Exclusiva con Richie Faulkner, el guitarrista energético, antes de Tecnópolis

“Estamos muy orgullosos de este disco”

Desde el momento que se supo que Judas Priest estaba componiendo un disco nuevo, todo el mundo metálico estuvo en vilo esperando que el trabajo se completara. La ansiedad era mucha y parecía que eran eternos los meses que iban pasando. Finalmente, la banda anunció que el 9 de marzo estaría a la venta y la ansiedad mutó en locura. “Firepower” parece estar condenado a ser el lanzamiento de heavy metal del año y ya desde la tapa enamora. Además, la banda inició una gira súper exitosa que los traerá el 4 de noviembre próximo a Tecnópolis. Era tiempo de contactarse con Richie Faulkner, el más joven de la banda y gran violero, para charlar sobre este álbum majestuoso. Amena charla telefónica con respuestas certeras y esclarecedoras.
 

¿Podés contarme el proceso de grabación de “Firepower”?
Fue una experiencia muy poderosa para mí, ya que compuse canciones para Priest, grabamos tocando todos juntos en el estudio. En realidad, para mí, todo comenzó en la gira de “Redeemer Of Souls”, (el disco anterior) estando en la ruta, ahí fue cuando empecé a componer riffs y melodías y a pensar en el nuevo disco de Judas Priest. Grabar éste disco fue una experiencia muy creativa.

¿Qué sentiste al trabajar con Glenn Tipton y Rob Halford?
Lo primero que tengo para decirte es que fue una enseñanza enorme el poder crear canciones con ellos, fue algo fantástico y divertido de hacer. Me acuerdo de cuando era un adolescente que soñaba: “Algún día voy a componer canciones como las de Judas Priest”, y estar en un mismo estudio con ellos fue algo fantástico.

¿Cómo fue grabar todos juntos en el estudio?
Si, estuvimos todos juntos dentro del estudio y grabamos las canciones. En realidad dejamos cada una de las canciones terminadas en un 90%, tal vez un poco más, y el resto se terminó con toques individuales. Vivimos una sensación de unidad increíble ya que ensayábamos juntos, grabábamos juntos, arreglábamos juntos las canciones, pero el disco tiene como una sensación de naturalidad, de ser muy orgánico. Y nosotros como músicos sentimos esa sensación también, ese poder, y creo que queda reflejado en el núcleo de cada pista del álbum.

¿Cómo funcionó la combinación de trabajar con Tom Allom y Andy Sneap?
Creo que fue una de las mejores ideas de las cuales he formado parte. Cuando pensamos en productores, Tom Allom es un histórico para la banda, él tiene mucha historia de álbumes junto a Priest e incluso de discos en vivo. Digamos que él conoce muy bien el sonido que tiene que tener Priest en un disco. Y Andy, que te puedo decir de él que ya no se sepa, tiene en su curriculum de grabaciones unos discos tremendos (N. de la R.: Andy ganó Grammys y trabajó con Killswitch Engage, Megadeth, Accept y Machine Head, entre otros). Ellos tenían distintas ideas pero en el fondo estaban de acuerdo. Trabajar con ambos fue algo muy bueno, sabés, siempre hubo mucha confianza. Te repito, fue una experiencia increíble incluso para ver, recuerdo de divertirme mucho viendo como ellos trabajaban en el estudio (risas).

En “Lightning Strike”, el primer anticipo del disco, Judas Priest parece que retomó el sonido de los 80’s, ¿estás de acuerdo?
¿Te soy sincero? No, definitivamente no. Creo que siempre fue como emocionante para todos que Priest vuelva al sonido de los 80s, pero en realidad ese es un sonido intrínseco a cada uno de los músicos de Priest, es un sonido que nace en ellos y no una búsqueda intencionada de los sonidos de antaño. Obviamente que el disco tiene esos “guiños” a las canciones clásicas de la banda, básicamente porque son los mismos músicos. Yo no quiero definirlo como un regreso al sonido de los 80s, sino que lo defino como un disco muy poderoso, con todo lo que tiene que tener un disco de Judas Priest.

