Conversamos con el dibujante de la tapa de “Tormenta Eléctrica” de Rata Blanca

Claudio Bergamín hace arte dentro del rock y el metal

Nos contactamos con Claudio Bergamín, un dibujante impresionante que ha ilustrado muchas portadas de discos, entre otras muchos dibujos relacionados con el rock y el metal. Es el artífice de “Firepower”, la portada del disco de Judas Priest que acaba de salir, y que le ha dado una gran difusión a su trabajo a nivel mundial. En la Efecto Metal de marzo podes leer una nota muy extensa que le hicimos sobre este tema. Aquí te vamos a reflejar lo que nos dijo acerca de su gran trabajo también, realizado para Rata Blanca el año pasado. Walter Giardino lo eligió y eso no es poco.
 

Hablando de Rata Blanca, ¿Cómo se dio el contacto para que finalmente pudieras hacer el dibujo de tapa de “Tormenta Eléctrica”, su último disco?
Conocí a Walter de una manera muy extraña. Alguien le pregunto a mi amigo Michael Kenney, de Iron Maiden, si conocía algún artista de portadas. Mike sugirió mi nombre y a su vez esa persona le dio mi nombre a Gaby Sisti, la cual me puso en contacto con Walter. Fue como el juego cinco grados de separación con Kevin Bacon (risas). Tengo la impresión de que inicialmente Walter no estaba muy seguro si alguien podía traducir lo que tenia en la mente en ese momento, que era una versión mejorada y actualizada de la primera carátula de Rata Blanca, la cual seria usada para conmemorar los 25 años de la banda. Nos tomó algunos días entrar en sintonía y entender el modus operandi del uno y el otro. Le propuse varios bocetos bastante elaborados y finalmente Walter eligió el más sencillo, que era básicamente el castillo de Rata en gloria y majestad. Hoy creo que no es exageración decir que ese castillo ha sido la imagen mas publicitada en toda la historia de Rata Blanca. Y esa fue nuestra primera colaboración hace ya cinco años. “Tormenta Eléctrica” simplemente fue el paso lógico y una ilustración de la cual estoy muy orgulloso, no solo por su valor artístico, sino porque además en ella figura un retrato de mi querido amigo Guillermo Sánchez, al cual extraño mucho.

¿Cómo es tu relación con Walter Giardino? ¿Cómo te sentís trabajando con él?
Mi colaboración artística con Walter siempre ha sido extremadamente grata. Además, siempre he tenido una predilección por la fantasía clásica por ende la temática de Rata Blanca es algo que disfruto mucho. Usualmente discutimos el trabajo a realizar por teléfono, en largas conversaciones que no siempre se remiten a trabajo; muchas veces terminamos hablando de música y de nuestras bandas clásicas favoritas. Porque Walter es así, un tipo de verdad que ama el rock.

Aparte de Rata Blanca, Walter te encargó hacer el afiche de Temple, ¿qué te pidió específicamente para ese flyer?
Ese afiche requirió bastante experimentación y tiempo ya que Walter tenia una idea muy intuitiva de lo que quería. A veces las palabras no expresan con exactitud la minucia estética del arte y Walter le había puesto el ojo a estilos como el Art Nouveau y el Arte Pop. Estilos que normalmente no van juntos. Finalmente llegamos a la solución que buscaba y el resultado ciertamente es un afiche muy experimental que no pasa desapercibido.

¿Hay intención de seguir en un futuro trabajando con Temple?
Probablemente si. Walter es Temple y Temple es Walter.

¿Qué música escuchás y cuáles son tus grupos favoritos?
Escucho mucho rock clásico, es mi estilo de preferencia principal. Queen, Kiss, Iron Maiden, Judas Priest, Rush, Rainbow, Mötley Crüe, Alice Cooper, Van Halen, Black Sabbath, Accept, Whitesnake, Heart, ELO, Scorpions, Metallica, Mercyful Fate y por supuesto Rata Blanca son algunas de mis bandas favoritas. Pero también escucho mucha música orquestal, ya sea clásica o contemporánea, especialmente mientras trabajo: Tchaikovsky, Bach, Wagner y Beethoven son mis compositores clásicos favoritos. Y en lo contemporáneo, escucho muchos soundtracks para películas de compositores como John Williams, Jerry Goldsmith, Alan Silvestri, James Horner, Basil Poledouris, Danny Elfman y Hans Zimmer.  Si puedo citar una real fuente de inspiración para mis ilustraciones seria precisamente esto; música orquestal de enorme grandiosidad melódica que me transporta a fantásticos viajes cósmicos de imaginación.

 

Por Ricardo Puiggrós