos están muy bien y son gratamente considerados por la crítica y el público, ahora quieren tocar lo más posible y comenzar a mostrar ese material en vivo. Ya tocamos en Bélgica, Francia y Portugal, y ahora se vienen conciertos en Holanda y Alemania.

¿Cómo fue tu experiencia en esos shows europeos?
¡Uhh! Muy buena, aunque el público es bastante diferente al nuestro. Por ejemplo en Bélgica, les encantó la banda pero la gente estaba muy estática, no demostraba demasiado durante el show. Llegó un momento en el cual hasta le pregunté a mis compañeros de banda si era normal eso, si les estaba gustando, y me dijeron que sí, que la gente es así nomás. No demuestran mucho pero después del show vienen a verte y te felicitan. En España no hemos tocado todavía pero fui de espectador a varios shows y se nota algo distinto, son más parecidos a nosotros, agitan más.
En cuanto a los lugares, hay otra infraestructura y hasta el más humilde tiene equipos, luces y un escenario acorde y con nivel. La contra es que la gente a veces se satura un poco debido a la gran cantidad de shows que se ofrecen y esto se ve reflejado en una merma de entradas vendidas en cada concierto. Acordate que ahora casi la única entrada grande que tienen las bandas es el vivo y eso hace que haya una saturación en el mercado. Muchos shows y poca gente.

¡Y ahora se viene el show en Argentina! ¿Cómo se dio eso?
Sí, por suerte surgió la posibilidad de que una productora nos llevara para allá y organizara este show con Iron Mask. Será el 5 de mayo en La Trastienda y ya les estoy haciendo la cabeza a los chicos de la banda. Les cuento cómo es el público argentino y están súper entusiasmados con el viaje. El grupo precisa tocar y mostrarse, y es importante esta gira. La verdad es que soy un privilegiado por volver a tocar en mi país tan pronto, luego de mi partida, y poder estar de nuevo en contacto con el público que amo. Es algo maravilloso ¡No lo puedo creer! Espero que a la gente le guste la banda y el show, será muy emocionante seguramente. La música de Iron Mask, a pesar de ser muy épica y llena de arreglos, sigue conservando el punto de canción. Es como que los temas los podés tocar con una criolla y esto es un punto que favorece y le da a los temas un toque muy especial. Estoy muy contento de poder volver a mi país.

Aparte de esto, nos enteramos del otro proyecto Dream Child con los músicos que tocaban con Dio, ¿Cómo llegaste a eso que suena a algo increíble?
Sí, es algo asombroso y estoy todavía nervioso y casi no lo puedo creer. Resulta que esto viene desde hace mucho. La primera conexión fue hace 3 años más o menos. Craig Goldy se contactó conmigo debido a que alguien le hizo llegar un cover de Dio (“Push”) que habíamos grabado con Helker en la época del disco “ADN”. Bueno, me contó que estaba muy impresionado con la versión, que le había gustado mucho y me preguntó si en el futuro haría algo con él. Por supuesto que le dije que sí, que sería un honor para mí. La cosa quedó ahí, pasó el tiempo y pensé que no se volvería a contactar. Lo increíble fue que justo unos meses antes de viajar para Europa, me vuelve a llamar pero ahora para concretar algo en firme. Lo que había pasado era que Craig había arreglado hacer un proyecto con el sello Frontiers llamado Dream Child y me había propuesto a mí como cantante. Obvio que le dije que lo hiciéramos y le conté que me radicaba en España, así que todo se haría más fácil. El proyecto era hacer una onda Rainbow con Dio y en la banda estaban, nada más ni nada menos, que Rudy Sarzo en bajo, Simon Wright en batería, Wayne Findlay en teclados, y por supuesto, Craig Goldy en guitarra. ¡Tremendo! Era un sueño hecho realidad.
Fijate lo que son las vueltas de la vida, que en 2004 cuando Dio tocó en Obras, yo cantaba en Eidyllion, que fue la banda soporte esa noche. Además, lo más loco es que la formación que acompañó a Dio en ese show, es la misma que encara este proyecto, salvo el tecladista. ¡O sea que ahora los tengo de compañeros! Te juro que es mucha la emoción ya que a estos músicos los tenía en los posters que coleccionaba cuando era más chico. ¡Todo un flash!
Bueno, te cuento que primero grabamos unos demos para que los evaluara la gente del sello y diera el OK. Por suerte les gustó y grabamos el disco hace 2 meses. Está todo listo y terminado. Ahora lo que se viene es un viaje a Los Angeles (8 de abril) para juntarnos y filmar 2 videoclips y sacarnos fotos de prensa. Todo con una onda muy ochenta, una locura. Me quedo unos días allá con ellos y luego me vuelvo para seguir con mis cosas.

¿Cuándo saldrá el disco?
El disco saldrá a la venta en noviembre pero van a haber unos adelantos en la web, tanto en audio como en video, para ir calentando al público y para mostrar un poco de que se trata Dream Child. Es una gran apuesta del sello Frontiers, que es uno de los más importantes de Europa. Luego seguramente se vendrán las presentaciones en vivo así que hay que estar preparado. Creo que el material va a gustar y ya hay grandes expectativas en cuanto al grupo. Para mí, como te imaginarás, es algo insuperable. Como te dije antes, es el gran sueño cumplido.
 

Por Ricardo Puiggrós