¿Qué canción es tu favorita del disco y por qué?
Para mí es muy difícil escoger una, realmente, ya que todas son parte de algo mayor. Me gusta mucho “Firepower”, la canción que le da nombre al disco. Tiene mucha fuerza y es una canción que funciona como una declaración de principios, ya que demuestra el buen estado en el que está Priest como banda. “Lone Wolf” me gusta mucho también, tiene ese poder tipo “Painkiller”, que tiene una letra que hace referencia a la lucha social de cada uno en esta sociedad. Pero te repito, hay canciones muy lindas en este disco, como “Sea Of Red”, “Never The Heroes”, “Necromancer”, es muy difícil elegir una sola, discúlpame (risas).

El arte de tapa fue realizado por el artista chileno Claudio Bergamín, ¿qué mensaje hay detrás de esa portada?
Claudio es un muy buen amigo mío, yo he trabajado con él muchísimo. En el pasado me ha diseñado las púas de guitarra entre otros trabajos y un par de diseños para ponerle a mis guitarras, el hace unos trabajos fantásticos, por eso es que está trabajando con bandas grandes. Con Claudio nos pusimos mucho más en contacto cuando empezó a surgir la idea de “Firepower”, entonces nosotros íbamos componiendo el álbum e íbamos comentado las ideas con él para ver si se le ocurría algo para el arte de tapa. Y el captó la idea a la perfección porque nos presentó un diseño muy a lo Judas Priest, es decir una portada muy pero muy simple, pero a la vez muy vibrante y poderosa. Algo que los fans van a poder identificar como propio de la banda, pero que a su vez tiene un toque muy personal del disco, muy “Firepower”. Hizo un trabajo espectacular, muy simple pero a la vez muy poderoso.

¿Dónde lo conociste a Claudio?
A Claudio lo conocí en Inglaterra cuando yo todavía vivía en Londres y me acuerdo de haber fortalecido el vínculo entre nosotros en una convención de Star Wars, ya que los dos somos fanáticos de la saga. Igualmente yo sabía de sus trabajos por otras bandas inglesas, pero en esa convención pude ver la facilidad que él tenía para expresar una idea simple y contundente y entonces allí le dije: “Eso es lo que estamos buscando para el disco de Judas Priest”.

¿Cómo es ser parte de Judas Priest? ¿Cómo es tu relación con los otros músicos?
Como te dije al comienzo, es fantástica, ellos eran mis héroes de juventud y después de conocerlos me volví un súper fan de estos músicos, se volvieron unos héroes aún más grandes para mí. Son muy buenas personas, te lo tengo que decir, una de las cosas que me sorprendió cuando me uní definitivamente a la banda, es esa sensación de familia, de clima familiar que se vive, me gustó muchísimo que valoraran mis opiniones. Ellos me dieron el respeto y la confianza para sentirme un verdadero integrante de la banda.

Sé que después del lanzamiento del disco nuevo, van a empezar una extensa gira mundial que los traerá por Sudamérica…
Si, por supuesto. Todos sabemos del amor que tiene Argentina por Judas Priest y ha quedado en claro lo importante que es para la banda el público de Argentina. Hay que tener en cuenta también la gran cantidad de artistas internacionales que quieren ir a tocar a tu país, así que lo único que puedo decirles es: “Tranquilos fans argentinos, nos tendrán allí presentando “Firepower” (risas).

La última visita de Judas Priest a nuestro país fue en el 2015 para el “Monsters Of Rock”, ¿qué recordás de nuestro país y de su público?
¡¡Ufff!!, siempre es memorable tocar en tu país. Argentina, y Sudamérica en general, te diría, son muy pasionales, muy fervorosos, pero creo que en Argentina lo son aún más. Es en el único lugar del mundo en el que encontramos a lo largo de todo el show banderas flameando, gente haciendo pogo hasta con las canciones que no son para hacer pogo (risas). Definitivamente a los fanáticos argentinos de Judas Priest les encanta el metal (risas). Una de las cosas que más me gusta recordar es cuando prenden las luces del estadio y vemos a miles y miles de fanáticos moviéndose todos al mismo tiempo, eso realmente es algo fantástico de ver.

Este año van a participar de los grandes festivales del verano europeo como Hellfest, Graspop, Barcelona Rock Fest, ¿Se sienten cómodos tocando en esos eventos? ¿Les gusta tocar allí?
Si, nos gusta, porque la mayoría de las veces, sobre todo en las grandes capitales del mundo en las que se hacen estos festivales, también se saben hacer los sideshows, como por ejemplo en Tokio en el que uno pasa de tocar una noche para decenas de miles de personas a tocar al otro día para unos cuantos miles, con lo cual las energías son diferentes pero a la vez cada uno tiene su atractivo. Nosotros somos una banda que no descansa en el hecho de conseguir nuevos fans, entonces que mejor que tocar en un festival en el que no solamente tus fans van a estar ahí sino también los fans de otro tipo de metal. Pero también es una muy linda chance para nosotros de conocer gente nueva, bandas nuevas, managers nuevos, que nos mantienen actualizados en la escena de hoy. En un recinto más pequeño uno ya tiene una conexión con sus fanáticos de años, lo cual también es fantástico.

En 2011 vinieron a Argentina y en ese entonces se hablaba de que ese iba a ser el último tour mundial, sin embargo ahora van a arrancar con una nueva gira para respaldar “Firepower” y se los ve con muchas energías. ¿Hasta cuándo piensan seguir tocando alrededor del mundo?
Desde que me uní a la banda he notado como una revitalización del espíritu de Priest. Después de haber recorrido tantos países en la gira anterior y haber disfrutado tanto de los fans, de tener tantos recuerdos imborrables, con este nuevo empuje nos metimos a grabar “Firepower” y automáticamente por unanimidad, surgió la idea de hacer una gira mundial para presentarlo. Es como que se completó el círculo inspirador nuevamente. ¿Hasta cuándo vamos a seguir, nos preguntás? Vamos a seguir rockeando fuerte mientras podamos, todo lo que podamos, porque veo la banda muy apasionada, veo a los fanáticos muy expectantes esperando el nuevo material y sinceramente, ¿cómo haces para frenar eso?

¿Cómo ves la escena actual del metal en donde muchas bandas históricas se están retirando? ¿Y de las bandas nuevas, tenés alguna favorita?
Realmente hubo bandas muy importantes que han desaparecido como Motörhead, una banda seminal para el heavy metal y siempre se está hablando en los medios de las bandas que ocuparán nuestro lugar cuando ya no estemos, siempre se habla de cuál banda será la nueva Priest o la nueva Iron Maiden, pero creo que no es la forma correcta de valorar la escena. Cuando surgió Judas Priest nunca tuvo como meta ser la nueva “algo”, Judas Priest siempre intento ser algo único, algo con estilo propio, así que te aseguro, no va a haber una nueva Judas Priest, una nueva Iron Maiden o un nuevo AC/DC, van a haber otras cosas que seguramente serán muy buenas y que tendrán peso propio. Hay mucho metal nuevo y bueno ahí afuera, hay muchísima buena música que ha tomado influencias de Judas Priest, de Iron Maiden, de Black Sabbath, son músicos que están creando algo completamente nuevo y todos ellos están creado música, no porque quieran volverse millonarios, por estar atrás del dinero, sino porque realmente aman la música. Es una época muy excitante para ver que nos deparara el futuro, lo que generará que el metal nunca muera, ya que siempre estará encontrando nuevas formas y nuevos sonidos.

¿Qué expectativas tienen para el futuro acerca de “Firepower”?
Expectativas, todas. Es un disco del que estamos muy orgullosos. Estamos muy contentos porque hicimos un trabajo que es completamente distinto al anterior, con mucho carácter, y ahora que estamos próximos a lanzarlo esperamos que los fans lo reciban de la mejor manera, que sea un medio para conectar nuevos seguidores. Nosotros el año que viene cumplimos 50 años, y qué mejor que celebrarlo con un disco nuevo. Como se notará, estoy muy orgulloso del trabajo hecho en el disco. Estoy muy orgulloso del trabajo hecho en Judas Priest, sobre todo en esta época tan especial para la banda, así que “Firepower” es el camino que quiero transitar ahora mismo.

 

Por Alicia Gómez